El termostato en los electrodomésticos: el control está en nuestras manos

10 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El termostato es un aparato que cumple una función crucial en el día a día. Gracias a él, conseguimos un control de la temperatura del ambiente y del agua, con el fin de obtener confort y bienestar.

Actualmente, tenemos la posibilidad de manejar los aparatos de una forma fácil y sencilla. Por eso, vamos a conocer en qué consiste el termostato en los electrodomésticos: el control está en nuestras manos.

Las comodidades que tenemos hoy en día son infinitamente superiores a las que existían hace 20 años. Se ha mejorado en muchos aspectos, pero sobre todo en el ámbito de la tecnología, donde los sistemas se disponen para gozar de un bienestar continuo.

Los aparatos que tenemos en casa deben ser asequibles en el uso; es decir, no deben de guardar ningún tipo de dificultad ni tampoco esconder secretos. La funcionalidad está ganando terreno y, obviamente, todo el mundo quiere disfrutar de estos recursos de la mejor manera posible.

¿En qué consiste el termostato en los electrodomésticos?

Escoger la temperatura

Probablemente, hayamos escuchado este concepto en más de un lugar y no sabemos exactamente qué es. Se considera un dispositivo capaz de medir la temperatura de un lugar o del agua. En el fondo, cumple la función de un termómetro, pero con un sistema mucho más complejo.

Por otro lado, tiene la capacidad de controlar y regular dicha temperatura, hasta tal punto que puede detener el funcionamiento de una máquina si comprueba que está a demasiados grados o, por ejemplo, si nosotros mismos programamos los tiempos.

No solo se centra en el calor, también tiene la capacidad de captar el frío. Si una estancia está por debajo de los grados que normalmente tiene, puede encenderse automáticamente y comenzar a trabajar para calentar el espacio si es preciso, estableciendo una conexión directa con la calefacción.

En nuestras manos está que gestionemos el funcionamiento de este dispositivo.

Cualidades de un termostato

Vamos a conocer un poco más de cerca este dispotivo que, generalmente, queda invisible a nuestros ojos o pasa desapercibido. De hecho, no solemos prestarle atención, pero se convierte en un «cerebro» que interviene directamente en la casa.

  1. En primer lugar, hay que valorar la principal finalidad: controla la temperatura para que esté la casa en plenas condiciones de habitabilidad. En lugar de pasar frío o demasiado calor, nos ayuda a que esto no suceda y vivamos más tranquilos.
  2. Se trata de un sistema inteligente que puede ser programable según nos convenga. Podemos establecer unos horarios o, incluso, fijar fechas exactas para que se encienda. Además, llega a adquirir la condición de gadget controlable desde el teléfono móvil, la tablet o el ordenador.
  3. A su vez, tiene la capacidad de medir el nivel de humedad en el ambiente, si existe demasiada condensación o si se percibe sequedad en el conjunto.
  4. Trata de mantener un equilibrio entre el interior y el exterior, ya que capta la temperatura de fuera. Si esto no se produjese, el propio termostato no sabría establecer unos grados específicos para la casa; de ahí la importancia de controlar todos los ámbitos.
  5. Finalmente, hay que mencionar otra de sus cualidades: abrir o cerrar el circuito eléctrico siempre que sea necesario. Esto lo realiza de forma automática; eso sí, nosotros mismos debemos disponer el tipo de condiciones que queremos en los interiores.

El termostato en el calentador de agua

Termostato

A la hora de hablar del termostato en los electrodomésticos, hay que hacer mención especial al calentador de agua. Este cumple una misión fundamental en el día a día, teniendo en cuenta que, por norma general, nos duchamos a diario, fregamos los cacharros, etc.

En este caso, se encarga de regular la temperatura del agua, deteniendo el calentamiento cuando esta alcanza la condición deseada. Además, la mantiene en plenas condiciones si en algún momento varían los grados.

Indudablemente, recibe un papel importante en el control del aparato, ofreciendo seguridad y ahorro energético en todo momento. De esta manera, no nos quemaremos al abrir el grifo ni tampoco careceremos de un servicio de calidad.

Tipos de termostato en los electrodomésticos

Probablemente, nosotros desconozcamos cuál es la naturaleza de este recurso, su apariencia y dónde esté colocado. En el fondo, es un dispositivo pequeño que puede ser de varilla, la cual se dilata en función de la temperatura, siendo este ejemplar más fiable pero bastante caro.

Por otro lado, están el de bulbo o capilar que es más eficaz que el anterior, y el electrónico que tiene un sistema de termistancia que informa rápidamente de la temperatura que se está alcanzando y nos proporciona un hogar sostenible.

  • Jorge, Elena: Del hogar digital a la casa red, Lulu, 2008.