Diferentes tipos de borduras para el jardín

18 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Las borduras embellecen las zonas ajardinadas y ofrecen un aspecto más cuidado y sofisticado. Se consideran una buena fórmula para enriquecer la estética de los exteriores.

A todos nos gusta tener los exteriores de la casa bien adecentados. La primera imagen que percibimos es esta y, en el fondo, dice mucho de nuestra personalidad. En este sentido, conviene aplicar algunos recursos ornamentales para la decoración, como pueden ser los diferentes tipos de borduras para el jardín.

Por norma general, el césped es el componente principal de este espacio pero, también, se sitúan plantas y flores que ofrecen un carácter distinguido. Para lograr un aspecto más cuidado, debemos convertir el lugar en un pequeño escenario para el disfrute.

En un jardín no solo hay que atender a la vegetación, también existe la posibilidad de buscar alternativas decorativas que embellezcan y que proporcionen cierto protagonismo al recinto. Se considera, por tanto, una oportunidad única para alcanzar la armonía en el conjunto.

¿Qué son las borduras?

Borduras de jardín
Imagen: amazon.es

Antes de realizar un análisis detallado de las tipologías existentes en el mercado, hay que definir qué son las borduras de jardín. Son cercos que delimitan un espacio, separando las distintas partes y reuniendo en su interior la vegetación. En otras palabras, sería como una valla de tamaño reducido.

En ningún momento se pretende que cumpla la función de un muro elevado que impida el paso. En realidad, tiene una función meramente estética y funcional, y muestra un recorrido de cierre que simula una pequeña barrera que nos recuerda al mundo campestre.

De esta manera, se convierte en un recurso decorativo más, capaz de engalanar y enriquecer el jardín, con sutileza y exquisitez. Además, se puede pintar a nuestro gusto o disponer un formato que resulte visualmente atractivo.

Un componente muy interesante para decorar las zonas verdes de la casa.

Borduras de madera: naturalidad y espíritu campestre

Las borduras más recurrentes son las de madera. Este material confluye muy bien con la vegetación y simula un pequeño prado con la valla. Conviene saber algunas de sus características si queremos proporcionarle al jardín un estilo rústico:

  1. Un aspecto importante es que son enrollables. Seguramente lo encontremos así en el comercio; dependiendo de la longitud que deseemos, así será el tamaño del rollo. Además, es fácil de guardar en cualquier espacio si queremos quitarlo en algún momento.
  2. Se conforma por la consecución de diferentes lamas de madera, planas y lisas en la superficie, con una altura de unos 20 o 25 centímetros y una anchura de unos 6 centímetros. Se puede comprobar cómo todo el conjunto se dispone en hilera.
  3. En cuanto a los remates superiores, existen dos posibilidades: por un lado, están los curvos que ofrecen un aspecto dinámico y cuidado; por otro lado, los que son rectos y forman ángulos de 90º.
  4. Los materiales suelen ser madera de pino o cerezo. Según la especie será el color más oscuro o más claro. De todos modos, nosotros mismo podemos aplicar tintes o barniz siempre que sea preciso.
  5. Las lamas no son pesadas, pero tienen cierta estabilidad para conseguir estatismo. Hay que tener en cuenta que se van a enfrentar a distintas inclemencias meteorológicas.
Bordura
Imagen: amazon.es

Borduras de acero: resistencia al paso del tiempo

Siguiendo con las borduras para el jardín, una de las tipologías más representativas es la de acero. Este material ofrece resistencia y aguanta el paso de los años con solidez y firmeza.

En este caso, el perfil es recto y se busca la sencillez por encima de todo, siguiendo un planteamiento minimalista. La superficie suele ser completamente lisa y las líneas muestran una horizontalidad permanente. Nos encontramos, por tanto, con un sistema de cierre funcional y básico.

No es de extrañar que se encuentren modelos con patrones geométricos o figurativos; en el mercado, hay trabajos muy interesantes. El objetivo fundamental es que sirvan para delimitar el conjunto de una manera efectiva.

Otros tipos de borduras

Vamos a ver otros dos casos singulares. Un caso son las borduras de polipropileno que son fáciles de colocar, no pesan demasiado y resisten perfectamente al agua y el mal tiempo. Son flexibles y pueden ser cortadas siempre que lo deseemos.

Finalmente, hay que señalar las de cañizo. Se conforman por diferentes varillas cosidas con alambre galvanizado y con una apariencia naturalista. Es un material frágil frente a las inclemencias del tiempo; por eso, debe ser ubicado en lugares que estén protegidos.

  • Neff, Ludwig; Neufert, Peter: Casa. Vivienda. Jardín: el proyecto y las medidas en la construcción, Gili, 2006.
  • Stevens, David: Una habitación en exterior: diseñar el jardín en casa, Blume, 2008.