Silla Wassily en negro: seriedad y contemporaneidad

La decoración del hogar se puede nutrir de un mobiliario moderno y actualizado como este, donde se alcanza el grado de funcionalidad mientras se relaciona perfectamente con el conjunto.
Silla Wassily en negro: seriedad y contemporaneidad

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 04 Abril, 2021.

Última actualización: 04 Abril, 2021

El siglo XX ha dejado un legado artístico muy interesante. Es aquí donde también incluimos las producciones en interiorismo. En este sentido destaca, por ejemplo, la silla Wassily en negro: seriedad y contemporaneidad para ambientar el hogar.

Los diseñadores más relevantes de la historia alcanzaron gran repercursión en el segundo tercio de esta centuria, momento en el cual aparecieron diferentes escuelas que buscaban nuevas fórmulas para la decoración y trabajos mucho más sofisticados para transmitir originalidad.

La innovación siempre ha sido la pretensión elemental de los artistas. Ya sea en la pintura, la escultura o en la arquitectura se han tratado de hacer diferentes procedimientos estéticos con los que perseguir la idea de lo novedoso y abandonar, así, los planteamientos tradicionales ya conocidos.

Una silla propia de la Bauhaus

En esta escuela trabajó como director de ebanistería Marcel Lajos Breuer, productor y diseñador de la presente silla. Se le atribuyó el nombre de Wassily en referencia al pintor Kandinsky, cuyo nombre de pila servirá para su denominación. De todos modos, también es conocida como Modelo B3.

Los principios que se trabajan en esta escuela tratan de dirigir la estética de los interiores hacia nuevas concepciones artísticas; es decir, el objetivo es que se llegue a alcanzar un elemento mucho más dinamizador que refleje la contemporaneidad a la que llegan las vanguardias del siglo XX.

Del mismo modo que se hacen obras como esta, también están trabajando otros profesores y artistas de la escuela en una línea parecida. Además, hay que señalar que, en paralelo, algunos alumnos aprenderán las bases para trabajar en un futuro la creatividad.

La Escuela de la Bauhaus resultó determinante en el mundo del interiorismo.

La silla Wassily en el hogar: función y estética

La apariencia contemporánea de esta silla contribuye, claramente, en el desarrollo de un principio moderno y actualizado; además, puede compenetrarse muy bien con otros recursos, siempre y cuando se encuentren en una línea parecida. Veamos, por tanto, algunos aspectos a destacar:

  • Se constituye de diferentes partes que forman entre sí un componente armónico y esencial. El cuero se tensa tanto en los reposabrazos como en la espalda. De este modo, se genera un componente de funcionalidad realmente interesante.
  • Las líneas rectas dominan por completo y las curvas se consolidan de forma básica. A su vez, el respaldo junto con el asiento se disponen de forma oblicua,con el fin de proporcionar un carácter más ergonómico; es decir, se adaptan muy bien a la forma a nuestro cuerpo para conseguir mayor confort.
  • Otra de sus cualidades es la anchura. En ningún momento percibimos que haya un entramado cerrado, sino todo lo contrario. La estructura es abierta, dinámica y en distintos planos, donde no se comprueban complicaciones ni detalles decorativos. Se busca la sencillez en combinación con lo práctico.
  • El color negro transmite seriedad y contundencia. No cabe duda que puede encajar muy bien allá donde se sitúe, sin generar dificultades en su relación con el resto de elementos que estén presentes en el espacio.

¿En qué estilos encaja?

Imagen de otra silla Bauhaus diseñada en 1928: Wikipedia

Si tenemos que destacar algunos estilos en los que la silla Wassily tiene sentido, podemos señalar algunos en los que gozaría de gran protagonismo. Uno de ellos es el industrial: cada mueble adquiere un significado fundamental y desempeñaría, en este caso, un papel muy importante en el conjunto.

En el caso de que prefiramos una relación básica y estable, en el minimalista puede tener cabida sin que se produzca confrontación estética de ningún tipo. En otras palabras, puede vincularse muy bien con el mobiliario que tiene a su alrededor.

Hemos señalado dos estilos pero también podríamos enumerar otros de tendencia contemporánea: urban style, vanguardista, mid century, casual, transicional, etc.

Una silla que resulta polivalente.

Apropiada para oficinas y espacios públicos

Tal y como se ha señalado antes, la seriedad es otra de sus cualidades. De este modo, puede ser habitual encontrar este tipo de sillas en oficinas, salas de espera, salas de reuniones, halls de hoteles, etc. No deja de ser un componente muy sencillo que puede transmitir mucho.

En definitiva, se sitúa dentro de los recursos decorativos más singulares del siglo XX, sin olvidar que es una pieza artística. Además, hay que destacar la buena presencia que ofrece, sin desentonar y sin generar ningún tipo de conflicto estético.

Te podría interesar...
Decor TipsLeerlo en Decor Tips
La silla Gruvyer está de moda en las casas

La silla Gruvyer está de moda en las casas. Cada vez es más común encontrarla en los pisos modernos donde vive gente joven.

Imagen principal: Wikipedia



  • Pesudo Chiva, María Carmen: Formas curvas alabeadas, Cultivalibros, 2009.
  • Serraino, Pierluigi: Eero Saarinen: 1910-1961; un expresionista estructural, Taschen, 2005.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.