El verde esmeralda, la sutileza reflejada en la decoración

Dentro de ambientes elegantes, este color encaja a la perfección, pero no debemos olvidar que, si se combina de forma adecuada, puede tener presencia en cualquier estilo decorativo.

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 18 Febrero, 2020.

Última actualización: 18 Febrero, 2020

En esta ocasión, vamos a estudiar un color que resulta verdaderamente atractivo en el mundo del interiorismo: el verde esmeralda. Aunque no sea común, en realidad debemos valorar las aportaciones que puede hacer en un interior.

Su apariencia nos indica que puede tener presencia en cualquier parte de la casa. Encaja en el salón, dormitorio, baño, cocina, entrada, etc. En este caso, no importa el continente sino el contenido. Juega un papel muy importante la sensación que transmite.

La dificultad se encuentra en saber cómo combinar este color con otros, al igual que reconocer cuáles son los principales recursos decorativos en los que puede intervenir. Hay que tener en cuenta que atraerá todas las miradas, ya que se le considera uno de los colores que más agrada a nivel social.

Verde esmeralda, un color sutil y glamuroso

Bien es cierto que este color encaja muy bien en ambientes glamurosos. Transmite cierta elegancia y serenidad; además, se vincula directamente con el mundo femenino, generando en los interiores una mezcla entre carácter alternativo y distinguido.

En el mundo de la moda tiene mayor presencia; está muy asentado, especialmente en vestidos para mujer. Sin embargo, en el interiorismo no goza de gran relevancia, a pesar de ser un tono muy interesante para construir el diseño de las habitaciones.

Además, podría decirse que es gentil y refinado. Realmente, describe la propia personalidad del inquilino, reflejando el gusto que tiene por escoger este tono como el favorito para decorar los interiores. De todos modos, no debe predominar de forma absoluta, sino que le conviene que haga contraste.

Un color que genera serenida y calma personal.

¿Dónde aplicar este color?

Es posible que surjan dudas sobre la aplicación del verde esmeralda: ¿en qué recursos podemos aplicarlo?, ¿dónde queda mejor? Ante estas preguntas, hay que tener claro cuál es el propósito que queremos conseguir y cómo podemos alcanzarlo. Veamos 5 recursos donde se adecuaría perfectamente:

  1. El sofá del salón es un punto clave en la decoración. Si le disponemos este color, se convertiría en una pieza atractiva que no solo transmite sensación de comodidad, sino que ofrece una apariencia suave y aterciopelada, con cierto toque glamuroso.
  2. Para contrastar una mesa de tono claro (blanco o gris) con las sillas, este color es un principio muy interesante para trabajar la combinación cromática. Es necesario recordar la importancia de entablar adecuadamente el diálogo entre los recursos.
  3. Las cortinas son otro de los componentes que puede favorecer la diferenciación con las paredes; eso sí, es necesario que estas tengan un tono claro, ya que no debe hacerse, bajo ningún concepto, la relación entre el verde esmeralda y los azules oscuros o negros.
  4. Para darle al hogar un toque mucho más sofisticado, los marcos de los espejos, fotografías y ventanas pueden tener este tono. En el fondo, ofrece cierta naturalidad por ser un verde que también puede verse en algunas plantas del campo.
  5. Los cojines del sofá confluyen a la perfección con los sofás de tonos neutros. Pero quedará mejor aún si se relaciona con una superficie clara como el blanco.

Su función en las paredes

Si se desea cubrir un espacio con este color, lo mejor es que tenga presencia en las paredes; de esta manera, obtendrá protagonismo y se transmitirá sensación de apacibilidad, seriedad y glamour.

Hay que tener en cuenta que el verde esmeralda posee diferentes graduaciones; no obstante, la original y la que más predomina es la oscura. Por este motivo, es importante que llevemos a cabo una diferenciación cromática con el mobiliario y la decoración.

Por ejemplo, una manera de contrastarlo de forma directa sería mediante el tono terroso de la madera del suelo, al igual que el blanco puro que puede verse en algunos muebles.

Objetos decorativos verde esmeralda

Sin duda, el verde esmeralda puede aparecer en algunos objetos de decoración. En el caso de los jarrones, es aplicable sobre ellos para que sobresalgan de forma notable estén donde estén.

Otro caso particular son las lámparas de mesa, cuya campana puede contener este color y demostrar cierta serenidad y distinción. En cambio, es en las alfombras donde no ha tenido hasta ahora demasiado reconocimiento, ya que ahí se desluce por completo.

Te podría interesar...
Mi DecoraciónLeerlo en Mi Decoración
El color del verano es el verde agua

El verano tiene un color, y este año es el verde agua. Vamos a sumergirnos en sus tonalidades llenas de calma y de frescura.



  • Atkins, Caroline:Colorea tu hogar, Londres, Ceac, 2003.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.