La monstera deliciosa, una planta que nunca pasa de moda

Mónica Heras Berigüete·
15 Noviembre, 2020
Si te gusta la monstera deliciosa, te invitamos a que la hagas la reina de la casa. Puede ser en forma de planta, de ilustración, o de objeto decorativo. ¿Cómo prefieres?

Esta no es una moda pasajera ni mucho menos: la monstera deliciosa es una de las plantas que más tiempo lleva decorando los rincones de nuestros hogares. De hecho, se ha convertido en un must have que triunfa en Instagram y no solo en su forma natural, también en estampados, objetos decorativos e ilustraciones.

Esa planta que siempre viste en casa de tu abuela, ahora es una de las más deseadas y todo gracias a sus grandes hojas llenas de huecos, sus colores intensos y su forma escultórica. Mira todo lo que puedes hacer con ella.

La monstera deliciosa, una influencer de origen vegetal

Plantas de interior que necesitan poca luz

La monstera deliciosa también se conoce como costilla de Adán y encontró su momento de popularidad allá por los años 60 y 70. Hoy en día, esas hojas  selváticas han conseguido enamorar a los más modernos, haciéndose incluso con un día de la semana en Instagram gracias al famosísimo #MonsteraMonday.

Además de tener una estética divina, sus cuidados son tan sencillos que cualquiera podría tener una en casa. ¿Te atreves a probar suerte?

Cuidados básicos para la mostera deliciosa

  • Luz: necesita mucha luz indirecta y debes evitar que le dé el sol durante las horas más fuertes, puesto que podría quemar sus hojas.
  • Agua: en verano, hay que subir la pauta de riego, pero no requiere demasiada agua. Vigila que el sustrato se seque entre cada riego y pulveriza de vez en cuando sus hojas en ambientes secos.
  • Temperatura: como mejor crece es entre los 15°C y 24°C. Vigila que no baje de los 10°C.
  • Propagación por esqueje de tallo.
  • Curiosidades: aunque es prácticamente imposible que dé frutos en cultivos de interior, cuando crece de forma salvaje sí que lo hace y estos tienen un delicioso sabor entre piña y plátano.
  • Limpieza: sus grandes hojas tienden a acumular polvo y es importante limpiarlas para que puedan respirar y absorber la humedad que necesitan. Utiliza un paño empapado en agua para hacerlo.
  • Poda: si necesitas podarla por cuestiones de espacio, porque quieres propagarla o simplemente para modificar su estética, hazlo durante la primavera. Si cortas los tallos bajo un nudo y lo introduces en agua, saldrán raíces.

A decorar con la costilla de Adán

La monstera deliciosa

Como has podido ver, esta planta tropical y trepadora tiene todo lo necesario para ser un objeto de deseo y entenderás que se haya vuelto irresistible.

Además de utilizar la planta para llenar tus rincones con su verde intenso y sus hojas irregulares, también puedes dar toques decorativos en forma de láminas, de objetos o textiles.

Un poco de arte en las paredes

Son muchos los ilustradores que han encontrado en la monstera deliciosa una inspiración, como por ejemplo  Marina Benito, quien con su estilo sencillo y colorido las convierte en preciosos motivos para crear una pared de lo más delicada.

Lo mejor es que tienes la posibilidad de comprar una obra original para poner en casa, o hacerte con una de sus ilustraciones a un precio de lo más asequible.

La monstera deliciosa en la mesa

Qué mejor manera de hacer de tus comidas algo súper apetecible que aderezando con esta planta. No, no te proponemos que te la comas, de hecho sus hojas son tóxicas, pero sí que incluyas un mantel con este motivo.

Existen individuales con la forma de la hoja o manteles completos. Le darás ese toque tropical a tu mesa y es ideal para una merienda en el jardín.

Una cama muy tropical

La ropa de cama ha dejado de ser aburrida: puedes llevar un poco de color y alegría a tu dormitorio con una funda nórdica o unas sábanas estampadas con la costilla de Adán.

Te sorprenderá ver la cantidad de textiles que se han inspirado en sus hojas para crear ambientes apetecibles y vitalistas. Echa un vistazo en internet y te sorprenderás.

La monstera deliciosa ha enamorado a multitudes. Si eliges tonos pastel, la combinas con maderas claras y pones algún toque de color más explosivo, tendrás un espacio precioso y muy particular.