La textura envejecida de la madera: naturalismo e informalidad

20 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El efecto envejecido se ha convertido en un concepto decorativo muy interesante en el interiorismo, además de proporcionar un toque vintage al hogar.

La idea de aplicar un estilo anticuado a los muebles ayuda a generar un ambiente diferente en los espacios. Por eso, vamos a conocer en qué consiste la textura envejecida de la madera: naturalismo e informalidad presentes en la decoración del hogar.

Generalmente, tratamos de que las habitaciones tengan ciertos componentes estéticos que resulten interesantes y atractivos. Lo ideal es que exista una cohesión entre el estilo que deseamos y los recursos empleados; es decir, lo que conocemos por armonía del conjunto.

El principal propósito es que alcancemos la comodidad deseada y que esta resulte agradable el entorno. Veamos, por tanto, una de las fórmulas que pueden servir para cambiar la dinámica de los interiores.

Muebles de madera envejecidos

Muebles envejecidos

Cuando heredamos un mueble de nuestros padres o abuelos, comprendemos que tiene un valor histórico. Si se encuentra en buen estado, pero con un aspecto deteriorado, podemos trabajarlo de tal manera que aprovechemos su situación para ornamentar la casa.

Posiblemente, tenga la textura envejecida y refleje ese paso del tiempo; por este motivo, hay que tener en cuenta que, si lo deseamos, se puede pulir la superficie, adecentar un poco más el exterior, aplicar la pintura si es preciso y, a continuación, darle una capa protectora.

De este modo, se consigue un efecto anticuado que puede resultar muy curioso y útil para estilos como el rústico o el campestre. En el salón, el comedor, en la entrada o en el propio dormitorio, tienen cabida muebles con esta apariencia.

Un tipo de decoración que es polivalente y atrae todas las miradas.

¿Cómo producir la textura envejecida de la madera?

Para lograr el efecto envejecido que deseamos no es necesario erosionar la superficie de la madera. En realidad, podemos llevar a cabo un procedimiento básico y sencillo con el que producir un aspecto anticuado. Veamos cuáles son los pasos a seguir:

  1. En primer lugar, conviene que el mueble esté en su estado natural. No importa si es recién comprado o si ya tiene algunos años encima, lo importante es que la estructura se encuentre en plenas condiciones para poder trabajarla y, si lo consideramos, quitar algunos restos de pintura.
  2. Aplicamos tinte de madera sobre la superficie, de forma homogénea y cubriendo todas las partes sin excedernos en la cantidad. Se recomienda que, previamente, la madera tenga un tratamiento de sellado y barnizado para que esté en plenas condiciones antes de que intervengamos.
  3. Una vez que se ha secado la pintura. debemos realizar el lijado. De esta manera, se van a desgastar algunas zonas quedando levemente visible el marrón de la madera. El objetivo es que parezca que esta es su forma original y ofrecer cierto naturalismo.
  4. Para finalizar, aplicamos una capa de cera que servirá de protección de la pintura y el material. Será el método para hacer frente a la humedad y otros agentes dañinos que pueda afectar al recurso. Además, ofrece un aspecto más vistoso y brillante.
Renovar un mueble

El decapé y la textura envejecida de la madera

Al hablar de un mueble antiguo, se nos viene a la cabeza la técnica del decapé, un procedimiento que, en el fondo, se asemeja al proceso explicado anteriormente. No obstante, vamos a alterar la fórmula para que consigamos una textura diferente.

Una vez que hemos realizado los pasos del punto anterior, lijamos de una forma más severa para conseguir un mayor desgaste. A continuación, podemos aplicar algunas pinceladas aleatorias de cera blanca para generar dinamismo y no alternar la terminación que hemos hecho antes.

El propósito es que percibamos al tacto una sensación más rugosa, como si fuese la textura original de la madera, pero con un aspecto envejecido y adecuado para resistir el paso del tiempo.

Es hora de amueblar utilizando recursos que sean vintages.

Conseguir un efecto rústico

Dentro del estilo rústico, queda muy bien la textura envejecida. Indudablemente, es en este ámbito donde mejor se desenvuelve este tipo de decoración. Al utilizar madera decapada o recursos antiguos podemos lograr el objetivo estético.

Nosotros mismos podemos hacer contornos más desgastados, que queden hendiduras y que no exista la simetría perfecta. Hay que alcanzar cierto naturalismo a través de la imperfección. Por tanto, queda en nuestras manos la posibilidad de producir piezas decorativas originales.

  • AA. VV.: Carpintería para el hogar, Larousse Editorial, 2007.
  • Nutsch, Wolfgang: Tecnología de la madera y el mueble, Reverté S.A., 2000.