Los tejidos más suaves para proporcionar comodidad

06 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Resulta fundamental que nuestro mobiliario se cubra con las mejores telas. De esta manera, podremos alcanzar el grado de comodidad y bienestar personal.

El confort se alcanza cuando tenemos todos los recursos del hogar adaptados a nuestras necesidades; por este motivo, es imprescindible que conozcamos los tejidos más suaves para proporcionar comodidad.

Conocer los diferentes tipos de texturas puede resultar fundamental para saber qué nos resulta más agradable y qué debemos rechazar. Obviamente, hay materiales que puedan provocar cierta satisfacción y otros con los que sintamos rechazo.

¿Alguna vez nos paramos a pensar cómo es el mobiliario de la casa y de qué está hecho? Es momento de echar un vistazo alrededor y averiguar qué materiales son los que conforman todos los recursos decorativos.

La textura aterciopelada para el sofá

Decoración de interiores con tejidos

Lo primero que debemos preguntarnos es cuánto uso le daremos al sofá. Si vamos a emplearlo diariamente puede que el material sufra en cierta medida; por lo tanto, necesitamos un tipo de revestimiento que sea fuerte y consistente para soportar el uso continuado.

Por supuesto, queremos que la tela sea suave y agradable al tacto. En este sentido, la tipología Mystic posee una textura aterciopelada y muy suave. Además, resiste al frote y la abrasión pero, también es verdad, que requiere un cuidado especial y que se limpie con mucho cuidado.

Para que este tipo de tela gane mayor resistencia, hay que valorar la idea de utilizar Aquaclean Technology, un sistema que protege las fibras aportando una firmeza sin igual. De esta manera, si se ensucia el sofá, podemos recurrir únicamente al agua como medio para quitar la mancha.

A todos nos gustaría poder disfrutar del sofá y sentir que los materiales son de calidad. A largo plazo se agradece, principalmente, porque no se apreciará apenas ningún cambio en la superficie.

– El terciopelo resulta agradable tanto a la vista como al tacto.-

Los tejidos naturales: comodidad y bienestar

Seda de colores.

Si comparamos los tejidos naturales con aquellos que son sintéticos, se percibe una clara diferencia, tanto a nivel visual como con el propio tacto. En realidad, las texturas más agradables suelen ser aquellas que están hechas con productos naturales. Veamos algunas de las características que mejor las definen:

  • La seda es un material muy atractivo visualmente y, por supuesto, muy agradable en el contacto. Las mantas y sábanas hechas de seda nos proporcionan cierto placer sensorial y despierta en nuestro interior un sentimiento de apacibilidad.
  • El algodón suele tener presencia en la ropa de calle. Quizá es de los materiales más utilizados en el día a día por las personas pero, también, podemos encontrarlo en otros recursos decorativos, como pueden ser las toallas; de hecho, están vendiéndose cada vez las de algodón egipcio.
  • Uno de los menos comunes pero que resulta suave al tacto es el alcantara, una tipología realizada en poliéster. Puede lavarse fácilmente y ofrece mucha resistencia al paso del tiempo; existe una clara diferencia con los tejidos anteriormente nombrados.
  • La franela es otro de los componentes que tiene presencia en la ropa de la cama. Ayuda a conservar el calor y es muy suave, aislando nuestro cuerpo del frío y la humedad. Dentro de este ámbito, también se encuentran las de coralina, que guardan unos parámetros semejantes a la franela.

¿Cuál es la mejor tela para un tapizado?

Cómo decorar las sillas

En el caso de que queramos tapizar un asiento, podemos recurrir a algunos materiales que son resistentes y, además, suaves. Debemos asegurarnos de que trabajamos con materiales de primera calidad, puesto que, si no es así, pueden desgastarse fácilmente en poco tiempo.

Las telas de tipo loneta pueden ofrecer una apariencia más artificial y, en cierta medida, no resultar tan agradables a la vista, principalmente por la rigidez de su apariencia. Sin embargo, es un material muy suave, duradero y económicamente asequible a cualquier bolsillo.

Por otro lado, si queremos destacar un tipo de tejido que es fuerte y cómodo a la vez, la chenilla es lo ideal. ¿De qué se compone? Principalmente de poliéster, viscosa y algodón.

¿Qué ocurre con los tejidos sintéticos?

Todo aquello que sea sintético puede tener una doble perspectiva. Por un lado, puede llegar a ser un tanto artificial y que no lo veamos con buenos ojos; no obstante, por otro lado, son productos fuertes que llegan a ser agradables.

De todos modos, los verdaderos materiales que generan confort y bienestar son los aterciopelados y naturales.

  • AA.VV.: Costura para el hogar, Creative Publishing International, 1992.