Todo lo que debes saber para hacer tu cama como todo un experto

Mónica Heras Berigüete·
26 Julio, 2020
¿Estás seguro de que sabes hacer tu cama? Con estos tips, tendrás el mejor descanso que jamás imaginaste.

¿Te has parado a pensar que pasas un promedio de ocho horas al día en ella? Tal vez te parezca una obviedad pero ha llegado el momento de saber cómo hacer tu cama como todo un experto y disfrutar de un sueño reparador.

Para ello, hay que elegir las sábanas que mejor calidad te ofrecen y vestir todo el dormitorio como si de un hotel se tratase. Por eso, descubre las claves para sentirte en las nubes cada vez que entras en la cama.

¿Seguro que sabes hacer tu cama?

Cama con cabecero
Imagen: circulomuebles.com

Qué bien sienta esa sensación indescriptible de meterte en una cama recién hecha, limpia, con sábanas que parece que te abrazan, ¿verdad?

Con solo echar un vistazo, una cama bien hecha nos lleva a los brazos de Morfeo en un segundo. Su aspecto hace mucho más de lo que imaginas para que te invite a tener un sueño reparador lleno de sensaciones placenteras.

Lo cierto es que la importancia de saber elegir la ropa de cama va más allá de que sea más o menos bonita. La transpirabilidad, la absorción, la evaporación de la humedad y los materiales son algunas de las propiedades que hacen que unas sean mejores que otras. Sin embargo, hay un montón de cosas más a tener en cuenta.

No te pierdas todos los matices que debes tomar en cuenta para hacer tu cama y que te sientas como cuando miras una revista. ¿Estás listo?

Los materiales más adecuados

Sábanas de satén

Es fundamental poner mucha atención a esto. Lo ideal es que la ropa de cama sea de algodón de la mejor calidad. Este es el que 100% egipcio, como estas de El Corte Inglés. Olvídate de los materiales sintéticos puesto que, aunque son más económicos y resistentes a las arrugas, no son transpirables y tendrás menos confort.

El lino es un material ideal si vives en climas cálidos, pero es bastante más caro. Eso sí, tenemos que decirte que es muy duradero, así que tú deberás decidir si te compensa.

Finalmente, merece la pena hablar del percal, que es un tejido ligero y apretado, muy fresco. También, puedes considerarlo dependiendo del clima en el que vivas. Mira estas de Zara Home.

La cantidad de hilos

Tipos de sábanas para la cama.

Habrás notado que cuando compras las sábanas de tu cama, te preguntan por la cantidad de hilos que estás buscando. Esto hace referencia al número de hilos por pulgada cuadrada que tiene la tela. 

Una vez aclarado esto, debes saber que las sábanas entre 200 y 400 hilos por pulgada son las más suaves y duraderas. Por debajo de 200 hilos son más económicas, pero de menor calidad. El algodón es la mejor apuesta y mezclado con poliéster, no se arruga tanto, pero cuida que no supere el 50% de la tela para que no se vuelva rígida.

Sin embargo, no toda la calidad irá en función de los hilos que tenga la ropa de cama. También, es importante comprobar la composición de fibras: el algodón cardado y el peinado.

En este último, las fibras resultantes del cardado pasan por una peinadora que elimina las impurezas. Esto las hace más suaves, brillantes y duraderas.

También, deberías buscar una fibra más larga pues al hilarlas, se les da fuerza, lo que supone menos cardado. Otras alternativas bastante recomendables de fibra de buena calidad son el algodón pima y supima, el orgánico, el algodón-poliéster e, incluso, el bambú.

¿Cuántos juegos de cama debo tener?

Hacer tu cama

Ya ha quedado clara la importancia de este hábito diario, pero  ¿cada cuánto hay que cambiar las sábanas? Lo ideal es hacerlo una vez por semana y, por ello, necesitarás un par de juegos como mínimo para cada estación del año.

Si quieres alargar la vida de tu ropa de cama, ten al menos tres juegos de sábanas con las que poder ir rotando. Y recuerda que los materiales y diseños cambian en invierno o en verano.

Ahora que ya tienes estos conceptos básicos para hacer tu cama como todo un experto, podrás descansar a cuerpo de rey. No hay nada más relajante que crear un ambiente cuidado y pulcro en tu dormitorio.

Dulces sueños y recuerda: solo queda que añadas tu toque personal con el diseño que mejor se adecúe al estilo decorativo de tu dormitorio.