Llena de plantas aromáticas tu cocina

Mónica Heras Berigüete·
04 Julio, 2020
Decora tu cocina con plantas aromáticas y úsalas, además, para darle sabor a tus platillos. ¿Te apetece la idea?

¿Existe una mejor idea que decorar tu cocina con plantas y después utilizarlas para darle aroma a los platillos de tu cazuela? Si tienes ganas de tener tu propio huerto de plantas aromáticas y no sabes ni cómo hacerlo, ni cuáles usar, es tu día de suerte.

A continuación, descubrirás un delicioso puñado de ideas para que pongas plantas cien por cien comestibles en tu cocina sin importar el espacio con el que cuentes. ¡A cultivar!

Las plantas aromáticas: de la maceta a la cazuela

Plantas aromáticas
Imagen: pinterest.es

Con los cuidados necesarios, un poco de cariño y algo de paciencia, tendrás plantas aromáticas sanas, bonitas y sabrosas para aderezar cada uno de tus platillos.  

Lo primero que debes saber es que las plantas aromáticas, en general, crecen bien en el interior y no suelen requerir mucha luz, lo que las hacen ideales para decorar la cocina. Podrás decidir dependiendo del espacio y de tus gustos, cuáles van a inundar tu paladar.

El perejil, que no falte

Perejil
Imagen: es.wikipedia.org

Uno de los condimentos básicos de la cocina mediterránea es el perejil. Sus particulares hojas de color verde muy vivo y, en ocasiones, rizadas le darán un toque muy estético a tu cocina.

Necesita riego constante pero poca agua y le sienta genial la luz del sol, pero no su exposición. Una de sus ventajas es que sus hojas son perennes, así que tendrás perejil todo el año. ¿Sabías que es digestivo, diurético y antioxidante?

Plantas aromáticas: la albahaca

Albahaca
Imagen: pinterest.es

Si te gusta la comida italiana esta es una de las plantas aromáticas que no pueden faltar en tu cocina. Es uno de los condimentos perfectos para las pastas y sus hojas tienen un aroma muy característico.

Aunque su agradable olor pueda parecerte muy apetecible, los insectos lo odian y, por ello, es considerada un repelente natural para los mosquitos, por lo que es perfecta para decorar ventanas, balcones o jardines.

Tomillo para cuidar de tu salud

Planta tomillo.

Existen un montón de especies, pero sea cual sea la que elijas, el tomillo no puede faltar en tu cocina. Florece a finales de primavera y da unas bonitas flores de tonos entre blancos, rosas y violetas preciosas.

Tiene un aroma muy característico y, además de ser ideal para aderezar cualquier platillo, su infusión es un excelente digestivo. También, tiene propiedades desinfectantes,  antisépticas y se dice que es expectorante y antitusivo, por lo que es una de las plantas aromáticas que se recomiendan para el tratamiento de resfriados.

Aquí, te enterarás de los beneficios de la infusión de tomillo, cómo prepararla y en qué casos puedes usarla para combatir algunas molestias leves. ¿Quieres descubrir toda esta información?

¿Cómo cuidar de las plantas aromáticas?

Decorar la cocina con plantas
Imagen: pinterest.es

Si no se te da demasiado bien la jardinería, la buena noticia es que las plantas aromáticas requieren de pocos cuidados. Es importante que reciban suficiente luz natural, sin que les dé el sol directo y protegerlas de las corrientes de aire.

Vas a necesitar una maceta con drenaje para evitar que se encharquen. Al ser plantas mediterráneas, sólo necesitan cierta humedad, sin regarlas demasiado y, de preferencia, a primera hora de la mañana para que crezcan de forma saludable.

A las plantas aromáticas no les sientan bien los fertilizantes puesto que pueden cambiar su sabor. El guano o el hummus son las mejores opciones para alimentar sus sustrato. Mira en Amazon las opciones que tienes.

A la hora de utilizarlas en la cocina, simplemente corta las hojas frescas más grandes y así garantizas que sigan creciendo y que puedas disfrutar de todos sus aromas.

Como ves, las plantas aromáticas dan muchas ventajas en la cocina: te las puedes comer, son bonitas y decorativas. Por si fuera poco, son muy fáciles de cuidar, así que ¡anímate a poner un huerto comestible!

Puedes ponerlas en macetas, en cajas, colgadas en la pared, sobre una repisa en lo alto de la cocina o en pequeños botecitos decorados a juego. ¡Explora tu creatividad!