Recursos para decorar una sala de estar

Esta estancia se ha convertido en un lugar para uso funcional y puntual; sin embargo, esto no quiere decir que no requiera cierta atención respecto a los recursos que se empleen para su decoración.

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez en 17 Noviembre, 2020.

Última actualización: 17 Noviembre, 2020

Hay ciertas partes de la casa a las que no se les presta la atención que se merecen. Por eso, vamos a conocer cuáles son los recursos para decorar una sala de estar y de qué manera se pueden aplicar diferentes elementos con los que ganar confort, originalidad y dinamismo.

Generalmente, nos centramos en espacios como el salón, el dormitorio o el comedor; en estos lugares solemos enfocar toda nuestra atención y buscamos todo tipo de soluciones estéticas. Sin embargo, ¿qué ocurre con otras estancias más pequeñas?

Hay que tener en cuenta que el hogar es un conjunto que debe ser trabajado desde distintas vertientes. De este modo, conviene saber que si tratamos de establecer unos parámetros de armonía y calidad, conseguiremos la comodidad que tanto deseamos.

Función y utilidad de la sala de estar

Esta habitación se encuentra a medio camino entre la función del ocio y el descanso; es decir, podemos disfrutar de una buena lectura, ver una película, tener un sofá de descanso o, simplemente, convertirla en una sala de reunión familiar.

En realidad, no es de utilidad diaria; de hecho, sería más bien de uso circunstancial. Por este motivo, se hace necesario que se pueda trabajar con el fin de que quede perfectamente adecentada y acondicionada; incluso, puede llegar a ser un rincón personal.

Además, la decoración que se disponga no resulta complicada. Puede contener ciertos elementos con los que amueblar y embellecer, pero también con los que conseguir una imagen adecuada y recibir ahí a los invitados o pasar, allí, un rato a solas.

La idea es que se convierta en un espacio de recogimiento y tranquilidad.

5 recursos para decorar una sala de estar

A la hora de elegir los recursos que decoren la sala de estar, hay que tener en cuenta que no hay que buscar la saturación. En realidad, la funcionalidad debe quedar presente pero, por otro lado, también interesa que se cree cierta sensación de sosiego, calma y bienestar.

  1. Respecto a los asientos, es importante que haya un sofá o, al menos, un par de butacas para crear, así, un clima tranquilo. De este modo, se estimula la lectura, la conversación y otras actividades que no requieran demasiado esfuerzo.
  2. Es importante que haya una mesa auxiliar, tanto si se sitúa en el centro como si está a los lados de los asientos. El objetivo es que sea útil y sirva de complemento estético. Esta es la manera de enriquecer el ambiente de una forma cordial.
  3. ¿Cabe la posibilidad de que haya una chimenea? Puede ser una buena opción. Favorece el conjunto, genera un ambiente distendido y ennoblece la sala transmitiendo calidez y dignidad.
  4. La luz natural es importante. Si hay un vano hacia el exterior que permita la entrada de iluminación, puede crear un sentido más apacible y sencillo. Es una manera de que se logre cierta relajación y se naturalice la atmósfera, algo fundamental en un espacio como este.
  5. Una alfombra suave y atercipelada también tiene mucho que decir. Para ello, debe combinar con el sofá o las butacas y, sobre todo, que sea cómoda.

Recursos tecnológicos

Tal y como se ha comentado antes, la sala de estar se destina, básicamente, como recinto de recreo y descanso, para estar con amigos y familiares o para la lectura. No obstante, puede tener otras finalidades como, por ejemplo, sala de cine.

La colocación de una televisión o un proyector ofrece otra alternativa. Cada vez son más las personas que deciden crear un espacio único para la visualización de películas y series. En el fondo, se pueden integrar perfectamente estas funciones dentro de la habitación.

Equipación semejante a la del salón

La mayor diferencia que podemos encontrar con respecto al salón es la equipación de recursos. Nos estamos refiriendo a que en la sala de estar se construye un escenario más sencillo donde se recurre a lo esencial y a la diafanidad.

Se trata de representar un contenido definido y directo teniendo en cuenta que la utilidad que reciba la estancia será precisa y anecdótica. De ahí que puedan emplearse algunos elementos que están en el salón, pero de forma más somera y libre de estrés.

En definitiva, hemos podido comprender que en el hogar se diferencian claramente las habitaciones entre sí pero, al fin y al cabo, todas deben tener una importancia sustancial para conseguir un objetivo común: la comodidad.

Te podría interesar...
Mi DecoraciónLeerlo en Mi Decoración
Salas de estar en color blanco

Las salas de estar en color blanco son una tendencia que lleva con nosotros ya algún tiempo, y que definitivamente se queda y se reinventa a sí misma



  • Gilliat, Mary: El libro de la decoración, Folio, 1986.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.