¿Te apetece montar un comedor de verano?

Mónica Heras Berigüete·
25 Junio, 2020
Encuentra buenas ideas para que tu comedor de verano sea tan perfecto que no quieras salir de él jamás.

Uno de los grandes placeres que nos trae el verano es poder disfrutar de esas tranquilas comidas y cenas al aire libre con sus respectivas sobremesas. Para ello, lo más práctico puede ser que organices tu comedor de verano; de esta manera, tendrás todo listo para cuando te apetezca usarlo.

Si tienes un jardín, un patio o una terraza, te invitamos a que le saques todo el provecho durante la época estival. Decóralo con detalles encantadores y disfruta de tus comidas al aire libre. Prepárate para hacer el check list del comedor del verano perfecto.

Los imprescindibles para tu comedor de verano

Por supuesto, el primer paso para crear un comedor de verano de ensueño es ¡la planificación! No lo dudes: coge papel y bolígrafo, y comienza a diseñarlo siguiendo los puntos que te presentaremos a continuación.

¿Dónde lo vas a ubicar?

Pérgola de hierro.
Pérgola de hierro / carrefour.es

Piensa muy bien el lugar en el vas a poner la mesa para comer. Toma en cuenta cómo cae el sol para poder estar lo más cómodo posible. Lo más recomendable es que pongas una sombrilla, un toldo o una pérgola, dependiendo del espacio que tengas. También, las lonas tipo vela son muy efectivas para crear un poco de sombra.

De esta forma, podrás usarlo incluso por las mañana, cuando el sol es más intenso. No te olvides de colocarlo en un lugar en el que tengas fácil acceso para traer y llevar los alimentos y el resto de utensilios.

Los muebles para tu comedor de verano

Comedor de verano
Imagen: pinterest.es

Busca mobiliario de exterior adecuado y resistente, así garantizas su durabilidad y que no se estropee tan fácilmente. Te sugerimos que pongas un banco con espacio para almacenaje; de esta forma, podrás guardar en su interior los cojines durante la noche.

Otra gran idea para tu comedor de verano si no tienes demasiado espacio es que pongas sillas y mesas plegables. Así, las podrás sacar cuando sea necesario y cuando no las estés usando, basta con echarlas a un lado. La serie Salthomen de IKEA es ideal para este fin.

Si quieres facilitarte aún más la vida, coloca una estantería en el exterior para dejar una vajilla, vasos, cubiertos, servilletas y algunas cosas que uses más a menudo para no tener que estar dando vueltas. También, puedes dejar algunos básicos de la despensa como la sal, galletas, frutos secos, etc.

Si tienes espacio de sobra, no te limites. Parte de las comidas son las sobremesas y las siestas. ¿Por qué no pones alguna hamaca para descansar? 

¿Qué hacemos con el menaje?

Vajilla de colores.

Es el momento ideal para relajarte de las formalidades y probar nuevas fórmulas. Te sugerimos que si tienes un plato suelto de una vajilla y 5 de otra, los combines y crees una nueva vajilla.

Si lo prefieres, puedes buscar una vajilla específica para tu comedor de verano y si tiene un punto rústico y colorido, mucho mejor. Nosotros hemos encontrado una estupenda que puede ser perfecta para crear ese ambiente fresco y desenfadado que estás buscando, se trata del modelo Piombino de Maisons du Monde.

Un consejo: saca la comida al exterior en cajas de madera o de plástico y utilízalas para guardar bebidas, salsas y platos. Cuando llegue la hora de recoger, podrás usarlas para llevarlo todo de nuevo a la cocina y darás menos paseos.

La iluminación de tu comedor de verano

Iluminación del comedor de verano
Imagen: pinterest.es

No pueden faltar las guirnaldas de led, darán un ambiente súper romántico a tus noches. Utiliza algunas lámparas portátiles, velas antimosquitos. farolillos… existen muchas alternativas de iluminación de exterior para crear un espacio agradable en el que poder compartir momentos mágicos con los tuyos. Evita las luces frías.

Los detalles hacen la diferencia

Decoración de la zona de comer en la galería
Imagen: pinterest.es

Ya que tienes solucionados todas los elementos prácticos, es momento de cuidar los detalles que le darán personalidad a tu comedor de verano. Buscan un mantel bonito y colorido, pon fruta y flores en la mesa, decora con plantas colgantes, añade armas deliciosos con algún aceite esencial y no te olvides de poner jarras de agua fresca en la mesa.

¡Ahora sí! Tu comedor de verano está listo para usarse. Invita a tus amigos a pasar un rato agradable, prepara una comida deliciosa, pon música suave y déjate seducir por el ambiente.

La calidez de la noche es perfecta para propiciar encuentros llenos de energía positiva. No te olvides de añadir detalles con los que llenar a tus sentidos.

Imagen principal: cotemaison.fr