La utilización del verde salvia en el hogar

17 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El verde salvia es un color que pasa desapercibido pero que, observándolo bien, resulta muy interesante. Nos ayuda a armonizar los interiores y genera un ambiente plácido y tranquilo.

A la hora de proporcionar un toque naturalista a los interiores, podemos pensar en la utilización del verde salvia en el hogar. Su aportación a nivel estético puede sorprendernos y las distintas posibilidades que ofrece lo convierten en un recurso muy interesante.

Los colores son un componente indispensable para las habitaciones. Dependiendo de la gama que empleemos, así será el efecto visual y el ambiente que se genere, de ahí la importancia de escoger adecuadamente aquellos que mejor se adapten a los espacios.

Un aspecto a tener en cuenta es que nos identifiquen personalmente; es decir, nuestra identidad y forma de ser debe quedar representada a través de la decoración. Por eso, la paleta cromática que escojamos llega a ser trascendental para transmitir sensaciones.

¿Cuál es la diferencia entre el verde salvia y otros verdes?

La utilización del verde salvia en el hogar

Hay que destacar que esta tonalidad se diferencia de otras gamas de verdes por diferentes motivos. En primer lugar, no resulta demasiado llamativo; de hecho, puede llegar a pasar desapercibido.

Se considera la antítesis de los vibrantes, intensos y estridentes. Podría considerarse como un neutro, sin llegar a ser oscuro ni tampoco demasiado claro. Se caracteriza por ser un tanto apagado y sin resaltar de forma contundente.

Se fusiona perfectamente con el entorno y combina muy bien con otros tonos oscuros. No tiene nada que ver con el verde esmeralda, pistacho, menta, trébol o cualquier otro que se encuentre dentro de los claros. Su mayor particularidad es la estética tenue.

No desentona ni tampoco entorpece el diálogo decorativo; se relaciona muy bien esté donde esté.

La aplicación del verde salvia en el hogar

¿En qué espacios podríamos trabajarlo? Cualquier parte de la casa puede convertirse en un soporte apropiado. Conviene estudiar detenidamente la contribución decorativa que puede alcanzar. Veamos algunos ejemplos que nos pueden servir de modelos:

  1. Si tenemos un espacio con las paredes y el mobiliario claro, una buena posibilidad sería introducir recursos como cojines que se combinen con otros que tengan estampados o que sean de otros colores con los que armonizar correctamente el conjunto.
  2. Cabe la posibilidad de que encontremos sofás, butacas y sillas en este color. No es habitual pero puede llegar a ser muy atractivo. Los verdes suelen agradar y atraen consierablemente la mirada. En este caso, no se configura como un verde demasiado intenso; por este motivo, queda bien en los interiores.
  3. En el dormitorio, hace un juego especial si se ubica en la colcha, los cojines y las cortinas. En este sentido, se establece un diálogo coherente que ayuda a generar una sintonía generalizada.
  4. Si se contrasta con el marrón de los suelos de parqué, encaja muy bien. Se consigue, así, un ambiente naturalista y sofisticado, ganando elegancia y equilibrando el carácter interno. Una nueva tendencia para el hogar.
  5. En la cocina, produce una sensación campestre. Se situaría en el mobiliario y nos ayudaría a echar un vistazo al pasado. Generalmente, es un tono que se emplea en cocinas americanas y nórdicas.
La utilización del verde salvia en el hogar

Su uso en las paredes: un ambiente apacible

Su disposición en las paredes nos proporciona diferentes oportunidades. Por un lado, genera un ambiente apacible, sosegado y tranquilo. En ningún momento se percibe ningún atisbo de tensión o estridencia.

Por otro lado, hay que destacar que se puede emplear por todos los muros. Se logra un ambiente envolvente, sutil, delicado y refinado. Es muy apropiado para estilos clásicos modernos y tradicionales, al igual que para el rústico o el minimalista.

Podemos decir que su aportación resulta polivalente, ya que puede tomar presencia en cualquier espacio sin importar el diseño o estilo que tenga la casa; además, facilita la combinación y relación con otros recursos.

Combinación con otras tonalidades

Tal y como se ha señalado hasta ahora, resulta muy cómodo su uso debido a la capacidad que tiene de adaptación. Establece un vínculo muy estrecho con los tonos neutros y el blanco. De la misma manera, puede relacionarse con los terrosos de la madera si estos se disponen en el mobiliario y el suelo.

A su vez, dialoga perfectamente con los pasteles y cálidos apagados. No conviene la disposición de rojos intensos o amarillos fuertes; la idea es que se consiga un sentido sosegado y un tanto pálido. Esta es la manera de lograr la armonía cromática.

  • Atkins, Caroline:Colorea tu hogar, Londres, Ceac, 2003.