Proyectos cumplidos con los tintes para la madera

04 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Una manera de cambiar la decoración del hogar sería mediante la intervención en el propio mobiliario. Podemos aplicarle un nuevo toque cromático y renovar su apariencia.

Los retos personales en la decoración del hogar se convierten en un auténtico desafío para nosotros mismos. Si queremos que el aporte cromático sea un componente distinguido, es momento de que queden los proyectos cumplidos con los tintes para la madera.

La diferenciación de unos elementos ornamentales a otros se encuentra en el color. Por supuesto, terminan desempeñando una misión importante las formas, los tamaños y el elemento en sí, pero se ensalzan mejor los significados cuando buscamos una estética definida.

A su vez, hay que prestar seria atención al tipo de productos que empleamos ya que algunos materiales puedes salir perjudicados; por eso, resulta significativo que sepamos qué escoger, de qué manera trabajar y cómo puede contribuir en los interiores.

¿Qué son los tintes para la madera?

Tintes para la madera

La manera de nivelar el tono final de una madera es a través de estos tintes. Normalmente, tendemos a emplear el barniz como fórmula para conseguir un acabado vistoso y óptimo para que queden sellados los poros y resanar la superficie.

Estos productos son absorbentes y quedan completamente impregnados. Así, conseguimos que el material quede protegido y, por otro lado, decorado con un tono en particular. La paleta es bastante amplia, por lo que tenemos la oportunidad de escoger el que más nos guste.

Nos ayuda a resaltar las vetas y, en el caso de que tenga un secado rápido, es cuando debemos dudar de la eficacia del tinte. Si es así, entonces no podemos trabajarlo adecuadamente ya que, para que obtengamos un resultado efectivo, el proceso de absorción y secado debe ser lento.

Es hora de cambiar la apariencia de los recursos en madera.

¿Cómo aplicar los tintes para la madera?

Lijar la madera de exterior.

Los tintes deben combinarse con otros productos especiales con los que se disuelvan bien. El agua no es conveniente, por lo que debemos rechazar esta posibilidad. Veamos, por tanto, cómo sería el proceso de trabajo:

  1. Lo primero de todo es que conozcamos cómo hacer la mezcla. El alcohol, el barniz y el disolvente son aptos para la composición. De este modo, los juntamos en un mismo recipiente para que podamos emplearlos adecuadamente.
  2. Hacemos una primera pasada con el tinte y, obviamente, quedará repartido de forma desigual, pero se configura como una primera capa necesaria.
  3. El grado de la tonalidad lo regulamos nosotros mismos dependiendo del tipo de apariencia que se desee podemos regular su estética, si queremos que sea más o menos clara. Por este motivo, es tan importante tener claro cuál es el objetivo marcado.
  4. La aplicación debe hacerse con un rodillo, con una brocha o con pulverizador. De esta manera, queda más uniforme el reparto y resulta bastante cómodo; en cambio, una esponja no proporciona un buen resultado, ya que esta va a absorber y no ofrece un rendimiento efectivo.
  5. La laca selladora es imprescindible después de poner el tinte. Solo así conseguiremos un soporte apropiado para que quede la superficie bien cuidada. A su vez, conviene que haya una mezcla con esta laca para un buen acabado.

Los tintes de tipo hidroalcohólico

Ingredientes para proteger la madera.

Esta gama pueden mezclarse con agua o alcohol. ¿Cuál es su particularidad? Principalmente, favorece la capacidad de absorción de la madera y, además, protege la superficie. Es imprescindible que la superficie esté bien lijada antes de proceder al trabajo.

Existen múltiples variantes: cerezo, caoba, pino, etc. Un factor interesante es que pueden mezclarse los colores entre sí, produciendo efectos más innovadores. De nosotros dependerá el resultado final y la manera en que influya en el hogar.

Una vez transcurridos 30 minutos, quedan secos. El paso final será aplicar la laca selladora para el correcto tratamiento. El brillo y lucidez que se obtiene es cautivador, con una presencia natural y sutil.

El mobiliario adquiere un aspecto cuidado y elegante.

¿Dónde comprar los tintes para la madera?

Limpiar madera.

Las droguerías son el principal espacio comercial donde adquirir este producto. Incluso, se realizan de forma artesanal. De todos modos, se recomienda comprar aquel que nos garantice calidad.

Las grandes superficies, como Leroy Merlin o Bricomart, venden primeras marcas con una amplia paleta de colores. Siempre que se nos dé la oportunidad de escoger, es recomendable buscar las tonalidades más tenues para no arriesgar y evitar, así, un auténtico estropicio. Una vez aplicado, no podemos volver a atrás.

Imagen principal: Wood photo created by pressfoto – www.freepik.com

  • Smith, Alan: Cómo restaurar y reparar muebles, Madrid, Tursen-Herman Blume Ediciones, 1995.