Ventajas de tener una vivienda con vistas al mar

10 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
La posibilidad de asomarnos a la ventana y contemplar un paisaje marino nos ayuda a que disfrutemos más del hogar y lo convirtamos en un lugar que fortalezca nuestro entusiasmo.
 

Las vacaciones son una época para la desconexión y el descanso. Si tenemos una segunda residencia, es un buen momento para sacarle el máximo provecho, especialmente si está en la costa. Por tanto, vamos a conocer cuáles son las ventajas de tener una vivienda con vistas al mar.

Numerosas personas deciden comprar un apartamento en primera línea de playa. Esto se debe a la necesidad de estar un tiempo en un ámbito distinto al que habitualmente se tiene; de ahí, la importancia de pasar el día a día en una casa que ofrezca otras condiciones que resulten agradables.

El mero hecho de asomarnos por la ventana y poder contemplar un hermoso paisaje no tiene precio. Es una manera de romper con la rutina y salir de los cánones estéticos que, en el fondo, pueden resultar aburridos. Lo que realmente deseamos es que nuestro espíritu se anime.

Una casa en la playa, un lujo al alcance de pocos

Vivienda con vistas al mar
Foto de Asad Photo Maldives en Pexels

Una vivienda con vistas al mar se puede considerar un capricho personal. Si lo pensamos detenidamente, se convierte en un lugar un tanto idílico, tanto por las sensaciones que percibimos a diario como por la posibilidad de tener a nuestro alcance una estampa inigualable.

 

En realidad, nos ofrece una imagen completamente distinta a la que tenemos en las ciudades. Es muy diferente asomarse al balcón y ver el edificio de enfrente a tener un panorama extraordinario, especialmente si nos encontramos en el período estival.

No obstante, se puede dar el caso de que una familia resida en una casa así durante todo el año. No cabe duda de que es un privilegio, puesto que se disfruta diariamente de la brisa marina y de los colores del horizonte.

Un auténtico regalo para los ojos.

3 ventajas de tener una vivienda con vistas al mar

Apartamento de vacaciones
Foto de Valdemaras D. en Pexels

Cada persona puede mostrar, según su percepción, cuáles son los factores positivos de tener una vivienda con vistas al mar. Probablemente, el encanto y la emoción son conceptos que están presentes en la descripción.

La vida cambia por completo si se habita en un espacio donde reina la tranquilidad. Por eso, vamos a tratar de extraer 3 ideas fundamentales:

  1. Todos sabemos que el mar revitaliza la mente, nos calma por dentro y, psicológicamente, nos transmite felicidad. Si unimos estas ideas al espacio residencial donde pasamos la mayor parte del tiempo, estaremos obtenemos múltiples beneficios.
  2. Cuando recibimos invitados en el porche o en la terraza, la playa de fondo genera un panorama incomparable para enmarcar las celebraciones.
  3. Según la orientación de la casa, las ventanas pueden ofrecen distintas perspectivas que estimulan nuestros sentidos. De hecho, si existe la posibilidad de tener un gran vano en el dormitorio, podremos contemplar todos los días el paisaje y llenarnos de entusiasmo cada mañana.
 

Otra manera de airear la casa

Ventilar el hogar

Una de las mayores ventajas es que podemos airear cómodamente el hogar. Los vientos provenientes del mar suelen ser limpios, por lo que se favorecerían el bienestar general.

La brisa marina produce un efecto embriagador que elimina los malos olores y renueva el aire interior. La frescura está presente en las habitaciones y, de este modo, se consigue sensación de higiene.

El ambiente de cada estancia está condicionado por la atmósfera que nosotros generemos. Si ventilamos a diario acabamos, así, con la saturación y la condensación y oxigenamos los interiores de forma efectiva.

Orgullosos de nuestro hogar

Vista panorámica

Foto de Lucian Petronel Potlog en Pexels

No es fácil presumir del hogar. Puede ocurrir que la ubicación no ayude a tener buenas vistas; en cambio, las zonas costeras tienen un recurso destacable: el mar. Una casa en la playa es un ejemplo muy claro.

 

La decoración de la casa y el diseño de los interiores son importantes, pero si todo esto se enmarca, a su vez, en un entorno atractivo, entonces se refleja un gusto estético más refinado. La propia localización de la casa puede reflejar claramente la personalidad de los inquilinos.

En definitiva, las vistas al mar son un complemento a nivel decorativo pero, también, contribuyen a mejorar nuestro estado psicológico y personal. Si hacemos un balance general, seguro que nos planteamos la comprar de una casa en la playa.

 

Imagen: Travel photo created by lifeforstock – www.freepik.com

Kliczkowski, Hugo: Casas exclusivas. Mar y montaña, LOFT Publications, 2006.