Pintura a la tiza para renovar tus muebles

15 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
La pintura a la tiza, conocida también como Chalk Paint, es una interesante alternativa para renovar tu mobiliario o incluso, las puertas de tu casa, sin invertir mucho y con acabado que te encantará.

La pintura a la tiza se ha puesto de moda en estos últimos años, aunque es tan antigua como la pintura misma. Conocida como Chalk Paint por su nombre en inglés, este material es muy versátil, dando un acabado distintivo a tus muebles.

Además, este tipo de pintura nos otorga algunas ventajas interesantes con respecto a otras pinturas. Destaca por ser un tipo de pintura acrílica, con una parte de yeso, con elevada capacidad para cubrir y con un secado muy rápido.

Pero, sin lugar a duda, podemos decir que la principal ventaja de este tipo de pinturas es que se pueden aplicarse sin imprimación ni lijado sobre gran cantidad de materiales, como la madera pintada o sin pintar, metal, cerámica, piedra o cualquier otra superficie rígida.

Entre otras superficies que soportan la pintura a la tiza destacan las superficies lisas como el vidrio, el plástico o la melanina. Este tipo de pintura tiene un acabado ultramate, con un tacto aterciopelado.

La pintura a la tiza recibe su nombre, además de por su composición, porque se puede escribir sobre los objetos una vez pintados, como si fueran una pizarra. A continuación, te contaremos más en profundidad sobre las pinturas a la tiza o chalk paint.

Ventajas de la pintura a la tiza

Chalk Paint: decoración de interiores

La pintura a la tiza es una tendencia entre los amantes del DIY, ya que ofrece muchas ventajas y nos permite renovar muebles y cualquier objeto en un abrir y cerrar de ojos.

Pintura fácil de usar

Este tipo de pintura es sumamente sencilla de utilizar y puede ser usada por cualquier tipo de personas, desde los más veteranos hasta los más nóveles en las manualidades. Su aplicación permite tanto el uso del rodillo como el de la brocha o pistola aerográfica. Incluso puedes encontrar pintura de tiza en formato spray.

Libre de tóxicos

Al ser una pintura al agua, no contiene ningún tipo de disolvente y, por lo tanto, está libre de tóxicos. En el mercado también puedes encontrar pintura a la tiza con certificación ecológica (Ecolabel).

Además, los utensilios que hayas empleado para pintar con este tipo de pintura, los puedes lavar fácilmente con un poco de agua y jabón, sin que te haga falta nada más.

Se aplica directamente

La pintura a la tiza la puedes aplicar sobre una gran cantidad de superficies, con la premisa de que la superficie se encuentre limpia. Otra característica interesante de la Chalk Paint es que se puede aplicar sin necesidad de tener que dar una capa de imprimación previa.

Por ejemplo, si tienes algún mueble viejo con una capa de pintura anterior, no necesitarás lijar ni eliminar la pintura anterior, bastará con que limpies bien el mueble y directamente apliques la pintura.

Se pueden entremezclar

DIY muebles con pintura a la tiza

Entre las cualidades de este tipo de pintura, encontramos que se puede mezclar diferentes tonos de pintura de tiza hasta que se consiga el color deseado. Es así que, partiendo de unos colores, puedes lograr casi cualquier otro color.

Tiene un gran rendimiento

La pintura a la tiza es densa, pudiendo cubrir las piezas con una sola capa. De esta manera, con poca cantidad lograrás pintar una amplia superficie. Sin lugar a dudas, este tipo de pintura tiene un gran rendimiento

Pintura de trabajo rápido

Debido a su composición, este material hace que sea muy fácil y rápido trabajar con ella, permitiendo un fácil secado y lijado.

La pintura a la tiza no despide olor

Al ser una pintura a base agua no tiene olor y por lo tanto, se puede pintar con ella en el interior de casa sin dejar olores desagradables en ella.

Si lo consideras necesario, puedes dar sucesivas manos de pintura, siempre respetando los tiempos de secado, aunque para la mayoría de los casos, sólo bastará una mano de pintura para una correcta cobertura.

Pasos para aplicar la pintura a la tiza

Pintar muebles con pizarra a la tiza

Paso 1

Limpia adecuadamente la superficie donde se aplicará la pintura.

Paso 2

Aplica directamente la pintura sobre la superficie deseada, sin necesidad de una capa de imprimación. Deja secar al menos durante una hora.

Como consejo, si la superficie que has elegido para pintar es melamina o fórmica, lija suavemente antes de aplicar la pintura. Con esto asegurarás el agarre de la pintura.

Paso 3

Puedes dar una segunda capa de pintura si es necesario.

Paso 4

Espera al menos 24 horas, ya que es sumamente importante que dejes secar por completo la pintura, para proceder a lijar con una lija de grano medio o fino. Esto se recomienda para aquellas zonas en las que quieras lograr un efecto desgastado o envejecido.

Paso 5

Para terminar, aplica una capa de cera o de barniz especial para este tipo de pintura. Si el objeto que has pintado es de uso continuado o va de gran desgaste, aplica barniz en lugar de cera. El barniz lo puedes aplicar con pincel, paletina o brocha.

Te animamos a usar la pintura a la tiza o Chalk Paint en la renovación de tus antiguos muebles, no te desilusionarás con el resultado.