Ropa de cama invernal: ¡nos vamos de compras!

Mónica Heras Berigüete·
02 Noviembre, 2020
La ropa de cama invernal ha llegado a las tiendas y vamos a contarte cómo es posible tener una cama de ensueño.

Poco a poco, va llegando el frío, los termómetros descienden y la sensación de recogimiento se hace con nosotros. Queremos estar más en casa y, en estos momentos, la ropa de cama invernal se vuelve más importante. Por eso, buscamos nuevas propuestas para hacer de nuestras camas un lugar acogedor.

Vamos a renovar los nórdicos y las colchas, porque si añadimos algunas mantas apetecibles al dormitorio, este se convertirá en un santuario de paz en el que nos apetecerá hibernar. ¿Salimos de compras?

Así es la ropa de cama invernal

La utilización del verde salvia en el hogar

¡Ya está aquí el frío! y con él esa sensación de quererse quedar acurrucado en la cama mientras escuchamos llover, ¿verdad? Para que el cuadro sea perfecto necesitamos ropa de cama invernal, calentita, suave y que nos abrace. A continuación, descubriremos juntos cómo son las tendencias que llegan, para que nos arropemos sin perder un ápice de estilo.

Algunas formas de arroparnos en invierno

No importa si preferimos usar solamente una sábana bajera y un nórdico, o las sábanas y un edredón… Sea cual sea la opción, se trata de buscar materiales confortables, ligeros y calientes.

Empecemos por disipar las dudas, ¿cuál es la diferencia entre una colcha, un edredón y una funda nórdica? Te lo explicamos en un momento.

  • Colcha: no suelen ser muy gruesas y son, sobre todo, decorativas. El espesor de su relleno es de menos de 150 g/m2 y suelen utilizarse con una sábana, lo que las hacen más recomendables para las estaciones del año más templadas, como la primavera o principios del otoño.
  • Edredón: por lo general, presenta un acabado acolchado y su relleno suele ser de unos 250 g/m2 de espesor. Los hay de fibra sintética o de plumón, siendo este último el que más aísla del frío. Un buen edredón a juego con unas sábanas de algodón es una buena idea para las estaciones más frías del año.
  • Nórdico: si buscamos una solución cómoda y versátil, esto es lo que necesitamos. Lo mejor del caso es que podemos agregarle el relleno que queramos para tener la temperatura ideal. Puede ser de plumón o de fibras sintéticas y los hay desde 125 g/m2 hasta los 500 g/m2. Como el relleno no se puede quitar y poner, podemos cambiarlo dependiendo de la temporada y permite que sea más fácil de lavar y cambiar.

La ropa de cama invernal más bonita

Cómo decorar el dormitorio

Ahora nos vamos de compras juntos para conocer todo lo necesario para que la cama sea ese lugar calentito, acogedor y lleno de estilo que nos merecemos.

Un complemento muy chic

Nos encantan como lucen las mantitas sobrepuestas en una cama. Quedan genial cuando combinamos el nórdico con plaids o mantas y muchos cojines mullidos: da la sensación de tener una habitación de esas que aparecen en las revistas.

Esta de IKEA es de punto, una de las tendencias absolutas de este otoño, y su color rosa la hace de lo más apetecible. También, es perfecta para ponerla sobre el sofá para ver una serie.

Para los más estilosos

Ropa de cama de invierno
Imagen: maisonsdumonde.com/ES

Esta colcha de terciopelo en color verde pato nos parece espectacular. Lo mejor es que tiene dos caras, una de ellas elaborada 100 % en algodón, y la otra de mezcla de algodón y lino súper suave. Quedará perfecta con un juego de cama blanco o en colores nude y en liso para darle todo el protagonismo a esta pieza. Es de Maison du Monde.

Con un aire bohemio

Si buscas una funda nórdica para los dormitorios más bohemios y de estética vintage, la que ofrece La Redoute en color rosa maquillaje, blanco, beige y violeta grisáceo puede ser una buena opción. Está hecha de lino y algodón y su aspecto ligeramente arrugado con un acabado sin remate le da ese toque tan especial que estamos buscando.

Gracias a la ropa de cama invernal haremos que las noches sean más plácidas y que el dormitorio luzca perfecto. Es uno de los complementos clave para lograr transmitir el look & feel que deseemos.

Los colores, los materiales y la manera en la que los combinemos serán los que marquen la diferencia. Un dormitorio con estilo no está peleado con la calidez.