¿Cómo guardar y almacenar en una habitación infantil?

31 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Eres de los que entra en la habitación de tu hijo y te dan ganas de salir corriendo? No te preocupes, porque vamos a darte algunas ideas para que todo esté en orden. ¡Verás que fácil!

Para que guardar y almacenar en una habitación infantil no se convierta en una tarea imposible, necesitaremos tener claro qué tipo de almacenaje es el más adecuado para cada cosa y dónde lo colocaremos.

Tenemos que decirte que existen diferentes estrategias para organizar correctamente las caóticas habitaciones de los más pequeños de la casa y no desfallecer en el intento.

Sabemos que las habitaciones infantiles albergan multitud de objetos y accesorios (ropa, juguetes, libros…) y que estos rincones abiertos a la imaginación, sin el debido orden, pueden acabar desesperando a cualquiera.

Almacenar en una habitación infantil, planteamientos previos

Decoración de una habitación infantil
Imagen: ikea.com

Para ayudar a un niño a organizar su cuarto y sus cosas personales se debe, primero, analizar qué problemas contribuyen a su falta de orden. Esto es fundamental para dar con una solución rápida.

Hay que ponerse a su altura, es decir, mirar el espacio y los muebles desde la perspectiva del pequeño. De esta forma, es fundamental que las soluciones que propongamos puedan ser prácticas para nuestros hijos; es decir que debemos organizar el cuarto según el esfuerzo que pueda hacer el niño según la edad.

Debemos calcular la estatura del menor para situar la ropa y los objetos más usados en los estantes inferiores o en cajones en el suelo. El resto debe colocarse en los niveles superiores.

Conviene eliminar por completo las puertas de los armarios, bajar la altura de las barras, utilizar perchas a la medida de su ropa, usar contenedores a la altura del suelo para guardar los juguetes y cajas de plástico abiertas para almacenar los calcetines y la ropa interior.

Armarios que crecen con los niños

Juguetes en armarios.

Armarios a medida, empotrados, modulares, ajustables… Se trata de ganar espacio, facilitar el acceso del niño a sus cosas y mantener siempre un cierto orden en su habitación.

Como siempre, los muebles a medida y los armarios empotrados son los que aportan la mejor solución a sus necesidades concretas. Los sistemas modulares son también muy útiles, ya que permiten añadir o eliminar módulos. Muchos de estos sistemas incluyen camas altas con mesas, cajones o armarios debajo para ganar espacio.

Espacio extra

Las camas altas con armario bajo son una buena opción para un solo niño. Se trata de una estructura compacta que incluye cama, armario, estantes y cajones.

Nuestro hijo tendrá la sensación de estar en una litera pero, en lugar de tener una segunda cama en la parte inferior, dispondrá de un armario para guardar sus cosas.

Organizadores de armarios

De metal o de madera, son muy útiles para mantener cada cosa en su sitio. En los armarios es recomendable que la altura de los estantes y barras sea regulable para adaptarse al crecimiento del niño.

Estantes ajustables

También crecerán con ellos las estanterías regulables. Es recomendable no colocarlas encima de la cama ya que no resultan demasiado cómodas. Los muebles-librería con estantes se fabrican en todas las medidas y encajan en cualquier rincón.

Almacenar en una habitación infantil, clasificar y simplificar

almacenar en una habitación infantil

Las habitaciones infantiles suelen ser pequeñas y con frecuencia compartidas. Los niños no pueden organizarse cuando el armario y los estantes están repletos de ropa y objetos.

De esta forma, para aprovechar mejor el espacio, deben clasificarse los juguetes y la ropa, deshaciéndose de todo aquello que ya no usa o ha quedado pequeño, también podemos relegarlo a los estantes más altos.

Las etiquetas son de gran ayuda para recordarle a nuestro hijo lo que debe guardar en cada contenedor. Podemos enseñarle a jugar a ‘guardar donde corresponde’, buscando la etiqueta adecuada.

Otra solución bastante efectiva es comprar cajas de distintos colores y asignarles un objeto a cada color: por ejemplo, amarillo para los libros, rojo para los muñecos, azul para los juegos de mesa

Otros sistemas de almacenaje

Orden en la habitación de los niños

Entre las propuestas más convencionales destacan: los cestos, las cajas de plástico transparentes para que los niños puedan ver su contenido, carros jugueteros con o sin ruedas, baúles de nailon, bancos y arcones de madera con tapas abatibles que sirven de asiento o como superficie para pintar, escribir…

Todos ellos, de colores vistosos y de fácil manejo para el niño, pueden colocarse en estantes, debajo de la cama o en un rincón de la habitación destinado para ello.

Propuestas originales

Existen otros prácticos organizadores infantiles que se ajustan en las paredes de la habitación: bolsas de malla, cestas de bicicletas, ganchos y otros colgadores, tiras de velcro (una parte se fija en la espalda de los peluches pequeños y la otra en la pared).

Otra variante consiste en coser un aro de plástico, de más de 3 cm de diámetro en el juguete, que se colgará en ganchos instalados para este propósito.

Como puedes comprobar, evitar el caos en una habitación infantil te va a resultar una tarea sencilla.