Centros de mesa de estilo vintage, una vuelta al pasado

La decoración del hogar pasa también por la mesa del comedor. En comidas, cenas y otras celebraciones, debemos demostrar cómo es nuestra personalidad. Por eso, es importante escoger los recursos adecuados para sorprender a los invitados.
Centros de mesa de estilo vintage, una vuelta al pasado

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 30 Noviembre, 2020.

Última actualización: 30 Noviembre, 2020

Cuando tenemos una comida elegante, tratamos de ofrecer las mejores galas. Es importante atender a aspectos como la cubertería, el mantel, el diseño de los vasos, las velas, etc. Para complementar todo esto, vamos a conocer los centros de mesa de estilo vintage, una vuelta al pasado con el fin de darle un toque especial al ambiente.

La decoración no se limita únicamente a los recursos que se disponen en el hogar, también cumplen una función importante en actos y celebraciones. Si queremos impresionar a nuestros invitados, debemos ser cautos y cuidar hasta el más mínimo detalle.

Si queremos conseguir originalidad y distinción, debemos utilizar elementos que sean llamativos. Esto no quiere decir que haya que recurrir a extravagancias o planteamientos excéntricos. El propósito es que logremos cierto grado de finura y un estilo definido.

Cómo lograr el concepto vintage

A la hora de aplicar un principio vintage a la decoración deben unirse, básicamente, lo antiguo con un toque moderno. Aunque resulte abstracta esta idea, es el objetivo que debemos marcarnos; solo así se conseguirá un carácter sofisticado y perfectamente cuidado.

Con esto no hay que encasillar los recursos estéticos dentro de un planteamiento clásico o desfasado; en realidad, debe establecerse un sentido vetusto en el propio objeto, trabajándolo de tal manera que se convierta en una pieza interesante para un diseño actualizado.

En otras palabras, la idea de recuperar un elemento del pasado para aportarle la importancia que se merece. Se puede lograr, así, un contenido basado en un gusto por la decoración en sí. De hecho, puede recibir un protagonismo singular y suscitar mayor interés.

En el mundo del interiorismo, hay que desmarcarse y tratar de aplicar nuevas fórmulas estéticas.

Tipos de centros de mesa de estilo vintage

Una vez que hemos podido desgranar cuál es la esencia propia de un elemento como este, es importante señalar que estos recursos van a ocupar un sitio destacable, teniendo en cuenta que se ubican en un lugar centralizado donde no pasarán desapercibidos.

  1. Una caja antigua, que puede haber servido para cualquier otra aplicación funcional, puede adquirir otra condición. El siguiente paso sería la introducción de flores en el interior. No importa si el material está envejecido o le falta color, ya que se convierte en un producto añejo.
  2. Un macetero de metal nos ayuda a producir brillos y reflejos muy interesantes. Son los típicos elementos que estarían en una casa antigua y que, en esta ocasión, adquieren otra categoría estética para que tomen presencia en el hogar.
  3. Una jaula de pájaros, aunque no lo parezca, puede llegar a ser un centro de mesa muy inusual. Si lo completamos por dentro con algunas flores, obtendríamos una imagen naturalista, espontánea y única.
  4. Un cuenco de cerámica con dibujos exteriores resulta un tanto peculiar. Nos recuerda a la decoración que se solía hacer en las viviendas antiguas; por eso, puede ser un buen recipiente para introducir velas, hojas o cualquier otra cosa que consideremos.

Tarros de vidrio y botellas

Una forma de cautivar a los invitados es a través de recursos sencillos. Podríamos, por ejemplo, utilizar tarros de vidrio a modo de maceteros con un ramo de flores secas para producir un clima más otoñal.

Otra posibilidad son las botellas antiguas de anís o las que tienen diseños por el exterior que nos recuerdan a las marcas de épocas pasadas. De la misma manera, las damajuanas se convierten en una buena apuesta a pesar de que ocupan bastante espacio.

Cualquiera de estas fórmulas pueden actuar en la decoración; no obstante, somos nosotros quienes debemos aportar el toque personal y estudiar la manera de intervenir en la mesa.

Los centros de mesa vintage no van a pasar desapercibidos.

El uso del bronce en la mesa

Para proporcionar un ambiente vintage, tenemos otra opción muy interesante: los centros de mesa de bronce, utilizados como maceteros o caldereros y que, en la actualidad, pueden tomar otra disposición.

Se suelen decorar con rostros de animales, relieves, detalles calados y abierto, vegetales, etc. Desde el exterior se comprueba una apariencia muy sofisticada, suntuosa y un tanto ostentosa.

Todo es cuestión de escoger de forma adecuada, ser perfeccionistas y estar conformes con la elección. Es la mejor manera de conseguir resultados significativos en la estética del hogar.

Te podría interesar...
Decor TipsLeerlo en Decor Tips
Cómo elegir el mejor centro de mesa para tu salón

Si quieres escoger o hacer tú mismo un centro de mesa para tu salón debes tener en cuenta qué forma tiene la mesa, para cuántos comensales hay cabida...Todo ello es importante para conseguir que quede bien a modo decorativo y no entorpezca en absoluto a ninguno de los comensales.



  • Quan, Diana: El paraíso es tu casa, Barcelona, Penguin Random House, 2017.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.