4 secretos internos que solo los electricistas saben

Scarlett Laliberté·
27 Marzo, 2019
Conocer los cuatro secretos que solo los electricistas saben te ayudará a realizar pequeñas reparaciones en tu vivienda

El buen mantenimiento de la casa no solo se basa en el cuidado de los muebles y la limpieza de las habitaciones. Una parte muy importante es aquella relacionada con los aparatos eléctricos y la iluminación. Conocer aquellos secretos que solo los electricistas saben puede sacarte de un aprieto.

También puede ayudarte con las reformas pequeñas que prefieres realizar por tu cuenta. Existen ciertas claves sencillas que pueden, además, hacerte ahorrar un buen dinero.

Parece que cambiar unas cortinas para renovar la decoración de la casa es pan comido, y armar un pequeño mueble es perfectamente factible. La cosa cambia cuando nos referimos a la instalación de una lámpara o el apaño de un enchufe.

Este tipo de labores imponen algo más de respeto y requieren algunos conocimientos técnicos. A continuación te acercamos cuatro secretos internos que solo los electricistas saben para que ganes autosuficiencia en tu casa.

1. Comprobaciones que hacen los electricistas

Tipos de enchufe.

Antes de aventurarse a arreglar algo tan simple como un enchufe, los electricistas realizan algunas comprobaciones. La primera de ellas es la visualización del modelo de enchufe.

Se debe tratar siempre de un enchufe de tipo F, sea cuál sea el diseño a nivel estético. Estos enchufes tienen dos clavijas cilíndricas y contactos arriba y abajo para la indispensable toma de tierra. En ocasiones podrías encontrarte con un enchufe tipo C, pero no es muy común.

Antes de realizar cambios o tocar los enchufes es aconsejable que tomes precauciones para la siguiente comprobación. Una buena forma de hacerlo es tomando una fotografía del enchufe tal y como está inicialmente.

Después, si el nuevo utensilio instalado no genera corriente, podrás comparar con la fotografía. En el caso de que los cables no estén en su sitio tendrás una guía para comprobar la posición.

2. Las precauciones con las tomas de corriente

Cortar luz.

Los electricistas toman las precauciones necesarias antes de ponerse a trabajar, algo de lo que conviene aprender. Una de las más importantes es la realización de un corte de luz siempre que se vaya a trabajar con la electricidad.

Permanecer alejados de materiales altamente conductores también es un buen gesto de cara a la prevención. Si se va a trabajar cerca de material de fontanería, puede ser positivo cortar también el agua. Los profesionales tienen en cuenta las condiciones de todo el entorno antes de empezar.

3. Indicios que indican a los electricistas que hay que cambiar un enchufe

Cambiar un enchufe en mal estado.

Todas las instalaciones eléctricas se desgastan con el tiempo y con los años. Los electricistas recomiendan que se revisen los enchufes cuando este sistema alcanza los 15 años.

Probablemente, los modelos serán mucho más seguros que los implementados hace una década. Un enchufe nuevo disminuirá el riesgo de sufrir una sobrecarga o un cortocircuito. Este ya es un indicio en sí mismo para empezar a cambiar la instalación en la vivienda.

A veces se han cambiado los enchufes de sitio y cuesta ser capaces de detectar la antigüedad de cada uno. Para esto, los electricistas tienen otro interesante truco.

Si observas la instalación de tu casa y ves que tienes enchufes con fusible, es un claro indicador de la necesidad de un cambio. El mejor consejo es que los cambies por productos nuevos con toma de tierra. Una instalación antigua puede ser peligrosa.

4. Los secretos del cableado en la casa

Cableado en casa.

Tan importante como los enchufes es el estado del cableado de la instalación eléctrica y su ubicación. En general, el cableado destinado a la iluminación se sitúa en las partes altas o en el techo.

Los puntos de alimentación se encuentran en las partes bajas, y también se abastecen los enchufes. Si quieres comprobar el estado del cableado, o cambiarlo, debes tener en cuenta ciertas precauciones. Una de las más importantes es el contacto con los aislantes de las paredes, como la fibra de vidrio.

Para cambiar el cableado viejo de la vivienda se requiere de mucha precisión y precaución. Antes de perforar zonas de la pared en busca de los cables antiguos debes recordar el cortar la luz.

La organización es muy importante para los electricistas. Esta organización permite que no se mezclen los cables gastados con los nuevos. También evita la inseguridad de no saber si se ha quitado la corriente, o si se está en peligro.