Mi Decoración
 

Soluciones y mejoras para las viviendas antiguas

La infraestructura y el mobiliario se pueden encontrar con cierto deterioro, pero podemos aplicar algunas fórmulas efectivas para mostrar una imagen renovada de los interiores.
Soluciones y mejoras para las viviendas antiguas
Francisco Jiménez

Revisado y aprobado por el historiador del arte Francisco Jiménez en 04 Septiembre, 2020.

Última actualización: 04 Septiembre, 2020

Cuando decidimos adquirir una casa que tiene muchos años, nos podemos encontrar ciertas partes que están en una situación deprorable. Por este motivo, conviene hacer un análisis general de la situación y, a partir de ahí, descubrir soluciones y mejoras para las viviendas antiguas.

Los tejados, las paredes y los suelos son las infraestructuras que más sufren con el paso de los años. Del mismo modo ocurre con las tuberías, la electricidad y los propios electrodomésticos. Con el uso continuado pueden llegar a desgastarse y encontrarse en una situación compleja.

¿Qué podemos hacer ante estas circunstancias? Lo ideal es que atajemos los problemas de raíz y decidamos hacer las reformas precisas para que el espacio se encuentre en perfectas condiciones de habitabilidad.

El tejado: resistente y duradero

Lo primero que le pedimos a un tejado es que sea resistente. Las inclemencias meteorológicas pueden ocasionar un deterioro continuado que, a largo plazo, genera goteras, humedades y entrada de frío. Así, se puede comprobar, por ejemplo, con las lluvias torrenciales.

Si comprobamos que está en mal estado, resulta imprescindible que se haga una reparación de forma inmediata. Las casas antiguas suelen tener tejados sencillos con tejas que, probablemente, estén movidas o que no sean eficaces; además, no tienen los elementos apropiados para la protección interna.

En este caso, conviene instalar materiales aislantes y onduline para prevenir la entrada de agua. Por otro lado, las tejas fijas y correctamente inclinadas evitarán males mayores. Solo así podremos conseguir un nivel de protección mucho mayor y, sobre todo, librarnos de preocupaciones.

Merece la pena hacer una reforma contundente para conseguir bienestar personal.

Una nueva imagen para las paredes

La humedad afecta a la ropa del armario

Las viviendas antiguas suelen tener paredes endebles. Nos podemos encontrar materiales como el adobe o la piedra. No cabe duda de que han resistido mucho tiempo y resultan eficaces, pero se puede perfeccionar la infraestructura para una mayor seguridad. Veamos 4 maneras de trabajar las paredes:

  1. El hormigón ha sido y será un material eficiente que ofrece fuerza, aguante y durabilidad. Si vemos necesario tirar un muro para contruir otro, no hay que dudarlo; eso sí, en el caso de que podamos reutilizar lo que ya está construido, puede ser una buena oportunidad para ahorrar tiempo y dinero.
  2. En cuanto a la pintura de la pared, es posible que se encuentre con ciertos desperfectos. De forma prudente, se puede picar y quitar toda la capa para poner otra nueva; de hecho, hoy en día existen tipologías que son aislantes contra el frío y las humedades.
  3. Bien es cierto que los muros de las casas antiguas poseen una apariencia arcaica que resulta muy interesante para la decoración. Podemos seguir utilizando los materiales ya existentes y tratar de reforzar siempre que sea necesario.
  4. Las manchas de humedad aparecen de forma desproporcionada una vez que los materiales no se encuentran en buen estado. La mejor solución es buscar los productos adecuados y aplicarlos en aquellas zonas donde existe mayor sensibilidad.

El suelo y su firmeza

Limpiar el suelo de madera.

Lo que le pedimos a un suelo es que sea firme y duradero. Las viviendas antiguas pueden tener tanto madera como pavimento. Generalmente, la primera sufre mucho más que la propia cerámica e, incluso, podemos combinar materiales.

La apariencia de desgaste de la madera se puede utilizar como recurso estético. Para ello, habría que sellarla completamente y tratar de pulir la superficie para conseguir un efecto mucho más depurado y, de esta manera, la estamos protegiendo de forma segura.

En cuanto al pavimento, simplemente hay que fijarse en su apariencia, si se encuentra en buen estado o si es necesario cambiarlo. Los estampados hidráulicos y las combinaciones cromáticas son muy recurrentes. Por eso, la mejor recomendación es tratar de reutilizar siempre que sea posible.

El mobiliario y su estado de conservación

Reparar el desgaste de los muebles

¿Qué podemos hacer con los muebles de las viviendas antiguas? Hay que tener en cuenta que si se restauran, son piezas decorativas muy interesantes, pero también hay que saber que si no es posible hacer este procedimiento, lo mejor es deshacerse de todo y no almacenar.

Siempre está la opción de tratar la madera, pintar o realizar un tapizado para ofrecer otra apariencia. En el fondo, es una manera de hacer un lavado de cara a aquello que, en realidad, parecía sin solución. Por tanto, está en nuestras manos la imagen interior que queramos mostrar.

Restaurar mesas antiguas con un toque romántico

Restaurar mesas antiguas con un toque romántico

Si tienes una o más mesas antiguas en desuso, puedes plantearte restaurarlas y cambiar su aspecto dándoles un nuevo toque como, por ejemplo, el romántico.



  • Poggi, Francesco:
  • Reformar la vivienda
  • , De Vecchi, 2016.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.