¿Conviene tener aire acondicionado en el dormitorio?

16 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El aire acondicionado nos permite aclimatar las estancias para mejorar nuestro bienestar los días de mucho calor, pero ¿realmente conviene tenerlo en el dormitorio?

Las noches de verano pueden ser complicadas para conciliar el sueño. El calor se convierte en un serio problema, pero no debemos caer en la desesperación. Es momento de recurrir a aquellas soluciones que realmente sean efectivas; por eso, surge la siguiente pregunta: ¿conviene tener aire acondicionado en el dormitorio?

Las personas que residen en zonas muy cálidas donde se alcanzan altas temperaturas a lo largo de varios meses necesitan un hogar que esté bien climatizado.

Hoy en díam se pueden poner en práctica diferentes fórmulas con las que mejorar nuestra calidad de vida. Un mal descanso puede afectar a la salud y, por este motivo, conviene saber cuál es la mejor manera de acondicionar correctamente la casa.

Los beneficios del aire acondicionado

Activar el aire acondicionado.

El frío es una condición climatológica que podemos controlar a través de la calefacción; en cambio, ¿podemos hacer lo mismo con el calor? Probablemente, resulte más complicado, sobre todo los días de bochorno en los que hay un sol abrasador.

El aire acondicionado se considera la mejor fórmula para tener una temperatura agradable en casa. Nos proporciona un aire fresco y limpio y, a su vez, no ocupa demasiado espacio, por lo que se convierte en un electrodoméstico indispensable para el verano.

El mero hecho de poder aclimatar los espacios según las necesidades es algo fundamental. Es un principio básico para llegar a tener un lugar confortable, tranquilo y cómodo. De este modo, mejoraremos el bienestar habitacional y haremos frente a los efectos del calor.

No importa la hora del día que sea, la casa es para disfrutarla.

¿Conviene tener aire acondicionado en el dormitorio?

Aire acondicionado en el techo.

Ante esta cuestión, van a surgir pros y contras; es decir, algunos factores son beneficiosos, pero otros no lo son, por lo que viene bien conocer más de cerca sus funciones y en qué partes de la casa le corresponde su lugar. Veamos, por tanto, algunos aspectos relevantes:

  1. En más de una ocasión, hemos escuchado que no es conveniente dormir con el aire puesto. Evidentemente, es mejor tener un ambiente natural y sin climatización artificial pero si hiciese excesivo calor, no quedaría más remedio que utilizarlo.
  2. No es necesario que se disponga a una temperatura muy baja. Hay que tener en cuenta que, a lo largo de la noche, los grados van descendiendo en el exterior y esto se notará en el interior. Se recomienda fijar en 22 ºC el aire para que nuestro cuerpo se adapte mejor.
  3. Normalmente, es el salón el espacio donde el aire adquiere mayor rendimiento. Es aquí donde pasamos nuestro tiempo de ocio y relax. En cuanto al dormitorio, es la segunda estancia de la casa donde pasamos más horas y, probablemente, necesite un mejor acondicionamiento para favorecer el descanso.
  4. De todos modos, su función no se destina únicamente para dormir. También, se realizan otras actividades: sala de lectura, estudio, para ver películas, etc.; se convierte, así, en un lugar en el que vamos a pasar muchas horas. En este caso, no cabe duda de que puede resultar útil su disposición.

Desventajas de tener un aire acondicionado en el dormitorio

Refrescar la casa en verano
Imagen: teletienda.co/

Cabe la posibilidad de que solo lo utilicemos en días señalados. Cuando hay una ola de calor puede ser ventajoso, pero suele darse en fechas puntuales. Quizá no merece tanto la pena hacer una instalación de esta envergadura y sería mejor utilizar un aparato portátil.

El aire frío podría perjudicar la salud si se emplease a diario. No solo a nivel respiratorio, sino también a nivel personal. No siempre vamos a tener toda la casa bien climatizada, por lo que los cambios de temperatura pueden ser constantes: unas habitaciones frescas y otras no.

A todo esto, hay que añadir la posibilidad de coger un resfriado por el simple hecho de estar expuesto a un aire frío durante la noche, teniendo en cuenta que baja la temperatura de nuestro cuerpo. En este sentido, sería mejor refrescar la casa de forma natural.

Finalmente, hay que señalar también el alto coste que supone el uso continuado del aire acondicionado en el dormitorio. Aunque las mejores marcas ofrezcan productos con eficiencia energética, si lo tenemos encendido a todas horas, la factura de la luz se disparará.

Foto de suhel vba en Pexels

  • Greer, Beth: La casa natural: mejora tu salud, tu hogar y el planeta, habitación por habitación, Zenith, 2018.