La frescura del verde manzana en la decoración

05 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El verde manzana es una manera diferente de decorar los interiores, aportando un carácter distinguido, joven y alternativo. Sin duda alguna, es un color muy apropiado para el verano.
 

Los colores transmiten sensaciones. Algunos nos ayudan a relajarnos; otros, a estimularnos; otros producen frialdad y otros generan un ambiente distendido y alternativo. Un caso en particular es la frescura del verde manzana en la decoración.

Con la llegada del calor, nos apetece estar en lugares donde la atmósfera sea agradable y nos permita sentirnos cómodos. Nuestro hogar debe ser un espacio de confort y no de agobio y desasosiego; por este motivo, debemos aplicar aquellos recursos que nos cautiven.

Muchas veces dudamos sobre la aplicación cromática en los interiores. Si nuestra vivienda se localiza en una zona cálida donde vamos a tener periodos con altas temperaturas, conviene incidir en los tipos de colores que estarán presentes en las habitaciones.

El color verde manzana en las paredes

El verde manzana en la decoración
Imagen: pinterest.es

Antes de pintar una habitación con un color que no nos aporte nada en particular, debemos conocer cómo es el verde manzana, de qué manera puede participar en la estética interior y qué sensaciones puede proporcionarnos. Podemos considerarlo como una gran elección.

Por un lado, nos ayuda a generar un sentido envolvente, completamente dinámico, joven y activo, estimulando nuestros sentidos y enriqueciendo la sensación de frescura. En el fondo, es un tono muy apropiado para el verano, con el fin de romper con los sistemas más tradicionales.

 

Otra particularidad es su buena relación con el blanco. Ambos ayudan a generar luminosidad, de la misma manera que si lo combinamos con algún tono cálido como el naranja, el amarillo o los terrosos. Se consigue, así, un carácter mucho más distinguido.

Una manera de animar el espíritu y activar las emociones.

La aplicación del color verde manzana en la decoración

Decoración con toques verdes.

En el caso de que no queramos una participación tan amplia de este color, podemos disponerlo en algunos elementos particulares, convirtiéndolos en piezas exclusivas que, sin lugar a dudas, atraerán toda nuestra atención. Veamos, por tanto, 4 fórmulas para trabajarlo:

  1. Los cojines del sofá son un buen recurso. La aportación cromática que hagamos con ellos será realmente sorprendente. Además, sobresalen en mayor medida si el sofá es de tono neutro y, a su vez, puede combinarse con otros cojines de colores cálidos u oscuros.
  2. Los jarrones de las estanterías y los maceteros pueden consolidarse como piezas más atractivas. De hecho, obtendrán mayor protagonismo gracias a este color y reflejarán un carácter alternativo, como si empezasen a tomar una mayor participación en la decoración.
  3. Las alfombras son, evidentemente, otra fórmula muy recurrente. En una habitación, en el salón o simplemente la de la ducha, pueden ser buenas muestras con las que enriquecer la estética en los interiores. De este modo, contrastamos con los suelos oscuros.
  4. En cuanto a las cortinas, las que son finas y traslúcidas generan mayor sensación de frescura. Quedan muy bien en habitaciones infantiles y juveniles. En el caso de que vayamos a disponerlas, conviene que las paredes estén en otro color para producir cierto contraste.
 

¿Cómo trabajarlo sobre el mobiliario?

sofá verde manzana

Al pensar en la aplicación del verde manzana en la decoración, no podemos olvidarnos del mobiliario. Puede ser un tono un tanto estridente para tenerlo en un mueble, pero sí que existen distintas posibilidades que podemos conocer más de cerca.

Probablemente, nos resulta un tanto singular encontrarlo en el salón; sin embargo, hay armarios y lavabos de baño que encajan a la perfección. De la misma manera, las sillas de un comedor contrastadas con la mesa generan una sensación mucho más distinguida.

Uno de los espacios donde mayor relevancia puede recibir este color es la cocina. Así, conseguimos un ambiente alegre, lozano y jovial. Además, transforma la estancia y refresca por completo la sensación ambiental.

Es momento de cambiar y buscar una alternativa en la decoración.

Cerámica en color verde manzana

Baño verde.
 

Si se combina el sentido refrescante de esta tonalidad junto con la cerámica, se consigue un producto muy interesante para el baño, la cocina o cualquier otra estancia en la que queramos convertir los muros en un componente distinto.

La naturaleza propia de este color nos recuerda, obviamente, a la manzana, una fruta dulce, agradable y rica. El ambiente interior se empapa de la propia percepción que tenemos de este alimento cuando lo comemos; de ahí, la sensación psicológica de satisfacción.

  • Atkins, Caroline:Colorea tu hogar, Londres, Ceac, 2003.