¿Cómo decorar un recibidor?

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 09 Febrero, 2018.

Última actualización: 09 Febrero, 2018

El recibidor se convierte en el primer espacio que pueden ver los invitados en nuestro hogar; por eso, debemos cuidar mucho su estética. Te ofrecemos algunas ideas sobre cómo decorar un recibidor.

Normalmente el hall de entrada es el preámbulo de lo que se puede encontrar en el resto de la casa; es decir, es el primer contacto que se tiene con la decoración y diseño del propio hogar.

Abordar correctamente cada detalle y el mobiliario expresa la temática de la casa. Así, es recomendable que exista una buena conexión de la entrada con el resto de habitaciones.

Recibidor de sencillo

Hay que tener en cuenta que el recibidor es una zona de paso. En ningún momento lo utilizaremos como lugar de estancia o para sentar a nuestros invitados. El tiempo que estemos en él será breve.

De esta manera, se puede hacer un espacio sencillo, sin demasiados lujos ni elementos atractivos.

Una cómoda con o sin cajones o también una pequeña mesa baja son buenos recursos. Deben ser simples y de líneas rectas. A continuación, como remate, se colocan encima algunos jarrones o plantas para ambientar el lugar.

No debemos olvidar el espejo, elemento indispensable que nos ayuda a echar un vistazo a nuestra apariencia antes de salir a la calle. Preferiblemente que sea cuadrangular y simple, sin remates.

Si el lugar no percibe mucha luz, es mejor emplear muebles claros para que no resulte demasiado tenebrosa la entrada.

Recibidor de estilo rústico

Para este tipo de recibidor la madera tendrá un lugar importante. El carácter rústico se alcanza a través de este material especialmente.

De nuevo la simpleza es el objetivo que debemos buscar; no hay que recargar, simplemente dejar a la vista el mobiliario.

Una mesa pequeña, ya sea cuadrangular o circular, puede servir como soporte para algunos objetos decorativos:

  • Plantas.
  • Una lámpara.
  • Fotos.
  • Bandeja.
  • Llavero.

A su vez, se combinará perfectamente con la madera de las vigas que quedarán a la vista o simplemente con el color de las paredes.

Una silla junto a la mesa transmite el sentido de reposo y comodidad. Y, por supuesto, no debe faltar el espejo, pero en esta ocasión con marco de madera.

En el suelo, colocaremos una alfombra rugosa que no transmita ostentosidad, sino humildad y sencillez. Es importante armonizar el conjunto con los mismos tonos, tanto terrosos como desgastados.

Recibidor de estilo galante francés

Este estilo es la contraposición al rústico. Para ello, emplearemos la línea curva como principio de diseño, la rectitud ya no nos interesa.

Se puede situar un sofá con remates curvos, al igual que en el espejo, cuyo marco denota dinamismo por la forma. De la misma manera se produce en la lámpara de lágrima, la cual puede tener remates que simulan bordados.

Junto al sofá se puede incluir una mesa con lámpara pequeña, siguiendo un estilo Art Déco. La idea es transmitir un gusto refinado y cuidado, es decir, un sentido galante, a modo de palacete.

¿Cuáles son los colores que se pueden aplicar? Tonos claros, así el recibidor gozará de mucha luz y brillantez. Los más recomendables son los siguientes:

  • Blancos.
  • Dorados.
  • Ocres.

En cuanto al suelo, muchas casas que poseen un estilo afrancesado pueden tener azulejería o hidráulico. Por tanto, ¿es conveniente colocar una alfombra? No importa si queda al descubierto el suelo, estéticamente puede resultar bonito.

Recibidor minimalista

Otro estilo que gana presencia en el mundo del diseño es el minimalismo. ¿Cómo podemos aplicar este diseño a nuestro hall?

En primer lugar, hay que tener presente que la sutileza y la limpieza de formas tienen que ser pilares fundamentales; en otras palabras, la línea recta y las formas simples elementales.

Podemos colocar una mesa, un estante con baldas o una cómoda. No deben tener formas complicadas, más bien han de reflejar funcionalidad. Encima del soporte puede colocarse algo de decoración, pero sin recargarlo.

En cuanto al espejo, que sea cuadrangular. La estabilidad de las líneas rectas deben quedar presentes en él.

Como el minimalismo reduce a lo mínimo la expresión artística, el recibir con este estilo pierde interés a la hora de detenerse en él; es decir, es básico y funcional, por eso tampoco interesa colocar ningún tipo de asiento.

Conclusión

Cualquier recibidor de los explicados puede ser muy sencillo de hacer; no obstante, debes tener presente que el conjunto del hogar debe estar en sintonía; es importante no romper la armonía del hogar.


Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.