Trucos infalibles para decorar las zonas de paso

Mónica Heras Berigüete·
03 Noviembre, 2020
Vamos a sacarles provecho a las zonas de paso de la casa: desde armarios capaces hasta rincones relajantes.

¡Cuánto nos quejamos de la distribución de nuestros hogares! Vivimos deseando tener más metros, más espacio para ordenar las cosas de toda la familia y casi siempre eliminaríamos esas zonas de paso que tanto nos estorban, ¿verdad?

¿Y si te dijéramos que hay muchas formas de transformar esas áreas en lugares altamente capaces, llenos de soluciones y hasta con mucho encanto? Vamos a hacer todo esto realidad.

La mala fama de las zonas de paso

Trucos infalibles para decorar las zonas de paso

Las zonas de paso son aquellas por las que, como su nombre indica, pasamos pero nunca nos quedamos. Un pasillo o un distribuidor suelen ser los grandes olvidados del hogar y rara vez nos detenemos a pensar cómo decorarlos o cómo podríamos sacarles más partido.

Sin embargo, nos ofrecen un montón de posibilidades que pueden facilitarnos la vida en casa, las tareas de organización y, por qué no, abrirnos un espacio para el disfrute… ¿Y si modificamos ese distribuidor entre las habitaciones para convertirlo en un rincón de lectura? Te traemos algunas ideas para transformar esas zonas por completo.

Vamos a darle vida a las zonas de paso

Estos son algunos de los imprescindibles para decorar esas áreas de tu casa. Con ellos, lograrás crear una atmósfera más cálida y dar una sensación de pertenencia para que no sea unos extraños espacios en desuso.

Elementos decorativos: es interesante añadir flores, un jarrón bonito, algunas velas, un espejo, algún cuadro. Todo esto le dará más personalidad al espacio y lo hará más personalizado.

Cuidar la iluminación: crear un ambiente acogedor implica prestar atención a la iluminación. En los espacios más grandes como la entrada o los distribuidores lo ideal es utilizar luz indirecta. En los pasillos, deberíamos colocas una luz general que aleje las sombras y dé amplitud.

El encanto de las alfombras: son las encargadas de aportar calidez a cualquier espacio y, si usamos bien los materiales y los colores, llenarán de vidilla la zona. Esta de La Redoute nos parece una chulada para los pasillos.

Algún mueble: esto dependerá del espacio que tengamos, pero una consola o una butaca son ideales para resaltar el estilo.

Ideas para esas zonas desperdiciadas

Los armarios, nuestros grandes amigos

En una casa nunca están de más: siempre hay demasiadas cosas para guardar y se llenan como por arte de magia. Si tenemos un pasillo amplio, de más de 130 cm de ancho, podemos aprovecharlo para colocar un armario.

Si deseamos ganar espacio para almacenaje, mejor un armario hasta el techo. Una buena idea es pintarlo del mismo color que las puertas para que no destaque demasiado y, dependiendo de los metros que tengamos, podría valorarse poner puertas correderas o batientes.

Una librería, el complemento perfecto para las zonas de paso

Si nos gusta leer y tenemos un montón de libros que no sabemos dónde colocar, una librería será la solución perfecta. No se necesita demasiado espacio, bastará con un fondo de unos 30 cm. Podemos colocarla desde el suelo al techo y con estantes regulables para que quepan todos los ejemplares.

Incluso, podemos alternar algún elemento decorativo para hacerla más bonita y visualmente más dinámica. Eso sí, tendremos que procurar que esté siempre bien ordenada si no queremos lograr un efecto negativo. Si vemoss que nos va a resultar imposible mantenerla perfecta, podríamos cerrarla con paneles móviles.

De zona de guerra a oasis de paz

En cuanto a los distribuidores entre habitaciones o los descansillos en las escaleras, son candidatos a convertirse en rincones de lectura, de meditación, o de trabajo, según sean las propias necesidades.

Si tenemos niños en casa, también es una gran idea montarles una zona de juegos en este área; de esta forma, todos sus juguetes estarán separados de la habitación y fomentaremos mejor el descanso.

¿A que es fácil transformar las zonas de paso en algo más interesante? El primer paso para ello es plantearse cuáles son las necesidades familiares y, después, llevar a cabo el proyecto.

Si tenemos el suficiente espacio para poner un armario o un mueble, no debemos olvidar decorarlo e integrarlo a la casa. Para ello, nada mejor que usar la misma paleta cromática, una alfombra, flores…