Los tonos radiantes están ligados a las personalidades extrovertidas

30 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Los colores que empleamos en el hogar son el fiel reflejo de nuestro carácter; por eso, los tonos radiantes se asocian a las personas que, en realidad, son abiertas, activas y dicharacheras.

Existen ciertos componentes que nos describen por nuestra forma de ser o por la manera en que actuamos; por eso, vamos a conocer por qué los tonos radiantes están ligados a personalidades extrovertidas.

El hogar es el fiel reflejo de uno mismo. Todo inquilino recurre a los elementos que le definen y el estilo que predomina suele estar ligado a sus gustos y costumbres. Es una manera de lograr cierto confort y bienestar a través de un clima que resulte agradable.

En este sentido, son los colores los que muestran claramente el objetivo decorativo de un lugar; es decir, el ambiente gana sentido siempre que se muestre un carácter determinado. En el fondo, es la manera de darle una chispa particular a la vivienda.

El hogar y las emociones

Dormitorio amarillo

Cada persona tiene su forma de ser. Aquellos que son más tímidos suelen ser algo más herméticos a nivel emocional; en cambio, están los extrovertidos que son todo lo contrario: animados, ansiosos, exigentes y muy dicharacheros.

En el hogar, se suele reflejar el tipo de personalidad. Existe una clara tendencia por expresar los sentimientos mediante la decoración. Esto no se realiza de forma aleatoria, sino que existe un proceso de estudio que queda ligado directamente a la psicología del propietario.

De este modo, el mobiliario, el suelo, las paredes e, incluso, el tamaño de la casa están relacionados con el nivel de exigencia que desea una persona. Por este motivo, los colores tienen mucho que decir y ayudan a renovar las paredes por completo.

La decoración que empleamos está relacionada con nuestros gustos y pasiones.

Las cualidades de los tonos radiantes

Dentro de la familia de los tonos radiantes existen diferentes variantes. Los hay desde muy intensos a otros que llaman la atención simplemente por la apariencia. Vamos a conocer algunas de sus cualidades y la manera en que intervienen en una vivienda:

  1. Los rojos están relacionados con las personas pasionales, aquellas que son puro sentimiento y les gusta expresarlo sin remordimientos. También, con las que son más sinceras y confiadas. Además, no dudan en utilizarlos en espacios importantes como el salón, la cocina o el dormitorio.
  2. En el caso de los amarillos, se encuentran varios modelos. Uno en particular es el amarillo limón que destaca por ser llamativo y excéntrico, propio de aquellos que quieren aportar juventud y viveza a los espacios, además de crear un clima animoso y extravagante.
  3. Otro que está dentro de los cálidos es el naranja. Uno caso muy interesante es el de tipología fulgurante que atrae todas las miradas y ofrece un carácter efusivo, ardiente y luminoso. Este se emplea habitualmente en pisos de solteros.
  4. Dentro de los verdes hay que hacer mención especial al pistacho. Se considera claro y trepidante. Encaja muy bien en los dormitorios y los salones, pero cada vez son más los que se atreven a introducirlo en la cocina o en el baño.

Las personas extrovertidas escogen colores atrevidos

Cocina roja

Cabe la posibilidad de que una persona de carácter extrovertido decida escoger un color singular. En otras palabras, que no tema decidirse por una gama que resulte atractiva, intensa y atrevida.

Un ejemplo puede ser la combinación de tonos complementarios: azul y naranja, rojo y verde, etc. De hecho, no es cuestión de escoger cualquier tipología; en realidad, suelen decidirse por los más llamativos y radiantes, provocando cierto éxtasis en el espacio.

La idea es activar las emociones en el espectador y que se nos remueva en el interior un cúmulo de sensaciones. Así, se refleja, particularmente, en el estilo pop-art, muy relacionado precisamente con este tipo de personalidad.

Nuestro carácter se ve reflejado directamente en la decoración del hogar.

Los tonos radiantes están llenos de significados

Los interioristas suelen recurrir a los tonos radiantes de forma esporádica; es decir, no se decantan por el uso abundante de estos, prefieren combinarlos con neutros, blancos u oscuros para contrarrestar y no saturar, así, los espacios.

En el fondo, este planteamiento no está mal pensado; sin embargo, son muchas las personas que se lanzan a la piscina y llenan las habitaciones de colores vibrantes.

En definitiva, las personas extrovertidas se animan a arriesgar y buscan otras fórmulas que ofrezcan una estética diferente. Es la manera de innovar y de proporcionar un concepto que no sea tan común.

  • Atkins, Caroline: Colorea tu hogar, Londres, Ceac, 2003.