Ideas para organizar un vestidor funcional

05 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Qué tal si coges lápiz y papel y anotas estas buenas ideas que vamos a darte? Verás como tu vestidor ganará espacio y se verá más ordenado. ¿Lo comprobamos?
 

Para organizar un vestidor, no necesitas saberte de la «a a la z» las propuestas de Marie Kondo; con un poco de sentido común y las pautas que vamos a darte, no tardarás en conseguirlo.

Da igual que tu vestidor esté integrado en el dormitorio principal o independiente; lo importante es la funcionalidad que tenga en su interior para poder sacarle el máximo partido.

Organizar un vestidor, primeros pasos

Vestidores con banquetas

La distribución

Si dispones de una habitación amplia, puedes instalar módulos en el fondo y los dos laterales de la pared. Si la habitación con la que cuentas es de menores dimensiones, te aconsejamos que prescindas de estos módulos.

Cuando el vestidor sea abierto a otra estancia, la disposición más recomendable es en forma de L, lo que te permitirá aprovechar los metros de una esquina.

Además, los vestidores pueden hacerse a medida y, aunque resulte un poco más caro, esto permite aprovechar mejor el espacio ya que se adaptarán mejor a la forma de la habitación, dando igual que esta tenga o no una planta regular.

La previsión

Vestidor con isla central.
Vestidor / arquitexs.com
 

La gran ventaja que ofrecen los vestidores es que se pueden organizar a medida del usuario. Por ello, es importante saber qué se va a guardar para elegir el accesorio o módulo adecuado para cada prenda o complemento.

Además de las barras para colgar (si se sitúan en zonas altas, son ideales las hidráulicas que se abaten al tirar de una palanca), hay pantaloneros extraíbles que ocupan poco espacio y evitan que se arrugen tus pantalones.

También. deberás tener en cuenta los corbateros que pueden instalarse en la parte interior de la puerta o bien extraíbles, cajones con o sin separadores de distintas medidas, bandejas y zapateros, además de cajas, cestos o colgadores son buenos recursos.

Organizar un vestidor: el espacio necesario

Las proporciones mínimas de un espacio dedicado a vestidor son de 1,20 x 1,50 m. Pero si se va a utilizar también para vestirse, entonces hay que añadirle 2 m² más. ¡Ten en cuenta estas medidas!

Cuando el dormitorio mide un máximo de 20 m², puede añadirse un vestidor independiente. Si la habitación es de planta alargada, este se puede situar en una esquina, separándolo del dormitorio mediante un tabique medianero.

Si el espacio es más pequeño, puede ubicarse un vestidor abierto e integrado en el dormitorio. Esta opción ofrece muy buenos resultados ya que no se sacrifican los metros de otras estancias o pasillos.

Sigue tomando nota, porque si la habitación es cuadrada, te recomendamos colocar la cama en el centro y levantar un tabique de pladur, haciendo las veces de cabecero para, de esta forma, delimitar la zona del vestidor.

 

Organizar un vestidor: todo en orden

Divide y vencerás

Organizar un vestidor

Más que por su amplitud, su funcionalidad viene determinada por una óptima distribución. Esto será determinante para conseguir el resultado que se busca.

En general, se destinará una parte alta para maletas o ropa de la temporada anterior; otra intermedia, con barras altas, para vestidos largos; y barras a media altura para faldas, vestidos cortos, pantalones, americanas y camisas.

Finalmente, en el área inferior, se colacan cajones que ayudarán a guardar camisetas, ropa interior…;y por supuesto, no se debe olvidar una zona para guardar el calzado.

Medidas a tener en cuenta

A la hora de organizar el interior del vestidor hay que tener presente unas medidas básicas. Por ejemplo, para colgar la ropa necesitas unos 60 cm de fondo y hay que dejar un hueco entre 150 y 170 cm de alto para abrigos y vestidos largos o entre 90 y 110 cm para prendas cortas.

Para guardar ropa interior o cosas pequeñas, es suficiente con cajones de 15 cm de profundidad; si se trata de jerseys, el fondo adecuado es de 25 cm. Estas medidas te ayudarán a que la ropa quede perfectamente doblada.

 

Las baldas superiores son suficientes con 30 cm de fondo pero si se guardan mantas o edredones, pueden llegar a tener hasta los 45 cm. Y muy importante: si vas a guardar ropa en cajas, hay que prever un hueco de entre 25 y 30 cm donde colocarlas.

Más que un armario

El vestidor ofrece la ventaja de tener toda la ropa ordenada por categorías y, por lo tanto, es más fácil de encontrar todo lo que necesitas en cada momento.

En este sentido, si se prescinde de puertas y se dejan baldas y estanterías vistas, se verá mejor el contenido de cada módulo, se creará un efecto más informal y desenfadado y se aprovecharán los centímetros.

Además, esta es una solución que resulta más económica. El inconveniente es que el interior no queda protegido del polvo y el desorden que pueda quedar expuesto a la vista.

Después de estas ideas, estamos seguros de que le echarás un vistazo a tu vestidor y te pondrás manos a la obra. ¿Ya has cogido lápiz y papel para tomar medidas e innovar tu espacio vestidor?