Cómo decorar con tartán y dejar a todos a cuadros

Mónica Heras Berigüete·
24 Octubre, 2020
Decorar con tartán es todo un clásico que siempre vuelve. Te proponemos que le abras la puerta de tu casa porque está más de moda que nunca.

Uno de los estilos más atemporales y clásicos está de vuelta este otoño. Aporta calidez, color y nos da un montón de posibilidades para poner a prueba tus habilidades como interiorista. Descubre algunas claves para que puedas decorar con tartán tu hogar.

El resultado te va a encantar y verás que tiene más aplicaciones que las que se te ocurren a simple vista. Prepárate para abrirle las puertas a los cuadros escoceses. 

Los orígenes del tartán

Tartán o cuadros escoceses
Foto de Godisable Jacob en Pexels

Es un estampado tan versátil que tan pronto cubre un sofá como que lo ves en un vestido de pasarela. Tiene sus orígenes en el medievo y, aunque se cree que nació en Escocia, en realidad lo hizo en Austria.

Sin embargo, fueron los escoceses los que lo usaron como símbolo de su identidad nacional en los siglos XVII y XVIII. Se realiza con hilos de diferentes colores en un esquema de cuadros y lo utilizaban las familias nobles escocesas en forma de faldas o kilts, el icono de las Highlands.

Fue después de la II Guerra Mundial que el tartán se convirtió en uno de los tejidos favoritos del mundo de la moda y actrices como Audrey Hepburn o Marilyn Monroe lo convirtieron en uno de los más deseados.

Los distintos colores del tartán

Tal vez desconozcas este dato, pero en un principio el tartán tenía solo los colores blanco y negro. Fue años más tarde, con la introducción de los tintes vegetales usados en tejidos que aparecieron el verde, el morado y los grises, así como varias tonalidades de azul, naranja y amarillo.

  • Tartán clásico: cuadros verdes y azules y líneas en rojo.
  • El tartán formal: verde y azul sobre un fondo negro y con una finísima línea blanca.
  • Tartán real: rojo, verde y azul sobre un fondo blanco o bien, blanco y rojo sobre un fondo gris.

Decorar con tartán y triunfar

Tipos de manteles

El tartán es perfecto para crear atmósferas cálidas y tiene el don de convertir cualquier lugar en uno mucho más acogedor.  Sus colores y formas remiten al estilo más rústico, a los refugios invernales y de montaña, pero también van de lujo con la decoración nórdica. Pon atención en elegir los diferentes colores y texturas, dependiendo de la habitación.

Los detalles que te dejarán a cuadros

Si quieres añadir algunos toques, pero sin saturar el espacio, puedes empezar por poner unos cojines en el salón. En Scontland Shop tienen tantos patrones que te va a costar decidirte.

Los manteles de cuadros también se ubican entre los favoritos de muchos y no es de extrañar puesto que son capaces de hacer de una mesa un lugar acogedor y apetecible. También hay vajillas y tazas que siguen ese patrón; esta que encuentras en Redbubble hará que la hora del café sea ideal y con mucho estilo.

Decorar con tartán a lo grande

Cojín a cuadros

Si lo tuyo es pasión por el tartán, atrévete a elegir algún diseño para las cortinas, o para esa butaca que tienes en tu rincón de lectura. Para que luzca bien, añade muebles en tonos claros para crear un ambiente más luminoso y agradable en contraste con la fuerza textil.

Si quieres llamar la atención por completo y arriesgar, pon una alfombra y convierte a tu suelo en el protagonista absoluto. El blanco y negro siempre es una opción más neutra y fácil de combinar.

Otra de las tendencias para este otoño es el papel pintado de cuadros. Una vez que elijas un modelo, solo tendrás que añadir complementos que vayan en la misma gama cromática y muebles de líneas sencillas para no recargar la composición.

La decoración con tartán es siempre una idea estupenda. La buena noticia, es que encuentras todo tipo de muebles y accesorios con los que podrás darle a tu hogar un aire cálido.

Combínalo con los colores que vayan con tu patrón y con un mobiliario en tonos claros y de líneas simples. Plaids, ropa de cama, menaje para la cocina, accesorios para el baño… todo es posible.