Alfombras de color amarillo y su contribución en el hogar

Si decoramos el hogar con recursos como las alfombras amarillas, estaremos aplicando un concepto estético distinto con el que otorgarle mayor relevancia al suelo.

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez en 19 Febrero, 2021.

Última actualización: 19 Febrero, 2021

En el suelo también se puede trabajar la decoración mediante recursos llamativos y singulares. En lugar de relegar a un segundo plano esa superficie, también se le puede atribuir cierto protagonismo; por eso, vamos a conocer cómo son las alfombras de color amarillo y su contribución en el hogar.

Si prestamos atención a su formato y función, nos daremos cuenta de que participan activamente en la estética del conjunto. Generalmente, nos centramos únicamente en los objetos y los muebles; sin embargo, existen otros elementos que tienen mucho que decir.

En el caso de las alfombras, repercuten de forma sustancial en el diseño interior. De este modo, merece la pena trabajarlas para que complementen la decoración y se configuren como un componente más para enriquecer el entorno.

¿Por qué escoger alfombras de color amarillo?

Hay que tener en cuenta que esta tonalidad no es habitual en las viviendas. Puede aparecer de forma esporádica o disponerse en algún recurso específico, pero no va a predominar de forma abundante debido a su estridencia y fuerza expresiva.

Todo elemento que sea amarillo va a ser peculiar. Se mire por donde se mire se consolida como un foco de atracción, básicamente por el contraste que se genera con el resto de recursos. No hay que olvidar que, normalmente, tendemos a utilizar neutros, cálidos, blancos, etc.

Si lo aplicamos en una alfombra, entonces esta se convierte en un referente en el lugar; es decir, un punto de atracción por su originalidad. De esta manera, se confirma como un principio estético muy distinto a lo que se puede encontrar en las casas.

El amarillo se desmarca del resto de tonalidades que se encuentran en el hogar.

Aplicación de estas alfombras en la decoración

Una alfombra contribuye positivamente tanto a nivel funcional como estético. Existen múltiples modelos, con estampados o, simplemente, con colores lisos. Las posibilidades son muy variadas, pero vamos a analizar cómo pueden participar las que son amarillas.

  • Obviamente, van a diferenciarse de todo lo que esté a su alrededor. No conviene que haya otros elementos amarillos, puesto que saturaríamos el espacio. Es mejor que tratemos de generar contrastes con neutros u oscuros.
  • Un ejemplo puede ser el suelo negro de un baño. Si empleamos una alfombra de ducha amarilla, producimos una distinción entre ambos componentes que, al fin y al cabo, genera un proceso vistoso y sugerente, algo que no es habitual.
  • En el salón podemos situarlas justo delante del sofá y bajo la mesa central. Si todo lo que esté entorno a ella es de tonalidad neutra u oscura, entonces conseguimos que sobresalga y que reciba, así, cierto protagonismo. Es una manera de trabajar mejor los suelos y que participen más en el hogar.
  • De la misma manera, interviene en la entrada o en una sala de estar. En el fondo, puede tener cabida en cualquier parte que nos propongamos; de hecho, va a depender de nosotros la manera en que lo combinemos con todo el conjunto.

Relación con los suelos de madera

Imagen: amazon.es

Hemos podido comprobar que este tipo de alfombras son una fórmula aceptable para los suelos, pero ¿qué ocurre si estos son de madera? ¿Combinan bien con el amarillo? Probablemente, percibamos una disparidad entre ambos; no obstante, no hay que olvidar que ambas tonalidades se encuentran dentro de los cálidos.

La mayor diferencia radica en el grado tonal. Este puede ser de un nivel de estridencia intenso como para que resulte demasiado fuerte en comparación con el color terroso de la madera.

Los dos dialogan de forma estable, sin que se genere inestabilidad o tensión. De todas formas, es mejor si el soporte es más ocuro que la propia alfombra para conseguir un efecto más contrastante y, a su vez, ayudar a alegrar más el hogar.

El principal propósito es que alcancemos la armonía cromática.

¿Qué debemos evitar?

Ante todo, no conviene combinar los amarillos con otros tonos radiantes o vibrantes. Es importante evitar estridencias innecesarias o tensión visual. La decoración debe regirse por principios estables, plácidos y agradables.

Si empleamos esta tipología en espacios donde ya hay rojos, naranjas, violetas o granates, podemos generar cierto desarraigo estético; es decir, no vamos a sentirnos cómodos. No obstante, hay que tener las ideas claras antes de elegir una alfombra.

Te podría interesar...
Mi DecoraciónLeerlo en Mi Decoración
Te enseñamos a elegir tus alfombras

En este artículo, te daremos algunas claves para elegir las alfombras que mejor le irán a las diferentes estancias de tu casa.



  • Jones, Owen: Decorando su hogar: guía para mostrar su hogar en su mejor momento, Megan Publishing Services, 2020.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.