Los mejores trucos para dormitorios pequeños

Mónica Heras Berigüete·
28 Julio, 2020
Los dormitorios pequeños pueden ofrecer un reto a la hora de enfrentar su decoración. Pero con estos trucos lograrás un espacio bonito y acogedor.

Dice un refrán que los buenos perfumes vienen en envase pequeño y algo de cierto hay en ello, ¿no crees? El tamaño no es lo importante y para demostrártelo, ¿qué te parecería sacar el mejor partido de los dormitorios pequeños?

Los espacios pueden convertirse en lugares confortables, bonitos y prácticos con algunos sencillos consejos, más allá de los metros con los que cuentes. ¿Te apetece llenar de encanto tu dormitorio?

Las camas de los dormitorios pequeños

Tatami
Imagen: pinterest.es | Tatami

Es posible que pienses que la cama más adecuada para los dormitorios pequeños debe ser también  pequeña. Pero lo que realmente marca la diferencia es que sea baja, al igual que el colchón.

Si cuentas con una habitación de pocas dimensiones elige una cama que tenga poca altura, incluso puedes optar por un tatami. Son ideales para espacios reducidos puesto que permiten que circule el aire y le dan frescura al espacio. Mira este en Amazon.

Necesitas un protagonista principal

¿Sabías que todas las habitaciones necesitan un punto focal? Da igual que hablemos del salón, del comedor o del dormitorio, pero si además es pequeño, te diremos que es indispensable.

Puedes poner una lámpara de diseño, una gran fotografía haciendo de cabecero de cama, o un precioso papel pintado decorando una de las paredes. Lo importante es que haya un protagonista que capte la atención; de este modo, evitas la sensación de estrechez.

Dormitorios pequeños: cabeceros sí o no

Estantería pequeña.

Se trata de no tener demasiados objetos que den la sensación de agobio, así que tendrás que buscar un estilo bastante minimalista. Eso sí, ya sabes la importancia que le dan desde el Feng Shui a los cabeceros, así que no prescindas de él.

Lo único que debes tomar en cuenta es que no se recomienda que cuelgues cuadros encima o en la misma pared: sería demasiada carga visual.

Puedes optar por poner algún cuadro grande en lugar del cabecero, pero nunca coloques ambos. Se trata de conseguir un ambiente relajado que te invite a un sueño reparador. 

Las mesitas de noche perfectas

Evita que la mesita de noche sea la protagonista. En los dormitorios pequeños, deberían ser más bien una compañía, por lo que lo ideal es que busques algo muy sencillo.

Podría ser un taburete y mejor si está hecho del mismo material que las patas de la cama, así crearás armonía. Busca un elemento que sea firme, bonito y que vaya acorde con el resto del espacio. Esta propuesta de Zara Home te encantará.

Y a qué colocar sobre ella, lo mejor es que haya pocas cosas. En una habitación pequeña es básico mantener el orden; por eso, lo ideal es que no tengas más de dos o tres objetos en la mesita de noche. Apuesta por cosas grandes (lámpara, una cajita, un marco de fotos), en lugar de muchas pequeñas.

La ropa de cama en los dormitorios pequeños

Lámparas con pinza.
Cabecero lámparas pinza / pinterest.es

Los espacios pequeños requieren menos cosas, así que tu cama deberá estar lo más despejada posible. Olvídate de tener una de esas camas llenas de cojines de todos los tamaños y formas, ya que esto daría sensación de pesadez a tú espacio.

Busca crear un espacio sereno y lleno de armonía. Utiliza colores suaves y piensa en que tu ropa de cama sea lo más sutil y ligera que puedas. Pequeñas flores, estampados en colores pastel o el encanto de los nórdicos monocromáticos pueden ser tus aliados perfectos.

Como ves, se trata de mantener un equilibrio entre las cosas que tienes, el tamaño y el espacio visual. En los dormitorios pequeños, la apuesta está en elegir objetos ligeros, sencillos y llenos de belleza.

Por otro lado, los ambientes despejados te ayudan a tener un mejor descanso. No es recomendable, independientemente del tamaño de tu habitación, que la satures de adornos o muebles.