Cómo romper con las ideas conservadoras en la decoración

Si echamos un vistazo a nuestra casa nos daremos cuenta de que existe poca originalidad y bastante repetición de modelos que ya existen. Vamos a cambiar la dinámica y a buscar otras fórmulas.

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 10 Agosto, 2020.

Última actualización: 10 Agosto, 2020

La innovación y la originalidad son dos conceptos que, probablemente, no estén presentes en nuestro hogar. Generalmente, nos limitamos a repetir modelos preexistentes; por eso, vamos a aprender cómo romper con las ideas conservadoras en la decoración.

A todos nos resulta difícil cambiar las costumbres y desmarcarnos del resto. Las tendencias antiguas siempre han estado ahí y se han utilizado como fuente de inspiración, por lo que nos acostumbramos a seguir líneas estéticas que ya se han utilizado.

La cuestión está en que sepamos diferenciarnos y ofrecer una imagen distinta sin fijarnos en lo que ya se ha hecho, sino que trabajemos en todo lo que queda por hacer. Nuestra casa es un lugar donde poder crear nuevas fórmulas decorativas que resulten atractivas.

Renovar la imagen de la casa

Todos deseamos tener una casa que nos agrade, que sea original y que se distinga de otras en las que hemos estado. En ocasiones, utilizamos como modelo de referencia las viviendas de amigos o familiares, pero nosotros tenemos que ser diferentes.

Es momento de renovar por completo la imagen interior; para ello, hay que desechar esas ideas conservadoras que, normalmente, repetimos y que no son tan útiles como creemos. En realidad, son un planteamiento cómodo con el que no pensar o discernir en torno a nuestras posibilidades.

Sin embargo, puede que surja la siguiente duda: ¿cómo cambio los interiores para que sean más innovadores? El principal criterio debe ser el personal; es decir que los gustos que tenemos, bien ordenados y dispuestos de forma coherente, pueden proporcionar otro aspecto a la casa.

Vamos a convertir nuestro hogar en un lugar mucho más interesante.

¿Cómo saber si seguimos ideales conservadores?

Hay que destacar que, por norma general, solemos ser poco atrevidos. Vivir en la zona de confort es algo que está intrínseco en la personalidad de cada uno; en cambio, todos aquellos que arriesgan son los que alcanzan un grado distinguido y exitoso.

Lo primero que debemos hacer es echar un vistazo a la casa y preguntarnos si realmente consideramos que la decoración es original. Vamos a dar 4 pautas para saber si seguimos las ideas conservadoras en la decoración:

  1. Cuando vemos una revista y sentimos que los estilos tradicionales son los que nos solventan el problema, entonces estamos cayendo en el error. Esto quiere decir que carecemos de ideas nuevas y que no pensamos diferente.
  2. El conformismo es un concepto que, la mayor parte de las veces, tenemos interiorizado. Nos limitamos a repetir y no buscamos otras posibilidades. En el fondo, es un planteamiento continuista de líneas decorativas ya existentes.
  3. Todos estamos de acuerdo en que buscamos un hogar cómodo y que sea funcional. Esto no quiere decir que debamos imitar o que nos fijemos únicamente en lo que ya conocemos.
  4. En el caso de que sintamos que nuestra casa es impersonal, es un claro reflejo de nuestra falta de fundamento estético. De este modo, no nos sentimos realzados y no conseguimos que sea un lugar acogedor.

Romper con las ideas conservadoras

Una vez que hemos analizado nuestra forma de trabajar en la decoración, es momento de romper con las ideas conservadoras en la decoración, buscar otros caminos que abran un nuevo campo de visión y reflejar la identidad personal.

En lugar de recurrir a los típicos colores neutros, ¿por qué no combinar tonalidades y tratar de dinamizar? La unión de cálidos con el blanco, la aportación de los fríos contrarrestados con otros más radiantes, la aplicación de un ambiente exótico, etc.

En cuanto al mobiliario, si deseamos tener un estilo en concreto hay que conocerlo en profundidad. En lugar de seguir patrones tradicionales, ¿por qué no emplear otros modelos más novedosos que tengan, incluso, colores y formas más originales?

Es momento de abandonar los tradicionalismos

Una cosa es copiar lo que ya se ha hecho y otra es inspirarse en lo tradicional para tratar de mejorar y ofrecer otro aspecto. No cabe duda de que se han hecho grandes trabajos en la historia del interiorismo, pero seguir los planteamientos ya formulados no es una solución.

Esto no debe convertirse en una transformación anómala de la decoración del hogar, sino en una manera de innovar y hacer que los espacios sean más acogedores. Solo así acabaremos con los conservadurismos que están completamente anclados en el día a día.

Te podría interesar...
Decor TipsLeerlo en Decor Tips
Ideas originales para decorar sin gastar dinero

Te mostramos algunas ideas originales para decorar sin gastar dinero; todo es cuestión de tener un poco de ingenio y, sobre todo, creatividad.



  • Ventura, Anna: 1000 ideas prácticas en decoración del hogar, Universe Publishing, 2003.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.