La tecnología no está reñida con la decoración

¿Los aparatos tecnológicos se consideran recursos decorativos? Todo depende de la apariencia, el diseño, la estética y la propia combinación que apliquemos en el hogar.
La tecnología no está reñida con la decoración
Francisco Jiménez

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 18 Enero, 2021.

Última actualización: 18 Enero, 2021

Hoy en día, tenemos la posibilidad de equipar el hogar con múltiples dispositivos. La finalidad es que adquiramos mayor comodidad pero, para lograrlo, debe existir una correcta adecuación en los interiores; por este motivo, hay que reseñar que la tecnología no está reñida con la decoración.

Generalmente, buscamos recursos y aplicaciones que sean más útiles y nos hagan la vida más sencilla. De hecho, con el ajetreo diario, no nos da tiempo a organizar correctamente la casa o nos vemos limitados para hacer ciertas tareas.

En este sentido, resulta imprescindible que podamos utilizar ciertos componentes tecnológicos que faciliten nuestro día a día. Eso sí, el propósito es que todo se encuentre en perfecta armonía estética y nada desentone por encima del conjunto.

No todo tiene que quedar a la vista

Trucos para iluminar los interiores correctamente

Muchas veces presumimos de tener ciertos aparatos. Los solemos colocar en lugares estratégicos para que sean más visibles y llamen la atención. En el fondo, esto es un error, puesto que perjudican la estética interior y, en cierta medida, desagradan.

El objetivo que debemos plantearnos es que todo aquello que destaque de forma excesiva debe quedar oculto. Resulta imprescindible que recalquemos esta idea; es decir, todo lo que quede a la vista debe ser solamente bajo un principio de relación decorativa con lo demás.

En otras palabras, si un recurso tecnológico genera cierta discordia con el resto de elementos, entonces debe situarse en un lugar oculto. Esto ocurre, por ejemplo, con el router wifi, el cual no tiene trascendencia ornamental y muchas veces ocupa un lugar privilegiado en la sala.

Es momento de evaluar el estado de la decoración del hogar.

¿La tecnología no está reñida con la decoración?

La decoración del hogar se rige por procedimientos básicos con los que se busca generar agradabilidad visual. De esta manera, la tecnología también puede contribuir y proporcionar una apariencia curiosa y elegante. Veamos algunos ejemplos:

  • Los electrodomésticos de la cocina son un claro ejemplo. Reflejan la tecnificación a la que se ha llegado y, a su vez, demuestran elegancia y precisión en las formas; incluso, los tonos se amoldan perfectamente al resto de los elementos con el fin de guardar estabilidad y armonía.
  • Los ordenadores de mesa o los portátiles son otra de las apuestas para embellecer espacios como, por ejemplo, el despacho o el dormitorio. Además de ser herramientas de trabajo, también se han convertido en piezas para enriquecer el lugar.
  • Los televisores de plasma también se sitúan dentro del grupo de recursos tecnológicos que, a su vez, contribuyen con la decoración. Actualmente, han ganado gran desarrollo los minimalistas que se combinan muy bien con los diseños interiores.
  • Los dispositivos de domótica, de calefacción o los cajetines con teclado ya no tienen que quedar ocultos. Normalmente se encuentran en la entrada y ejemplifican ese carácter tecnológico que posee la casa.

La belleza de lo moderno

tecnología no está reñida con la decoración

El hecho de que la tecnología no esté reñida con la decoración hace referencia, fundamentalmente, a la capacidad que puede poseer de entablar un diálogo cordial con los recursos tradicionales como los muebles, los objetos, el arte, etc.

La mayor parte de los aparatos suele poseer una apariencia tecnificada y contemporánea. Las grandes marcas se han dado cuenta de que, al fin y al cabo, son también elementos decorativos; por eso, conviene que guarden patrones ornamentales coherentes.

En otras palabras, se trata de que sean piezas que enriquezcan y sumen en el espacio. El tratamiento moderno es un referente para la estética y tiene mucho que decir en las viviendas del presente. Nos encontramos, por tanto, con un valor seguro.

La tecnología nos beneficia en muchos sentidos, incluso a nivel decorativo.

¿Debe recibir protagonismo?

Cabe la posibilidad de que algunos recursos tecnológicos, ya sea por su tamaño o por la apariencia, llamen mucho la atención. Esto sucede con los ordenadores de torre, los televisores, los sistemas de sonido, los frigoríficos, etc. ¿Qué hacemos entonces? ¿Les damos más protagonismo?

No hay problema en que se sitúen en puntos importantes de la habitación; por lo que ciertos aparatos llegan a ocupar un nivel de relevancia considerable y contribuyen adecuadamente y sin generar problemas.

En definitiva, no hay que temer el hecho de que la tecnología tenga un espacio relevante en el hogar. Por tanto, podemos considerar que la tecnología no está reñida con la decoración.

Te podría interesar...
Los dispositivos electrónicos que más energía consumen
Decor TipsLeerlo en Decor Tips
Los dispositivos electrónicos que más energía consumen

Los dispositivos electrónicos que más energía consumen son aquellos que se encuentran en constante funcionamiento y que tienen muchos vatios de potencia.



  • AA. VV.: Electrotecnia, Akal, 2001.
  • Junestrad, Stefan; Passaret, Xavier; Vázquez, Daniel:Domótica y hogar tradicional, Madrid, Paraninfo, 2005.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.