Cómo organizar nuestra despensa para ganar espacio en tiempos del Covid-19

Mónica Heras Berigüete·
15 Mayo, 2020
Organizar la despensa es vital para hacerle frente a la crisis que vivimos mundialmente. Así, lograremos tener más espacio de almacenaje y hacer compras más inteligentes.

El Covid-19 ha cambiado nuestros hábitos de compra; ahora, hacemos todas las comidas en casa y eso ha hecho que incrementemos nuestro consumo. Por tanto, necesitamos ganar espacio al organizar la despensa.

Además, si queremos reducir las salidas al supermercado ya que se han vuelto más complicadas por las medidas de seguridad vigentes y por el riesgo de contagio que supone, aumentar la superficie de almacenaje se vuelve imperioso. Desde IKEA, quieren ponérnoslo más fácil y han compartido algunas de ideas para conseguirlo.

Organizar la despensa: liberar espacio

Mantener la despensa organizada es fácil, pero requiere de constancia.

Para lograr un buen almacenaje, necesitamos optimizar muy bien la superficie de almacenaje con la que contamos. Para lograrlo, lo mejor es que comencemos por vaciar todos los espacios que tenemos destinados a la despensa, limpiarlos, tirar lo caducado y ordenar bien lo que sí usamos.

Si después de este proceso nos sigue faltando espacio, podemos reubicar el menaje que usemos con menos frecuencia y dejar los alimentos más a mano. En el último de los casos, podemos “invadir” temporalmente otras zonas de la casa y ocupar armarios de otras estancias para almacenar productos no perecederos como la leche, los zumos, etc.

Si tenemos un carrito RÅSKOG en casa, puede ser una solución de almacenaje extra. Además, como tiene ruedas, es fácil de mover, lo que nos permite sacarlo cuando lo necesitemos y guardarlo cómodamente después.

Almacenar los alimentos no perecederos

En el caso de los alimentos no perecederos como las legumbres, la pasta, el arroz, el azúcar, la harina, etc., una manera de optimizar el espacio es almacenarlos en botes transparentes de cristal o plástico.

Pueden ser botes especialmente diseñados para esta función pero si no disponemos de ellos, podemos reutilizar botes de vidrio de productos que ya hemos consumido quitándoles la etiqueta. Es una excelente manera de apuntarse al zero waste.

La ventaja de almacenarlos así es que, además de aprovechar mejor el espacio, nos permite ver la cantidad que queda y planificar mejor la compra. Es importante poner más a mano los productos que utilicemos con más frecuencia y en los estantes superiores, los que menos.

Organizar la despensa por funciones 

Una idea muy práctica para optimizar espacio de la despensa y tener los productos no perecederos a mano, es hacerlo por funciones. Se trata de almacenar en una caja o cesta todo lo referido a una función o actividad; por ejemplo, todo lo que utilizamos para el desayuno o para el aperitivo, las salsas y condimentos para la comida o lo necesario para tomar un té o un café.

Esta idea organizativa nos permitirá, además de mantener el orden, tener las cosas accesibles cuando las necesitemos y guardarlas, luego, más fácilmente.

Cocina con despensa.
Cocina con despensa / pisos.com

Los frescos que van fuera de la nevera

Otro punto a la hora de organizar la despensa es evitar que el exceso de aprovisionamiento provoque que algunos alimentos puedan acabar en la basura. Por eso, es importante saber cómo y dónde debemos guardarlos.

Las patatas y las cebollas se mantienen más frescas en un lugar oscuro, por lo que es mejor guardarlas en un armario. Podemos almacenarlas en cajas de madera forradas con papel de estraza. Por cierto, no hay que mezclarlas porque se estropearán antes.

Además, muchas frutas y verduras como el plátano, los aguacates y los tomates se conservan mejor fuera de la nevera. Una buena idea para que respiren y se conserven más frescos es utilizar cestas, cajones o carritos de rejillas.

Envases para alimentos para organizar la despensa

Los envases para almacenar son una herramienta clave para mantener bien organizada la despensa. Además, nos permitirán conservar bien los alimentos y evitar que desperdiciemos comida. Existen varias opciones:

  • Botes de vidrio con cierre hermético de metal: perfectos para alimentos secos, salsas o mermeladas. Conservan los alimentos con todo su aroma durante más tiempo.
  • Tápers con tapa hermética: su cierre hace que sean ideales para conservar los alimentos en la nevera. También, sirven de fuente para servir.
  • Botes con tapa dosificadora: nos permiten servirnos directamente los alimentos secos como los cereales.
  • Bolsas con cierre: una excelente solución para congelar alimentos.

Organizar la despensa implica planificación y, hay que admitirlo, algo de tiempo, sobre todo si es la primera vez que nos ponemos manos a la obra con esta actividad. Sin embargo, con estas claves, podremos organizarla y optimizar los recursos que tenemos en casa.

Imagen principal: jeanlansing.shopkalo.com