Los colores que más predominan en las encimeras de la cocina

12 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Las tipologías de encimeras que nos encontramos en el mercado son variopintas. Algunas son más llamativas y radiantes frente a otras que tienden a pasar desapercibidas.

Una habitación se nutre de distintos recursos que le proporcionan cierta distinción y que despiertan el interés. Por eso, conviene que atendamos a los colores que más predominan en las encimeras de la cocina y qué particularidades estéticas ofrecen.

En el hogar, existen ciertos componentes que son indispensables, especialmente aquellos que son funcionales y ayudan en la decoración. En otras palabras, son determinantes por las cualidades que poseen, por ser prácticos y por ser únicos.

En la cocina, se puede trabajar el mobiliario desde distintas vertientes; sin embargo, la destreza está en la combinación de los electrodomésticos con los armarios y la encimera. Esta última adquiere un protagonismo destacable en el lugar.

Tipos de encimeras de la cocina

Colores en las encimeras de la cocina

El tipo de material influye en el color. Por un lado, se encuentra la laminada recta hecha con madera de aglomerado hidrófugo. Es un producto resistente y firme con una textura en relieve perceptible al tacto y con la apariencia propia de la madera.

Por otro lado, está la piedra, muy útil para soportar mejor el paso del tiempo y los distintos impactos que pueda recibir la superficie. Así, el granito y el cuarzo se convierten en las principales alternativas, sin olvidarnos del porcelánico que tiene distintas posibilidades a nivel cromático.

La imagen externa de estas encimeras destaca por sí misma, no solo por el color que tienen sino, también, por el acabado del producto. La uniformidad es una de las principales características que tienen.

Resulta imprescindible escoger la encimera que mejor se relacione con el conjunto.

Colores en las encimeras de la cocina

Tipos de encimera.

Las encimeras de la cocina suelen guardar unos patrones estéticos que se repiten. Normalmente, dudamos sobre cómo elegir la más adecuada; sin embargo, existen más ejemplares que conviene conocer. Veamos 4 casos:

  1. Los colores neutros son los más demandados; de hecho, el gris oscuro es el más recurrente. Esto se debe a que encaja muy bien con el entorno de la habitación y no genera tensión estética. El granito es el más utilizado.
  2. ¿Existe la posibilidad de tener una encimera de un color intenso? Las rojizas están ganando cada vez mayor éxito a nivel comercial. En el fondo, son de granito pero tintadas, de tal manera que nos encontramos con una tipología llamativa y radiante.
  3. El color de la madera es muy interesante, tanto en beige como en marrón oscuro. En este caso, la relación que exista con el mobiliario debe tratar de establecer una conocordancia; queda muy bien con el blanco y dentro de un estilo rústico.
  4. En el caso de que se quiera innovar y aplicar un color que resulte peculiar, el mercado nos ofrece encimeras azules, verdes, turquesas e, incluso, moradas. Si se va a utilizar algún color de este tipo, conviene que el mobiliario sea blanco o neutro.

Se puede comprobar, por tanto, una apertura de ideas realmente sorprendente. La cocina puede convertirse en un espacio espléndido para demostrar viveza y enriquecer, así, la decoración.

Las encimeras blancas: una tendencia fuera de lo común

Colores en las encimeras de la cocina
Foto de Mark McCammon en Pexels

Las encimeras de color blanco no son tan comunes. Aunque resulte extraño, no se emplean con frecuencia, pero ¿esto a qué se debe? Uno de los motivos es que se perciben más fácilmente las manchas y, aparentemente, contemplamos antes la suciedad. No obstante, esto es una cuestión psicológica.

En cambio, tiene una virtud que no poseen otras encimeras de colores: la capacidad de transmitir frescura, pureza e higiene. Además, combina muy bien con otros recursos de tonos: oscuros, neutros o más llamativos.

Por supuesto, existen diferentes gamas, desde un blanco radiante que favorece la luminosidad interna a un blanco roto con tendencia a ser amarillento. También, lo hay con la textura propia de la piedra.

El blanco nunca decepciona.

El color negro: seriedad y contundencia

cocinas negras

Si queremos que la cocina obtenga mayor seriedad y determinación en su aspecto externo, tenemos la posibilidad de aplicar un color que proporcione, a su vez, cierta contundencia. Por eso, el negro surge como una buena oportunidad.

No se recomienda este recurso si hay poca iluminación. El objetivo es que se pueda percibir la superficie donde trabajar. Por otro lado, se aconseja un contraste cromático con el resto del conjunto; de este modo, conseguiremos mayor elegancia.

Foto de Mark McCammon en Pexels

Ventura, Anna: 1000 ideas prácticas en decoración del hogar, Universe Publishing, 2003.