Tipos de azulejos almohadillados para el hogar

20 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Esta es la oportunidad de poder conocer un tipo de azulejería más sofisticada que nos ayude a dinamizar los interiores.

El revestimiento que hagamos en las paredes debe ser de calidad con la idea de que perdure por muchos años. Debemos valorar que, además de ofrecer buen rendimiento, también posean una estética atractiva; por eso, vamos a conocer los diferentes tipos de azulejos almohadillados para el hogar.

Al hablar de azulejería, se nos viene a la mente la cerámica sencilla que habitualmente se utiliza en los baños y cocinas; sin embargo, existen otros formatos y diseños que pueden ayudarnos a dinamizar más aún los interiores y convertirlos en lugares más atractivos.

Por este motivo, es momento de valorar las distintas tipologías existentes y extraer algunas ideas que nos sirvan para la decoración. Por norma general, nos limitamos a los recursos tradicionales cuando en realidad se puede innovar y buscar nuevos horizontes para el hogar.

¿Qué son los azulejos almohadillados?

 

Decorar con azulejos almohadillados
Imagen: acebook.com/amadistiles

Los azulejos almohadillados son una tipología que sobresale hacia el exterior de forma más considerable. Poseen un relieve singular, como si realmente tuviesen la cualidad de estar acolchado. Al menos, esta es la apariencia que se muestra, pero el material es macizo.

En el mundo de la arquitectura, se pueden encontrar los muros con sillares almohadillados en el Renacimiento (siglo XVI), principalmente en Italia. Este es el punto de referencia que se emplea en el mundo del interiorismo para desarrollar este tipo de azulejería.

Por tanto, podemos considerar que su estética es mucho más interesante a la vista e, incluso, nos llama la atención de tal manera que sentimos la necesidad de percibirla con el tacto, ya que no deja de cumplir una función en relieve.

Visualmente nos supone una diferencia considerable con los revestimientos tradicionales.

3 tipologías más destacables de los azulejos almohadillados

Decorar el baño
Imagen: acebook.com/amadistiles

Podemos encontrar distintos tipos de pavimentos. Cada uno posee una cualidad singular y, a su vez, cumple una función diferente según el espacio donde se sitúe. Veamos 3 casos destacables aplicables en baños, cocinas y muros individuales de la casa:

  1. El efecto craquelado es uno de los casos más comunes para el baño. Consta de un formato rectangular (10 x 20 cm) y tiene cierto relieve para que sobresalga ligeramente. Es el más apropiado para las paredes, siendo resistente a las manchas y tiene superficie lisa, brillante y/o con cierto resquebrajamiento.
  2. Otro caso son los azulejos que simulan piedras naturales; es decir, pueden ser en formato rectangular y cuadrangular, pero no se conforman por líneas rectas sino más bien irregulares para que representen un muro de piedras; de hecho, no se percibe apenas la argamasa interna.
  3. También está el caso en el que se combina la tipología de craquelado con el relieve. Este último puede contener un diseño que ayude a tematizar el ambiente o simplemente que contribuya estéticamente. Así, se consigue un efecto almohadillado mucho más pronunciado que los anteriores.

Los azulejos almohadillados para la piscina

Decoración piscina
Imagen: pinterest.es

Este tipo de azulejería se caracteriza por contener un amplio número de teselas por metro cuadrado. Las dimensiones suelen ser de 2 x 2 cm; no obstante, las medidas pueden variar y ser de mayor tamaño. La variedad es muy extensa y en cualquier establecimiento nos ofrecen distintas posibilidades.

Generalmente, esta cerámica es vidriada con efecto de transparencias, de burbujas u opaca. El relieve no es demasiado pronunciado pero puede percibirse en el tacto.

El color que predomina, por norma general, es el azul. De todos modos, no hay que limitarse a su uso únicamente en la piscina, también puede tener presencia en el baño, tanto en la ducha como en una mitad del muro o cubriendo cualquier superficie que consideremos.

El efecto almohadillado despierta en nuestra mente la sensación comodidad.

Los formatos de los azulejos almohadillados

Existen varios formatos. Por un lado, se encuentran los poligonales; es decir, aquellos que poseen un diseño geométrico: cuadrados, rectángulos, pentágonos, hexágonos, octógonos, etc. 

También, cabe la posibilidad de que tengan un contenido determinado a través de estampados, como pueden ser temas de vegetales, figuras, líneas, etc. Además, todo esto puede complementarse con un efecto desgastado o degradado para generar cierta sensación vintage.

Por último, hay que destacar que en un mismo muro no tienen que repetirse todos los azulejos en el mismo color. Nos ofrecen la oportunidad de dinamizar cromáticamente al colocar unos de un tono más oscuro que otros.

Imagen principal: pinterest.es

  • Ahern, Abigail: Cómo decorar tu piso, Océano Ambar, 2010.