Tapizar y decorar puertas para dar más vida a tu hogar

03 Octubre, 2018
Este artículo ha sido escrito y verificado por la historiadora del arte Sofía Sangrador del Río
Si quieres dar un toque diferente a tu casa, tapiza o decora las puertas. ¡Te encantará el resultado!

En el siguiente artículo vamos a dejarte algunas ideas sobre tapizar y decorar puertas. Quizás no sea algo muy usual en las casas, pero, sin duda, el resultado llamará la atención.

Si te gusta la tendencia DIY (o hazlo tú mismo), atrévete a dar un toque diferente a las puertas. Da igual si son las puertas de acceso a las habitaciones o las de los muebles, solo depende de tus gustos y del estilo que estés buscando. Como verás a lo largo de este post, hay muchísimas combinaciones posibles.

El paso del tiempo tiene su efecto en nuestras casas: se levanta alguna baldosa, se van deteriorando los muebles, empieza a desconcharse la pintura, etc. Pero hay maneras de dar una segunda oportunidad a muebles y accesorios. Y con las puertas, pasa exactamente lo mismo.

Por eso, son muy importantes el correcto mantenimiento y limpieza en nuestra casa, para asegurar una mayor vida útil de lo que se encuentra en ella. Aun así, hay veces que simplemente queremos un nuevo toque estilístico, aunque esté todo en buen estado.

Sea por el motivo que sea, tapizar y decorar puertas es una opción bastante sencilla y económica que no puedes dejar de tener en cuenta. Te explicamos más en los siguientes apartados.

Decorar puertas.

Da un nuevo toque a tus puertas

La verdad es que, aún con variedades en cuanto a materiales o colores, las puertas de nuestras casas suelen ser bastante similares entre sí. Algo parecido ocurre con las puertas de nuestros aparadores, armarios, etc.

Muchas veces decoramos con fotografías nuestras habitaciones: entre otros lugares, podemos colocarlas detrás de la puerta de acceso al dormitorio, quedando totalmente visibles cuando la cerramos.

Otra opción que podemos tener en cuenta a la hora de decorar nuestras puertas, ya sean de acceso o de un mueble, es adquirir vinilos decorativos y colocarlos en su superficie. Puedes escogerlos pequeñitos (por ejemplo, en forma de estrellas o corazones), para crear una composición con ellos o, en cambio, escoger solo uno, pero más grande (con la forma de un gran animal, por ejemplo).

Algo bastante similar son los papeles adhesivos, al igual que los de las paredes. Como ocurre también con los vinilos, son fáciles de poner y quitar, solo debemos prestar especial atención a sus medidas. Encontrarás infinitos estampados y diseños.

Puerta con vinilo.

Y si no, puedes pintar la puerta, bien haciendo pequeños motivos decorativos sobre el fondo original o cubriéndola completamente con la pintura. El estilo a medio pintar es una opción bastante original. Consiste en pintar solo parte de la superficie, dejando la otra en su estado inicial. El límite entre ambas partes puede estar más o menos definido, dependerá de tus gustos y el estilo de la casa.

Tapizar puertas

Por último, queremos hablarte de cómo es tapizar puertas. Cuando hablamos de tapizar, seguro que nos vienen a la cabeza imágenes de sofás, sillones o incluso sillas, pero no de puertas.

También podemos recordar lo que cuesta quitar las manchas de grasa de los tapizados, algo bastante común. Sin embargo, en las puertas hay muchas menos posibilidades de que se manchen de este modo. Si has decidido tapizar y decorar puertas en tu casa, piensa que es algo que puedes llegar a hacer tú mismo sin mucho problema. Aunque es más común en hoteles, por ejemplo, en casa puede ser una opción.

En primer lugar, estas puertas aislarán mucho más el ruido, lo que sin duda agradecerás si, por ejemplo, hay mucha gente en casa. Además, hay varias posibilidades: cuero, polipiel (disponible en Leroy Merlin, por ejemplo), una tela vinílica…

También puedes buscar un efecto final más o menos acolchado en función de tus gustos. Para ello, puedes colocar una plancha de espuma entre la puerta y el tapizado en sí.

Puerta acolchada.

Recuerda que debes sacar la puerta de su marco, para poder trabajarla en horizontal. Puedes colocarla sobre dos caballetes de madera, te será más cómodo. Si has adquirido la plancha de espuma, debes pegarla sobre la superficie. Después, solo hay que pegar sobre ella la tela para el tapizado.

Corta unos centímetros de más por cada lado, para luego recortarlos y que queden los bordes perfectos, sin desniveles. Para finalizar, puedes decorar un poco el tapizado, bien con tachuelas, abalorios, etc.

Probablemente te toque pintar los marcos de la puerta del mismo color del tapizado. También puedes dejarlo al natural para crear contraste. Como verás, al tapizar y decorar puertas hay muchísimas posibilidades diferentes que puedes tener en cuenta.