El estilo casual contemporáneo

16 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El estilo casual contemporáneo es un tipo de decoración que resulta sofisticada, innovadora y original. Es una manera de actualizarse y ofrecer una apariencia más formal y modernizada.

A la hora de modernizar el hogar, debemos utilizar recursos que sean actuales y con un carácter más tecnificado y vanguardista. Por eso, vamos a conocer en qué consiste el estilo casual contemporáneo, cuáles son sus características fundamentales y de qué manera se puede aplicar.

El hecho de estar a la moda implica seguir una serie de preceptos sociales. En este caso, no es cuestión de copiar o desarrollar un tipo de decoración que haya sido creada por un especialista en concreto, sino elaborar un diseño que sea curioso, atractivo y de última tendencia.

Indudablemente, no podemos olvidarnos de ciertos componentes que, al fin y al cabo, ofrezcen una actitud renovada; es decir, que rompen con los estereotipos tradicionales para abrir otros rumbos estéticos más innovadores.

El sentido contemporáneo en la decoración

El estilo casual contemporáneo

En lugar obtener la inspiración en modelos del pasado, este estilo se centra en un único objetivo: la visualización del presente con vistas hacia el futuro. Este concepto puede resultar un tanto abstracto; por tanto, es preciso explicar más detenidamente a qué nos estamos refiriendo.

El sentido contemporáneo se alcanza mediante los esquemas modernos; es decir, planteando posibilidades estéticas que sean coetáneas al interiorismo que se trabaja en la actualidad pero incorporando otros procedimientos que puedan causar tendencia.

En otras palabras, se busca la originalidad, la novedad y el diseño que renueve la imagen que habitualmente solemos disponer en las casas. De este modo, guarda una relación directa con la sociedad del momento pero tratando de incorporar otros escenarios inéditos.

Existe otra manera de decorar, mediante la originalidad y la innovación.

Recursos propios del estilo casual contemporáneo

Esta es una buena opción estética para un piso de ciudad. Sin duda alguna, se convierte en un estilo muy interesante que puede sorprendernos. Por eso, si tuviésemos que señalar algunos recursos decorativos dentro de este ámbito se podrían subrayar los siguientes:

  1. La reducción de las formas a lo más básico, mediante armarios, estanterías o muebles que se conformen por líneas rectas y sistemáticas. La idea es que tratemos de plantear horizontalidad y verticalidad de forma generalizada.
  2. El sofá de gran tamaño, de tipo chaise longue o, simplemente, uno que abarque unas dimensiones considerables. De esta manera, se puede convertir en el eje protagonista del salón. Se recomiendan los tonos neutros o los oscuros.
  3. Respecto a las alfombras, son indispensables. No solo aportan color o un estampado recurrente, sino también comodidad para los pies, algo que se agradece. Un caso especial son las de bambú o las de pelo de invierno, dependiendo del efecto que deseemos.
  4. El mobiliario debe ofrecer funcionalidad. Las mesas, tanto del salón como de dormitorio, han de representar diseños fáciles y asequibles que proporcionen armonía en el conjunto. No conviene que las superficies resalten con detalles, tallas o simbologías.
  5. Por otro lado, cabe destacar las butacas giratorias con reposapies o el sillón otomano de cuero que pueda ofrecer otra imagen distinta al interior. La sofisticación se considera una prioridad.

¿Cómo se alcanza el nivel «casual»?

El estilo casual contemporáneo

Este es otro campo importante de trabajar. Aquello que se considere «casual» dentro de este estilo quiere decir que llega a ser admirable y digno de asombro. En otras palabras, que refleja singularidad y distinción, muy parecido al Mid Century moderno.

Esto no se logra únicamente con el mobiliario, sino también a través de cuadros de pared que sean abstractos o de arte marginal y, por otro lado, mediante la distribución congruente que establezcamos de la decoración.

Debe aplicarse, en todo momento, la coherencia y el orden, donde cada pieza tenga un objetivo y transmita un significado. Además, no hay que olvidar la diafanidad del espacio, algo imprescindible para garantizar el sosiego y la calma.

Los colores, ¿cuáles son los más apropiados?

Para elegir la paleta cromática debemos partir, en primer lugar, del significado que deseamos transmitir. No se busca una impresión exagerada ni tampoco producir contrastes ilógicos.

El estilo contemporáneo casual se caracteriza por tener una relación tonal sencilla y básica. Los tonos neutros toman el protagonismo (grises, blancos, azules oscuros…). También interesa aportar cierta calidez con la madera, ya sea en el suelo o en los muebles.

En definitiva, se convierte en una alternativa particular que, a día de hoy, se desmarca de otras fórmulas practicadas hasta ahora.

  • De Haro Lebrija, Fernando; Fuentes, Omar: Espacios con estilo, AM Editores, 2012.