Tu casa te ayuda a superar la vuelta de las vacaciones

Mónica Heras Berigüete·
30 Agosto, 2020
Ha llegado el momento temido por muchos: la vuelta de las vacaciones. ¡Tranquilo! Con estos consejos, te será mucho más fácil.
 

Los meses de verano te llenan de energía y te recargan las pilas para continuar con las rutinas. Sin embargo, para algunos la vuelta de las vacaciones suele acarrear uno que otro malestar como mal humor, ansiedad, insomnio, etc. ¿Te suena?

A este proceso adaptativo los psicólogos lo han llamado síndrome postvacacional y no es otra cosa que una resistencia al regreso de la rutina. Por ello, a continuación encontrarás algunos consejos para enfrentarte a tus rutinas otra vez.

Cómo enfrentarte a la vuelta de vacaciones

La decoración ayuda en la vuelta de las vacaciones
Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Recupera tus hábitos

Después de pasar varias semanas fuera sin trabajar, sin rutinas y sin un horario que cumplir, es normal que te sientas con pocas ganas de retomar el día a día.  Sin embargo, volver a la normalidad lo antes posible es importante. Hazlo sin forzarte, pero teniendo claro tu objetivo.

Una buen consejo es volver a casa unos días antes de que tengas que incorporarte al trabajo. De esta forma, el cambio no será tan brusco y aún tendrás un periodo para disfrutar de tu hogar.

Otro punto clave es que intentes recuperar la actividad física lo antes posible. Si dejaste de hacer deporte durante tus vacaciones, retómalo. Verás cómo, poco a poco, todo vuelve a la normalidad.

 

Cuida tus horas de sueño

Uno de los principales problemas de la vuelta de las vacaciones es retomar las rutinas sueño. Durante los días de relax se suele alterar todo: trasnochas más, te levantas tarde y, cuando tienes que volver a unos horarios más fijos, puede que tu calidad de sueño se vea afectada.

Un consejo es que unos tres o cuatro días antes de volver al trabajo comiences a despertarte a esa misma hora, así como a acostarte más temprano. De esta manera, te adaptarás poco a poco y el día que te incorpores a tus rutinas estarás como nuevo.

La vuelta de las vacaciones con movimiento

Es fundamental que te pongas en marcha para reducir esa ansiedad o estrés postvacacional. Enfócate en lo positivo, haz actividades que te hagan sentir bien y deja a un lado el sedentarismo y la apatía para activarte de nuevo.

El ejercicio físico es fundamental para hacer que tu cerebro se llene de pensamientos optimistas: te ayudará a dormir mejor, oxigenará tus músculos y un montón de cosas más que puedes leer en el artículo que te indicamos en estas líneas.

Vuelta de las vacaciones y cambio de look

Detalles del salón en verde pistacho.
 

Una forma de encontrar la motivación perdida es haciendo algunos cambios en tu casa. No hace falta que te líes con una reforma, pero unos pequeños detalles te devolverán la energía.

Basta con que cambies las fundas de los cojines para que tu salón se transforme o que renueves los nórdicos del dormitorio con algunos de los cientos que hay en Ikea o en cualquier otra tienda.

Pon una alfombra nueva en el salón, pinta tus macetas con chalk paint o añade algún detalle de decoración en tus rincones favoritos. Te envolverá la sensación de empezar de nuevo y eso te va a ayudar a que la vuelta de las vacaciones sea más alegre y menos pesada de lo que crees.

Rodéate de los tuyos

Por último, vuelve a conectar con tu gente. Tus amigos, tus familiares, tus vecinos… todos ellos forman parte de tu día a día y no hay nada mejor que el contacto para recordarte lo mucho que disfrutas de tu vida y no solo de tus vacaciones.

Puedes hacer alguna reunión en casa con tus amigos, intercambiar anécdotas de vuestros viajes, preparar una cena deliciosa y aprovechar que todavía hace buen tiempo.

Fomentar las relaciones sociales y procurar el descanso entre la vuelta a la rutina y el trabajo, te ayudarán a encontrarte más feliz y positivo, enfocándote en todo lo bueno que tienes al volver a casa.

La vuelta de las vacaciones no siempre es fácil pero poniendo un poco de tu parte, estarás listo para retomar tus rutinas con un extra de energía.

Recuerda que te fuiste para recargar las pilas, así que ten presente este propósito para que puedas volver al trabajo con aires renovados.