Estores para todos los gustos. ¡Tú eliges!

26 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Quieres darle un toque más informal a las ventanas de tu casa? Pues continúa leyendo y descubre cómo decorar con estores.

Los estores se diferencian de las cortinas clásicas en que se recogen hacia arriba. Por esta razón, también se conocen como persianas de tela. Destacan por ser versátiles, prácticos, económicos y sencillos de instalar.

Suelen ser planos y crean sensación de orden. Además, pueden combinarse con cortinas laterales o constituir la única decoración de la ventana. Como ves, todo son ventajas.

Estores: conceptos generales

Combinación de cortinas oscuras con estores claros

Los estores son más informales que las cortinas pero, también, pueden adornarse con fruncidos y volados por lo que se adaptan a cualquier tipo de ambiente.

Se utilizan mucho en ventanas de poco tamaño, o cuando debajo de la abertura de estas hay un radiador o un mueble y no resulta cómodo instalar cortinas que lleguen hasta el suelo.

Por su sistema de funcionamiento, se distinguen los estores enrollables, los plegables con varillas y los de tracción hacia arriba (venecianos). ¡Tú tienes la última palabra!

Los primeros son los más sencillos. Se enrollan en una cabecera o rodillo como cualquier persiana y, al desplegarse, quedan planos mostrando perfectamente toda la tela. Son ideales para estancias de mucho uso.

En cambio, los estores plegables con varillas forman amplios pliegues horizontales al subirlos, aunque quedan lisos al bajarlos. Debes tener esto en cuenta para darle la estética definitiva a la habitación donde los coloques.

Por último, los estores de tracción hacia arriba no tienen varillas por lo que si están recogidos, quedan arrugados. Dos variaciones de este tipo son los estores austríacos y los festoneados.

Estores: detalles prácticos

Cómo lograr intimidad en el hogar

Piensa que las diferencias existentes entre los principales tipos de estores son el sistema de sujeción, la tela y las medidas que tienen que tener en cada caso.

Las telas con poca caída son adecuadas para la confección de estores, ya que se les suma en muchos casos el peso de las varillas y del forro. Lonetas, chenillas, sedas salvajes y organdí están entre las más utilizadas.

Cómo colocarlos

Los estores se pueden ubicar dentro o fuera del hueco de la ventana, aunque lo más habitual es colgarlos en el interior. Si no hay hueco, debe instalarse un sistema de sujeción por encima del marco de la ventana que dará la anchura que tendrán.

No olvides que con las ventanas correderas el estor nunca choca con obstáculos pero si las ventanas son de hojas batientes, se debe dejar suficiente espacio arriba para abrir y cerrar sin problemas.

Características

Los estores enrollables que se extienden de arriba a abajo están compuestos de una sola pieza, son muy fáciles de instalar y, también, de confeccionar ya que no llevan canales para las varillas ni argollas, solo una tela almidonada.

Esta tela no debe ser muy gruesa para que se enrolle sin dificultad. Los hay que se estiran dejando pasar la luz por encima sin restar privacidad. Eso sí, evita las telas con grandes dibujos porque al subir el estor quedarán cortados por los pliegues.

Por último, los estores de tracción hacia arriba disponen de unos cordones a izquierda y a derecha que pasan por una hilera vertical de anillas y hacen que se arrugue la tela al subirlos.

Estores: ¿cómo tomar medidas?

Elegir un estor
Imagen: amazon.es

Si el estor va montado dentro del hueco de la ventana, para conocer su longitud debe medirse la distancia desde el punto de sujeción hasta la repisa.

Para saber el ancho, se mide la distancia horizontal de la ventana y se restan 3 cm para que la tela quepa holgadamente en el hueco. Cuando el estor se sujeta a la pared, hay que sumar 5 cm a cada lado de la ventana para que la luz no entre por los laterales.

Finalmente, para calcular la longitud se suma la distancia entre el sistema de sujeción y el inicio del hueco de la ventana. Es conveniente que tengas en cuenta estos aspectos para no equivocarte en el cálculo.

Modificar percepciones

Una ventana parecerá más larga si se viste con un estor cuyo borde inferior cubra, cuando está recogido, justo el marco superior de la abertura, de modo que no se sepa donde empieza la ventana.

En el caso contrario, cuando esta es excesivamente larga y se quiere disimular ese defecto, resulta muy útil colocar estores austriacos. Este tipo de persianas de tela cubre parte de la superficie de la ventana, incluso cuando están recogidas.

Después de haber leído nuestro post, ¿ya tienes claro si colocarás estores en alguna de las estancias de tu casa? Cuéntanos.

Imagen principal: amazon.es