¿La tecnología está desvirtuando el concepto de hogar tradicional?

06 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Los avances que encontramos actualmente en el mercado están cambiando la decoración y el equipamiento de los hogares. La tecnología toma presencia y nos ayuda a progresar.

Las innovaciones están presentes en nuestro día a día. En la calle, en el trabajo, en las relaciones personales y, por supuesto, en casa, encontramos todo tipo de avances que suplantan a las costumbres más arraigadas. ¿Podríamos considerar que la tecnología está desvirtuando el concepto de hogar tradicional?

Todos tenemos bien claro que los sistemas informáticos están cada vez más presentes en nuestras vidas hasta tal punto que hemos acondicionado las viviendas a los nuevos recursos que, en el fondo, nos facilitan las cosas.

De todos modos, hay quienes prefieren mantener un estilo decorativo tradicional o recurrir a electrodomésticos básicos en lugar de incorporar nuevas tecnologías. Esto se debe, probablemente, a la necesidad de seguir manteniendo patrones castizos.

¿Por qué se desvirtúa el hogar tradicional?

Aspirar el suelo

Lo que solemos conocer como «el hogar de toda la vida» sigue un esquema propio del pasado. Esto no quiere decir que se haya quedado obsoleto o que no tenga posibilidades de futuro. Sin embargo, se ha desvirtuado en cierta medida su función y aplicación.

Las grandes marcas de decoración trabajan para diseñar mobiliario que resulte más original, distendido y que suponga una revolución estética. Quizás este es el planteamiento que ganará terreno en las próximas décadas al tratar de ofrecer una estética más contemporánea.

A su vez, la tecnología ha derribado numerosas incomodidades y esfuerzos que habían estado presentes: podemos bajar las persianas simplemente con apretar un botón, enceder las luces con una palmada o limpiar los cristales con una máquina autónoma.

Las novedades técnicas se abren paso en el mercado para llegar a todas las casas.

¿Qué se está perdiendo del hogar tradicional?

Aunque no lo parezca, se están cambiando algunas tendencias. No se aplica, en cierta medida, un estilo personalizado y se deja la posibilidad de diseñar los interiores a especialistas que, de una manera imparcial, decoran sin atender a la forma de ser de los inquilinos.

Vamos a conocer algunas de las fórmulas que se están perdiendo y, por otro lado, veremos en qué sentido se está dirigiendo el hogar moderno:

  1. Ha llegado un momento en que se destina la superficie de un muro para la televisión; es decir, se le proporciona un protagonismo superior. Antes, en cambio, se integraba en un mueble y pasaba más desapercibida.
  2. Se ha dejado de lado el detallismo en favor de un generalismo estético donde prime la sencillez y la diafanidad. Los nuevos planteamientos mobiliarios se han tecnificado y no toman una relevancia destacable.
  3. En cuanto a la iluminación, se fomenta más la luz directa y funcional que la general y abierta. La lámpara central de techo ha perdido ese determinismo e importancia y ahora adquieren mayor interés los focos, flexos y lámparas de pie.
  4. Se han mecanizado numerosos elementos del hogar con el fin de ganar comodidad. Esto se debe a que no pasamos tanto tiempo en casa; tenemos siempre prisa por hacer las cosas rápido y queremos aprovechar cada instante sin perder ni un solo minuto en otra minucias. Es aquí donde aparece, por ejemplo, la domótica.

La tecnología en la cocina

Robot de cocina Thermomix.

El hogar tradicional se nutre, fundamentalmente, de un menaje sencillo, básico y funcional. Las recetas de toda la vida, aquellas que hasta ahora se han realizado con los procesos heredados de nuestros antepasados, están pasando a la historia.

Hoy en día, tenemos ollas con programación, robots de cocina, sartenes que son controladas desde el teléfono móvil, etc. Nos encontramos ante una tecnificación que, en realidad, nos beneficia en muchos ámbito y nos ayuda a ahorrar tiempo, como se puede comprobar con los electrodomésticos.

Con todo esto no estamos haciendo una crítica negativa, sino en el sentido positivo; no obstante, las ideas y planteamientos que solíamos aplicar para preparar la comida se están quedando atrás y, por consiguiente, se están introduciendo otros avances muy interesantes.

El progreso ha llegado a todos los hogares

Un aspecto a tener en cuenta es que estos recursos tecnológicos pueden llegar a todos los hogares. Evidentemente, podemos encontrar en el mercado diferentes precios y tipologías, pero también se consiguen productos que, en relación calidad-precio, están muy bien.

Las clases más pudientes tienen a su alcance diferente aparatos y elementos con los que equipar el hogar; por tanto, se puede considerar que el progreso no se limita a un grupo reducido, sino que trata de alcanzar a toda la población.

Junestrad, Stefan; Passaret, Xavier; Vázquez, Daniel: Domótica y hogar tradicional, Madrid, Paraninfo, 2005.