Nos convertimos en artesanos y creamos nuestra propia decoración

19 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
En lugar de acudir siempre a las tiendas y comprar los diseños de los decoradores, ¿por qué no convertirnos en productores de recursos con los que completar nuestro hogar?

Normalmente, estamos acostumbrados a ir de compras y adquirir los productos para el hogar que nos disponen las grandes marcas. ¿Por qué no cambiar esta dinámica? Es momento de dar un giro; para ello, nos convertimos en artesanos y creamos nuestra propia decoración.

La sociedad prefiere un sistema cómodo en el que las tiendas proporcionen todos los recursos que se necesitan. Es una manera de ahorrar tiempo y esfuerzo, pero supone un gasto mayor. En otras palabras, se siguen los procesos que ya están establecidos.

Cabe la posibilidad de que nuestra vivienda adquiera otra condición estética. La personalidad de uno mismo se puede ver reflejada en los elementos decorativos que hayamos creado nosotros mismos. Todo es cuestión de voluntad y un poco dedicación.

Decoración hecha en arcilla

Decorar con arcilla

En el mundo de la artesanía, destacan los productos en arcilla, un material maleable que resulta fácil de trabajar y que nos permite modelar a nuestro antojo obteniendo un elemento firme y duradero. No cabe duda de que ofrece todo tipo de garantías de forma natural.

Aparentemente, obtiene una forma consistente y fuerte, capaz de resistir el paso del tiempo sin perder el color ni la forma. La idea es que se consiga un resultado óptimo para que reciba diferentes funciones, ya sea en decoración, cocinado u otras labores.

En este caso, se pueden realizar maceteros, cuencos, ceniceros, vasijas, platos, vasos, placas, colgantes, etc. Una recomendación: no complicarse la vida con el diseño. El objetivo es que hagamos un producto interesante que realce los interiores y que muestre nuestra faceta artística.

Desde la antigüedad, la arcilla ha tenido presencia en los hogares.

Artesanía creativa: la imaginación no tiene límites

La imaginación juega un papel fundamental. Para realizar nuestra propia decoración, debemos prestar seria atención a los distintos tipos de técnicas; el siguiente paso será aplicar todas nuestras destrezas en la realización de un recurso que resulte interesante:

  1. La escayola es uno de los materiales con gran desarrollo en este ámbito. Se trabaja muy fácilmente y es muy apropiada para realizar figuras, portavelas, marcos, cuencos, etc. Todo lo que se nos ocurra puede cobrar forma.
  2. El fimo, también llamado pasta para modelar, ha tomado presencia en el hogares atrayendo, incluso, a los más jóvenes. En el fondo, no tiene dificultad y puede convertirse en una actividad para los más pequeños: colgantes, figuras o para adherirlo por fuera a algún recurso en concreto.
  3. Otra posibilidad es hornear arcilla de alfarero en casa. Simplemente, debemos modelar un poco el material cuando está blando, según la forma y el recurso que deseemos. A partir de ahí, se introduce en el horno a la máxima temperatura. Lo importante es que vaya ganando firmeza y se endurezca.

Para cualquiera de estas fórmulas se requiere cierta habilidad y creatividad. No es cuestión de aventurarse a realizarlas sin tener conocimientos previos. Conviene ver algunos videos y saber qué tipo de resultados vamos a obtener según el método de trabajo que apliquemos.

Nuestra propia decoración en madera

DIY en madera

No podemos olvidarnos de un material que ofrece múltiples oportunidades. Si se desea trabajar con maquinaria específica, se pueden conseguir resultados más sofisticados; no obstante, también podemos hacerlo con las herramientas que tengamos en casa, a modo de carpintería doméstica.

Distintos tipos de gubias y la lija es lo único que necesitamos. La forma que queramos aplicar dependerá de nuestros gustos y del objetivo que nos plateemos: cuencos, cajas, platos, figuraciones, etc.

Se puede pulir la superficie y dejarla suave al tacto; además, no va a resultar complejo el proceso siempre y cuando queramos un resultado básico y sencillo. En cambio, si buscamos mayor grado de dificultad es entonces donde debemos intervenir bajo una concepción más profesional.

El papel, otra manera de decorar

Probablemente, no se nos haya pasado por la cabeza emplear papel en la decoración. En realidad, tenemos un campo muy amplio de trabajo con este material; incluso, puede colaborar toda la familia.

La creatividad es un factor determinante. Nosotros podemos hacer representaciones con las que obtener un resultado curioso y sutil. La finalidad es que se dispongan en las paredes, en la superficie de un libro, adornando otros recursos decorativos, etc. En definitiva, tenemos la posibilidad de crear algo que complete la estética del hogar y que contribuya positivamente.

  • Bona, Alessandra; Stello, Viviana: Crear con arcilla, Vecchi, 2020.