Pon guapa tu mesa, consejos para vestirla

04 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Quién ha dicho que vestir una mesa es complicado? Usando los mejores textiles y diferentes opciones decorativas, lograrás el resultado deseado. ¡Vamos paso a paso!

Seguro que te habrán dado mil y un consejos para vestir la mesa cuando tienes una cena especial con tu pareja, un almuerzo con amigos o una cena con la familia. En esos momentos, todo son dudas y empiezas a pensar en la mantelería, las servilletas, los individuales…

Por suerte, vestir correctamente una mesa es más sencillo de lo que crees. Piensa que esta acción puede tener una finalidad práctica o decorativa, todo dependerá del estilo de la mesa, su forma y función y muy importante, el lugar donde esté ubicada.

Consejos para vestir la mesa, opciones

Mantelería elegante.

¿Quieres saber cómo sacar el máximo partido cuando vistas tu mesa? Vamos por partes. ¡Toma nota!

La mantelería

Tenemos que decirte que el uso del mantel no debería ser exclusivo del comedor ya que puede emplearse para crear estilo en todo tipo de mesas, grandes y pequeñas, redondas o cuadradas, nobles o prácticas.

Además de la función protectora que tiene, cubrir la mesa con un mantel añade color, diseño y textura a la estancia. Piensa que la mantelería lisa de algodón es la más práctica y admite cualquier tipo de adorno.

Eso sí, si prefieres los tejidos estampados, te aconsejamos combinarlos con el estilo de la habitación donde se encuentre la mesa. Un tejido informal de algodón a cuadritos, por ejemplo, aportará un toque rústico.

Si no te importa dedicar más tiempo a tareas de planchado y almidonado, una solución ideal es utilizar mantelería de lino en color blanco o crema, dará un toque muy elegante.

Los individuales

Vestir la mesa con individuales

Si no se quiere cubrir toda la mesa, una alternativa a los manteles son los individuales. Estas piezas de tela rectangulares están calculadas para contener un servicio (plato, cubiertos y vaso).

Otra opción práctica y elegante son los denominados caminos de mesa, que son telas largas y estrechas que se colocan de forma transversal a la mesa para servir a dos comensales situados uno enfrente del otro.

Las servilletas

Tradicionalmente se ha empleado el algodón como tela específica para la confección de servilletas. Pero, para ambientes más formales, se prefieren las de lino almidonado.

Tenemos que decirte que a pesar de las modas actuales, donde las servilletas se presentan en la mesa con formas artísticas, es más estético y elegante que vayan colocadas en forma tubular o rectangular.

Consejos para vestir la mesa, tomar medidas

Mantelería para una cena romántica.

El tejido necesario para un mantel se calcula teniendo en cuenta la dimensión de la superficie de la mesa y la caída necesaria. Sea cual sea su forma (redonda, cuadrada, rectangular…), siempre hay que dejar 2,5 cm para el dobladillo.

  • Mantel cuadrado

Para ajustar un mantel cuadrado a una mesa cuadrada, se mide la anchura de la superficie de esta y se añade dos veces la caída requerida. Para determinar la caída necesaria, habrá que medir desde la esquina de la superficie hasta el nivel del asiento de las sillas.

  • Mantel rectangular

Para calcular la tela necesaria en este tipo de mesa, se mide su longitud y se añade dos veces la caída. Te aconsejamos que no caiga hacia los lados más de 30 cm. Posteriormente, procederás del mismo modo con la anchura.

Si por la dimensión de la mesa no se puede confeccionar el mantel de una sola pieza, se agregarán las partes laterales a una pieza central. En el caso de que la tela sea estampada, hay que casar los dibujos a la hora de unir las piezas.

  • Mantel circular

Este tipo de mantel, especialmente si cae hasta el suelo, suele precisar mucha tela. Es por ello por lo que deberemos unir varios anchos, pero ten en cuenta que no se coserán por el centro.

Para conseguir una caída igual en todo el perímetro, confeccionaremos una plantilla en forma de arco y cortaremos el tejido con mucho cuidado, para lograr un mantel lo más proporcionado posible.

  • Servilletas

Tenemos que decirte que las de forma cuadrada son las más comunes. Suelen ser de 30×30 cm o de 60×60 cm, excepto las servilletas de cóctel que son más pequeñas: de 10×10 cm o de 15×15 cm.

Cuando se marca la tela, hay que dejar al menos 18 mm alrededor para los dobladillos dobles. Para un mejor acabado, se rematan cosiéndolas a máquina en zigzag, también se podrán decorar con una cinta o sacándoles flecos.

Consejos para vestir la mesa, otras sugerencias

Cómo vestir la mesa

Para darle un toque más personal a la mantelería, se podrán añadir otros elementos decorativos. Si, por ejemplo, para cubrir la mesa vas a utilizar una tela pesada como el damasco, podrás adornarla confeccionando distintos pliegues.

Otra idea es añadir bordados o ribetes en el borde del mantel con cinta de raso, volantes o festones. Si quieres más volumen, confecciona dos telas para cubrir la mesa hasta el suelo, de modo que una se extienda a lo ancho y la otra a lo largo.

También es un buen recurso para una mesa rectangular, colocar caminos de mesa para cada dos comensales sobre el mantel que cubre toda la superficie. Si juegas con colores contrastados, conseguirás un buen efecto decorativo.

Así que, no lo dudes, elige un textil que te guste y de calidad y deja volar tu imaginación.