Maletas antiguas como recurso decorativo

29 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Si le quieres aportarle a tu hogar un aspecto mucho más original, una solución muy interesante son las maletas antiguas, un recurso polivalente a nivel decorativo.

¿Quieres darle al hogar un toque más sofisticado y reutilizar elementos que han quedado en desuso? Las maletas antiguas como recurso decorativo son una fórmula interesante con la que recuperar un objeto que, de otra manera, habría acabado oculto en el trastero.

La herencia que hemos recibido de nuestros ancestros puede darnos ideas para llevar a cabo la decoración del hogar. Simplemente debemos trabajar su apariencia y funcionalidad para proporcionarle otro sentido estético.

Por este motivo, las maletas antiguas se convierten en piezas muy interesantes para ornamentar el hogar. Es posible que se encuentren en mal estado o que requieran una buena limpieza, pero la propia esencia de este recurso nos permite trabajarla desde distintos puntos de vista.

Mesa para la entrada

Cómo hacer una mesa con maletas antiguas
Imagen: pinterest.es

El formato rectagular y plano que nos ofrece una maleta es el adecuado para que podamos hacer una mesa. Evidentemente, va a cumplir una función decorativa y sobre ella podemos colocar otros objetos que adornen la entrada.

El principal propósito es que quede a la vista la propia maleta y se convierta en un mueble más de la casa; sin embargo, ofrece una apariencia completamente distinta, siendo un elemento mucho más novedoso y creativo.

Si tenemos unas patas que soporten la maleta, estas deben estar bien fijadas a la misma. Para la entrada, es conveniente que se encuentre más elevada. También está la posibilidad de que quede abierta; no obstante, si la encontramos cerrada, no ocupará tanto espacio y funcionará mejor como soporte.

La entrada ganará más en originalidad a través de muebles como este.

5 maneras de utilizar las maletas antiguas

Banqueta reutilizando una maleta
Imagen: pinterest.es

Bien es cierto que, por la propia apariencia de la maleta, se pueden realizar diferentes fórmulas decorativas. Lo más interesante de todo esto es que encaja a la perfección dentro de cualquier espacio, ya sea el dormitorio o el salón. Veamos 5 maneras de utilizar las maletas:

  1. Banqueta baúl: en este caso la maleta necesita una modificación en la tapa superior. Podemos incorporarle unas patas bajas y convertirla en banqueta, pero va a requerir un asiento acolchado en la superficie. Además, pueden guardarse distintos elementos en el interior.
  2. Mesita de noche: puede conformarse al disponerse dos maletas, una encima de otra, o simplemente colocando una maleta sobre unas patas bajas que queden a la altura de la cama.
  3. Tocador: al abrir la maleta puede colocarse un espejo en la parte superior. En el interior pueden guardarse todo tipo de artículos de maquillaje, teniendo en cuenta que el recipiente es bastante amplio. Incluso, también puede servir como joyero.
  4. Estantería: aunque no posee el formato adecuado para utilizarse como estantería, pueden disponerse varias maletas, unas encima de otras y de mayor a menor tamaño, para construir, así, una estructura en torre.
  5. Mesa central para el salón: al igual que la mesita de noche, podemos realizar una mesa central; sin embargo, vamos a requerir una maleta de gran tamaño y unas patas bajas para que encaje mejor dentro del espacio y junto a los muebles.

Efecto desgastado para las maletas antiguas

Mesa con maleta
Imagen: pinterest.es

Las maletas pueden trabajarse de distintas maneras; lo importante es que la apariencia resulte atractiva y ofrezca una estética más innovadora. 

Al ser un material antiguo, su textura y color pueden haberse deteriorado; por eso, nos interesa cambiarle la imagen externa. Para ello, puede pintarse toda la superficie en su tono original.

De todos modos, las maletas antiguas se han convertido en un referente a nivel decorativo. Su apariencia desgastada también puede ser una característica interesante, generando un estilo vintage que recuerda el uso que se le ha dado y que ahora cumple otra finalidad completamente distinta.

Las antigüedades no pierden su valor sino que siguen cumpliendo una función decorativa.

Maletas a modo de cajones para una cómoda

Cómodas originales
Imagen: pinterest.es

Las maletas antiguas también pueden ser utilizadas como cajones para una cómoda. En este caso, la particularidad se encuentra en que cada cajón muestra la apariencia de maleta, con el mango y los cierres para que gane mayor realismo.

Por otro lado, también está la posibilidad de utilizar el recipiente de la maleta como cajón. Se quitaría la tapa superior y quedaría únicamente la parte inferior, pudiéndose complementar con otras maletas que, entre todas, configurarían un mueble y sus cajones.

Imagen principal: pinterest.es

  • Wilson, Judith: La casa vintage: para lograr una decoración ecléctica y actual, Océano Amabar, 2010.