El puff otomano: tipologías y funcionalidad

11 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Un complemento muy interesante para cualquier tipo de asiento. Contribuye en la decoración y nos proporciona confort y bienestar.
 

La comodidad es un concepto que debe estar presente en el hogar. Se convierte en un componente indispensable dentro del propio mobiliario; por eso, es momento de conocer el puff otomano.

A la hora de amueblar la casa, solemos aplicar una actitud tradicionalista. Esto se debe a que estamos condicionados por los escaparates y las revistas de decoración. Nos influyen en gran medida y recurrimos a los planteamientos que, socialmente, son más comunes.

Este recurso nos resulta novedoso y un tanto desconocido. Es preciso que analicemos detenidamente cuáles son sus características, qué puede aportar, cómo puede combinarse en los interiores y de qué manera contribuye a nivel estético.

¿Qué es el puff otomano?

Decorar con un puff otomano
Imagen: amazon.es

El puff otomano es un asiento de tamaño reducido que puede tener formato cuadrangular, ovalado o esférico. Según una estimación aproximada, las medidas pueden ser 25 cm de alto y 60 – 80 cm de ancho, con un peso de 1,5 kg.

En realidad, puede trabajarse desde distintas perspectivas. De forma individualizada, se convierte en un elemento interesante que aporta sutileza y frescura en el ambiente; es decir, demuestra originalidad y distinción, ya que no suele ser habitual en los salones.

 

También, puede acompañar al sofá, a una butaca o a una silla. En otras palabras, se convierte en un recurso añadido que permite completar y reforzar la apariencia de los asientos; además, puede funcionar como reposapiés.

Si queremos incluir cierta originalidad en el interior, este puff es una buena opción.

Tipologías y materiales

Cómo decorar la terraza
Imagen: amazon.es

Para saber elegir el puff otomano, debemos conocer un poco más de cerca las variedades y tipologías existentes en el mercado. Lo ideal es que escojamos aquel que mejor se adapte a las necesidades de la habitación, ya sea un salón, un dormitorio o una sala de estar.

En las tiendas étnicas, se pueden encontrar múltiples variedades; incluso, provenientes de países exóticos. Vamos a conocer los 4 ejemplares más comunes:

  1. El que tiene formato ovalado es, probablemente, uno de los más conocidos. Puede encontrarse en distintos materiales; sin embargo, es el yute el que mayor desarrollo ha tenido, por ser resistente al paso del tiempo y ofrecer un color pardo muy interesante.
  2. Una tiplogía semejante a la anterior es el que está hecho en cuero. Suele ser más blando y no ofrece una dureza externa tan contundente. Ofrece un aspecto genuino y curioso, y puede tener algunos estampados figurativos o geométricos.
  3. Uno de los más comunes es el que está realizado en terciopelo. Su diseño puede ser en forma de cubo o de cilindro. La variedad de colores es muy amplia; por tanto, tenemos la oportunidad de escoger aquellos que mejor nos convengan para la combinación interior.
  4. Otro caso semejante al yute es el puff realizado en papel trenzado. En el fondo, es una fibra natural que recubre un armazón interno. Así, se consigue una estructura consistente y firme. La idea es que se pueda aportar algo de elegancia y sofisticación en los espacios.
 

La funcionalidad del puff otomano

Puff otomano marroquí
Imagen: amazon.es

En el salón, adquiere una función diferente a la que recibe en el dormitorio. En este último, puede cumplir un papel decorativo; es decir, no va a ser tan utilizado físicamente pero sí estéticamente.

Va a ser en el salón donde tendrá un mayor rendimiento. Por supuesto, contribuye en la ornamentación junto a otros recursos pero, a su vez, resulta verdaderamente útil: como reposapiés o, también, como asiento.

El papel que tiene allí es, sin lugar a dudas, de soporte para proporcionar confort y complementar al sofá. De hecho, atrae todas las miradas y se diferencia de otros muebles básicamente por la forma.

No hay nada mejor como llegar a casa, sentarse en el sofá y estirar las piernas.

¿Dónde se puede comprar?

Las tiendas de decoración tienen un stock más reducido en comparación con el que existe en internet. Es aquí donde se puede encontrar el ejemplar que más nos guste y descubrir precios muy competitivos.

Por tanto, lo mejor es navegar por la red y buscar todas las posibilidades que nos ofrece este mercado. Resulta cómodo, seguro y nos lo traen a casa. Si no estamos conformes, está la opción de devolver el producto o cambiarlo por otro.

 

Imagen: amazon.es

  • Parodi, Aníbal: Puertas adentro: interioridad y espacio doméstico en el siglo XX, Barcelona, UPC, 2005.