Mi Decoración
 

El felpudo desinfectante, una nueva tendencia

El felpudo desinfectante es una fórmula muy interesante para proporcionar seguridad e higiene en el interior del hogar. Se convierte, así, en un artículo funcional de uso diario que nos ayuda a desinfectar el calzado.
El felpudo desinfectante, una nueva tendencia

Hoy en día, tratamos de mantener la higiene del hogar de la forma más estricta posible. Es algo que nos inquieta y, por este motivo, buscamos fórmulas con las que tener todo en perfecto estado. Por eso, vamos a conocer en qué consiste el felpudo desinfectante.

La limpieza del hogar es un factor fundamental. A nivel personal, nos gusta tener todo en orden y con una buena apariencia, de ahí la necesidad de tener hábitos saludables como, por ejemplo, limpiar el polvo, fregar los cuartos de baño, barrer, ventilar la casa, etc.

Todo esto es un principio básico que debemos aplicar periódicamente. De esta manera, obtendremos los máximos beneficios para tener, así, un espacio habitable y seguro pero, además, podemos incluir otros artículos que nos ayuden a acabar con las bacterias y evitar infecciones.

¿Qué es el felpudo desinfectante y dónde colocarlo?

El felpudo desinfectante, una nueva tendencia

El felpudo desinfectante es un recurso muy interesante para higienizar el calzado. Generalmente, cuando llegamos de la calle y entramos en casa, no nos cambiamos las zapatillas. De este modo, resulta inevitable que ensuciemos y, así, es fundamental la limpieza diaria, incluso varias veces al día, sobre todo si hay bebés en casa que gatean por el suelo.

Una manera de lograr un espacio limpio es a través de este felpudo. Se puede colocar en la puerta de casa, justo en el pórtico de entrada o en el rellano del portal. Además, no abulta nada, suele tener unas dimensiones aproximadas de 65 x 40 centímetros.

También los hay de tamaño grande para portales de vencindarios que cumplen la misma finalidad; de hecho, son mucho más seguros para todo el mundo, ya que los residentes pasarán por esta alfombrilla y limpiarán su calzado de forma instantánea.

La mejor manera de que el hogar se convierta en un lugar mucho más limpio.

Beneficios, configuración y formato

A la hora de definir cuáles son sus beneficios, debemos tener en cuenta que es para uso diario. Antes de entrar en casa, es importante que podamos estar tranquilos de haber higienizado el calzado. Veamos, por tanto, qué nos proporcionan:

  • Generalmente, están realizados en caucho y resisten muy bien el paso del tiempo. Pueden pisarse con fuerza y tienen un largo aguante, a diferencia de las alfombras de tela que pueden acusar un deterioro considerable al cabo de los años.
  • Por un lado, están los que funcionan a modo de recipiente para el líquido desinfectante. Se forma una pequeña balsa sobre la cual vamos a pisar. Es importante que nos aseguremos que las suelas quedan bien impregnadas para conseguir el mejor resultado.
  • Una vez que se ha realizado este procedimiento pasamos al secado en otra alfombrilla situada justo al lado. Esta fórmula nos permite no manchar las superficies y evitar salpicaduras innecesarias; no obstante, es recomendable quitarse el calzado antes de entrar en casa.
  • Otro de los formatos más comunes son los felpudos cuyas alfombrillas quedan humedecidas por el líquido desinfectante y, a continuación, funcionan como una esponja. Aun así, es preciso colocar otro que permita secar la suela para evitar manchas o las marcas de las pisadas.

El felpudo desinfectante casero

El felpudo desinfectante, una nueva tendencia

Si no queremos acudir al mercado y deseamos ahorrarnos un dinero, podemos realizar nosotros mismos uno de forma casera. En realidad, es un sistema muy sencillo, no requiere complicaciones y desinfecta de forma rápida.

Podemos utilizar un pequeño recipiente donde verter el líquido o vinagre y, por otro lado, una alfombra o felpudo absorvente que sirva para limpiar y absorber la humedad que quede en la suela. En el fondo, el procedimiento es exactamente igual y el resultado será el mismo.

Tener un hogar más seguro está al alcance de la mano.

Una tendencia cada vez más común

Actualmente, la sociedad trata de alcanzar seguridad y confort. La mejor manera de lograr este propósito es a través de recursos como este, de ahí que se haya convertido en una nueva tendencia estética que, al fin y al cabo, también contribuye a nivel decorativo.

Al situarse en la entrada, puede tener colores y diseños personalizados, incluso con mensajes de bienvenida. No hay nada mejor para robarnos una sonrisa justo antes de entrar en casa.

En definitiva, podemos decir que este tipo de felpudos son funcionales, útiles y decorativos hasta tal punto que podemos enriquecer la estética del hogar desde la propia puerta.

5 felpudos con formas particulares

5 felpudos con formas particulares

Cada vez encontramos en el mercado felpudos con diseños más divertidos y originales: con forma de fruta, animales, alimentos... Anímate a usarlos en tu casa



  • Rognoni, Patrizia: La limpieza integral de la casa, Barcelona, De Vecchi, 2012.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.