Así es una cocina en clave vintage

Mónica Heras Berigüete·
10 Septiembre, 2020
Descubre cuáles son los elementos que necesitas para tener una cocina en clave vintage. ¿Te apuntas a esta tendencia?

Las cocinas son uno de los espacios en los que más tiempo se pasa y ofrecen un doble reto a la hora de decorarlas; por un lado, deben ser prácticas y funcionales y, por otro, bonitas. En esta ocasión, descubrirás las pistas para crear una cocina en clave vintage.

Esta es, sin dudas, una de las propuestas más estéticas para este espacio al que solemos llamar el corazón de la casa. ¿Te apetece darle ese aire cálido a tu cocina? ¡Pon manos a la obra!

El encanto de las cocinas en clave vintage

Puedes elegir entre tantas propuestas a la hora de diseñar tu cocina y todas ellas tan atractivas que, posiblemente, te resulte difícil decidirte por alguna. Las hay de estética industrial, algunas clásicas y elegantes con sus acabados en mármol, otras más modernas con detalles futuristas…

Las cocinas vintage, por su parte, son francamente boanitas y capaces de transmitir esa sensación hogareña, cálida y de familia. Con algunos elementos antiguos combinados con los colores y materiales adecuados, es fácil darle este look a la tuya.

Lo más interesante es que puedes obtener el resultado que deseas usando colores suaves u otros más atrevidos, dependiendo de tus gustos, e incorporando algunas piezas clave como baldas de madera, los electrodomésticos retro o suelos de ajedrez.

Algunas ideas para tu cocina en clave vintage

Cocinas en Instagram: aires vintage
Imagen: @melodrama

Los estantes de madera

Las estanterías abiertas de madera son preciosas y, además, se convierten en el elemento perfecto para el estilo vintage de tu cocina. Puedes hacer que tu vajilla favorita quede a la vista y exponer bonitos tarros de cerámica, como este de Maisons du Monde. Lograrás un toque muy acogedor y lleno de encanto.

Electrodomésticos retro

Las neveras de la marca Smeg se han hecho famosas gracias a sus diseños llamativos, de colores y de estética claramente vintage. Sin embargo, no es lo único que puede darle ese rollo a tu cocina y basta con que añadas una batidora, una cafetera o un tostador tan chulo, como este de Ariete que encuentras en Amazon.

Los colores pastel para una cocina en clave vintage

En cuanto a la paleta cromática, hay mucho que decir porque puedes lograr una cocina con este aire a través de colores neutros pero, sin duda, los tonos pastel le darán ese golpe de efecto que estás buscando.

Como sabes, la mayoría de los electrodomésticos con esta estética viene en tonos verdes, rosas, azules y amarillos, así que con eso ya tienes gran parte lograda. No obstante, también puedes poner unos bonitos visillos con delicados estampados o, incluso, pintar algún mueble auxiliar. Te encantará el resultado.

Añade una pieza estrella

Si tienes la posibilidad de incorporar un mueble cien por cien vintage, el resultado sería espectacular. Prueba con un mostrador recuperado y transfórmalo en isla, o añade una vitrina. Lo cierto es que este tipo de mobiliario hará que tu cocina sea tan única y especial como lo eres tú.

Grifería dorada clásica.

Suelos bicolor

Los suelos de damero son todo un clásico de las cocinas de antes y la verdad es que son chulísimos. No te limites al blanco y al negro ni a que sean totalmente lisos; puedes hacerlo con los colores que mejor le sienten al resto de tu decoración. Como inspiración, puedes ver este tan bonitos que se han publicado en Pinterest. 

Un fregadero muy especial

Si quieres completar el cuadro de tu cocina vintage, no dudes en poner un fregadero antiguo. Se encuentran verdaderos tesoros tanto nuevos como de segunda mano y si le añades un grifo que vaya acorde, mucho mejor. Puedes poner unas cortinas en la parte baja si no quieres un mueble cerrado y aportar un toque de inspiración rústica. 

Para lograr que tu cocina en clave vintage sea todo un éxito, solo tienes que añadir estos y otros elementos que acompañen este look & feel: cortinas, mucha madera, taburetes, unas lámparas ad hoc y el conjunto estará terminado. 

Verás cómo disfrutas de tu nuevo espacio, será tan confortable que no querrás salir de él y toda la familia disfrutará preparando alimentos saludables.