Mi Decoración
 

5 recursos para lograr el estilo industrial

Este estilo se ha convertido en uno de los referentes más utilizados a la hora de decorar los pisos de ciudad. Ofrece múltiples posibilidades y, actualmente, está de moda.
5 recursos para lograr el estilo industrial
Francisco Jiménez

Revisado y aprobado por el historiador del arte Francisco Jiménez en 16 Diciembre, 2020.

Última actualización: 16 Diciembre, 2020

La definición de un diseño personalizado y auténtico radica en la elección que hagamos. Según los elementos que empleemos, así demostraremos nuestras inquietudes; por eso, vamos a conocer 5 recursos para lograr el estilo industrial.

Este concepto estético está ganando, hoy en día, un amplio recorrido gracias a los nuevos planteamientos que realizan los interioristas, los cuales se basan en los principios urbanitas y funcionales. Podemos considerar que, en el fondo, tenemos un campo de trabajo muy amplio dentro de este terreno.

En lugar de recurrir a los sistemas tradicionales, podemos acudir a aquellos formatos más innovadores que se ajusten a la idea moderna de decoración. En otras palabras, una manera de trabajar las viviendas de una forma mucho más sofisticada.

1. Muros de materiales vistos

5 recursos para lograr el estilo industrial

El estilo industrial se define por la espontaneidad, la sencillez y la rotundidad. No es cuestión de ofrecer combinaciones complejas o contrastes que generen tensión. Hay que relacionar todos los elementos de una forma cordial y sin complicaciones.

Un caso en particular son los muros, los cuales pueden quedar con el material original a la vista. Los más habituales son los de ladrillo. De este modo, se produce un efecto más callejero y alternativo que llega a proporcionar, incluso, cierto grado de naturalismo.

De la misma manera, se pueden utilizar piedras, sillares labrados o muros lisos y pintados. No hay que olvidar que tenemos la oportunidad de trabajar este recurso mediante la alternancia de materiales en las distintas paredes. Es una manera de dinamizar y establecer consonancias un tanto dispares entre sí.

Es momento de aportar un toque urbanita al hogar.

2. Recursos hechos de metal

Otra de las aportaciones más relevantes son los recursos de metal. Obviamente, podemos recurrir a otras tipologías, ya sean de madera, mármol, granito, etc.; sin embargo, estos tienen mucho que decir en los interiores. Vamos a conocer más de cerca algunos casos en particular:

  1. El arcón es un recurso discreto, sencillo y básico. No resulta llamativo ni tampoco llega a destacar por su tamaño. Se puede encontrar con un aspecto más oxidado y producir, así, un efecto visual más curioso.
  2. La mesa central del salón, justo delante del sofá y encima de la alfombra, puede llegar a ser una buena aportación. Las hay con patas esbeltas y finas o también con tablero redondo o cuadrado. Todo dependerá de la sensación estética que queramos aportar.
  3. Generalmente, los lofts de ciudad se configuran a partir de este estilo. Así, para acceder al piso superior requerimos unas escaleras que, en realidad, deben mostrar una imagen industrial; es decir, firmeza y seguridad, como si fuesen de una fábrica.

3. Las lámparas: iluminación y sofisticación

5 recursos para lograr el estilo industrial

Si queremos ofrecer una imagen moderna y refinada, es imprescindible que las lámpras adquieran mayor protagonismo. El diseño y la forma deben convertirse en un componente dinamizador de los interiores.

En este sentido, se pueden encontrar todo tipo de formatos. Las colgantes provenientes del techo son las más curiosas con un cuerpo estilizado, una campana ancha y llamativa, un concepto muy propio también del estilo high tech.

De la misma manera nos encontramos las de pie, alzándose con un tratamiento definido y funcional, al igual que puede ocurrir, por ejemplo, con los focos, tanto los de techo como los que se apoyan en el suelo.

4. Los relojes para marcar el paso del tiempo

Tenemos diferentes posibilidades de trabajar este recurso pero vamos a señalar dos. Por un lado, están aquellos que se disponen encima de la chimenea, de un mueble o en una encimera. Los electrónicos encajan muy bien y generan sensación de contemporaneidad.

Otro caso muy curioso son los que se fijan en la pared, como si fuesen el reloj de una estanción de tren. Aportan un contenido mucho más activo y original, transportándonos a un espacio urbano.

5. Las sillas en el estilo industrial

Actualmente, se encuentra en el mercado una amplia variedad de diseños de sillas. Numerosos artistas e interioristas han hecho, a lo largo de la historia, diferentes planteamientos estéticos. Algunos ejemplares son la Ball Chair, la CH20, la Taliesin, entre otras.

Cualquier opción puede ser buena, todo es cuestión de que sepamos combinarlas con el resto de los recursos. En otras palabras, no hay que generar distensión y tampoco deben desentonar. Simplemente, puede ofrecer un carácter más atrevido y aportar más personalidad.

Estilo industrial: todo lo que debes saber

Estilo industrial: todo lo que debes saber

El estilo industrial se caracteriza principalmente por ser una arquitectura sin pretensiones y con un atractivo visual que se relaciona con la desnudez de su estructura y sus materiales. Nos recuerda a naves industriales dónde prácticamente todas las estructuras de la casa están a la vista.



  • AA. VV.: Vivir en la ciudad: diseño contemporáneo para la vida urbana, Blume, 1997.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.