Practicar yoga en casa: adaptación y acondicionamiento de un espacio

19 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Nuestro hogar puede adaptarse perfectamente para que podamos practica yoga de forma cómoda, relajada y completamente segura.

La necesidad de canalizar el estrés y el ajetreo diario se convierten en una premisa difícil de solucionar ante la falta de tiempo. Generalmente, no podemos practicar los hobbies que tanto nos gustan; por eso, vamos a conocer cómo practicar yoga en casa: adaptación y acondicionamiento de un espacio.

Las actividades de relajación y el deporte nos ayudan a desentumecer los músculos, oxigenar la mente y mejorar nuestro descanso. ¿Por qué no realizar estas actividades en casa en lugar de estar continuamente en la calle?

Hoy en día, existen diferentes fórmulas para desarrollar todo tipo de ejercicios en casa. Internet es una herramienta que engloba todo tipo de fuentes de información y videos. Lo único que nos hace falta es tener preparado y adaptado el espacio adecuadamente.

Escoger el espacio más adecuado para practicar yoga en casa

mujer en esterilla de yoga en jardín

La práctica del yoga puede llevarse a cabo en cualquier habitación siempre y cuando tenga la espacialidad adecuada; es decir, de nada sirve estar en un cuarto pequeño y estrecho si no vamos a estar cómodos y si nos va a ser imposible ejecutar todos los movimientos.

Lo primero que debemos hacer es observar todas las estancias de la casa y evaluar en cuál de ellas podemos trabajar. Muchas veces tendemos a emplear trasteros, buhardillas o habitaciones en desuso. La idea es buena, pero también pueden utilizarse los dormitorios y salones.

Existen dos posibilidades: transformar un espacio y emplearlo únicamente para el yoga o quitar y poner los recursos necesarios siempre que deseemos hacer los ejercicios. Cualquiera de las dos formulaciones son válidas, todo es cuestión de valorar y decidir.

El objetivo fundamental es que nos sintamos cómodos y tengamos el suficiente espacio.

Practicar yoga en casa: adaptación y acondicionamiento de un espacio

Sala de yoga

A continuación, vamos a conocer algunas fórmulas para adaptar correctamente una habitación que servirá única y exclusivamente para hacer yoga. Veamos 4 pasos a seguir:

  1. Podemos convertir una estancia que no esté siendo utilizada en una sala para hacer ejercicio. Esto no quiere decir que la convirtamos directamente en un gimnasio con maquinarias, sino que sea un lugar acondicionado para la práctica deportiva.
  2. Como el yoga se practica fundamentalmente tendido sobre el suelo, es necesario que este sea confortable. Se recomienda la disposición de tarimas de madera y, a su vez, unas losetas de caucho. Además, es conveniente tener una esterilla para ganar mayor comodidad.
  3. Probablemente, esta misma habitación la utilicemos para hacer pilates o cardio; por tanto, es ideal que tengamos organizados otros recursos para realizar los ejercicios dispuestos en estanterías, cajones y armarios. Todo ello siempre en esquinas o adheridos al muro.
  4. Por último, es importante reseñar que para garantizar la buena práctica del yoga es importante tener luz natural. De esta manera, facilitamos la posibilidad de ganar mayor templanza, sensibilidad y relajación.

Praticar yoga en casa: adaptación del salón

Ejercicio en el salón

A la hora de adaptar el salón, hay que tener en cuenta que este debe ser de gran tamaño. Si no es el caso, lo mejor es que apartemos el mobiliario del centro y sintamos que ganamos metros y amplitud.

El mejor suelo es, sin duda alguna, de madera. Si vamos a comprar un piso y sabemos que una habitación la emplearemos para hacer yoga, conviene que dispongamos tarimas de madera. No obstante, disponer de una colchoneta o esterilla pequeña es imprescindible.

Tal y como se ha comentado anteriormente, la luz natural es muy importante. En el salón, no nos va a faltar pero, si preferimos tener más iluminación, las luces cálidas son una apuesta segura, ya que nos transmiten serenidad y calma espiritual.

La adaptación de un espacio es, en el fondo, un proceso sencillo.

Adaptación del dormitorio

Ejercicio en el hogar

El dormitorio es, probablemente, el lugar más privatizado de la casa. Numerosos profesores de yoga realizan sus clases online en una estancia al uso o en el salón pero si lo practican en el dormitorio, es para ganar mayor intimidad y estar en armonía consigo mismos.

En este caso, conviene que tengamos alguna parte sin mobiliario para que podamos hacer correctamente los ejercicios. Se recomienda siempre estar junto a una ventana y con la esterilla o alfombra dispuesta en el suelo para que este no se desgaste.

  • Jones, María; Pace, Adele: Cómo estar en forma: guía para personas muy ocupadas, Barcelona, Amat, 2001.