Puertas invisibles, una tendencia en aumento

29 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
Las puertas invisibles son un sistema que trabaja con marco oculto y se integran perfectamente con el muro, logrando una integración visual armónica en tus espacios. Por sus características, serán una alternativa elegante y contemporánea para tu hogar.

Las puertas invisibles, que se encuentran enrasadas al muro, se caracterizan por su limpieza formal. Estas no cuentan con ninguna moldura ni marco visto, integrándose perfectamente al tabique de la pared.

Otro de los atributos interesantes de este tipo de puertas es que puede ser personalizado con la máxima altura posible. En el mercado encontramos alternativas que pueden llegar hasta los 2.90 m. de altura.

Así que, no sólo es perfecta para camuflarse con la pared si se pinta del mismo color, también les dará un toque elegante a tus espacios. Como alternativa, puedes encontrar este tipo de puertas en cristal, si es que quieres dotar a tu espacio de ligereza.

Puedes elegir la puerta con el acabado que mejor satisfaga tu gusto personal y el estilo de los espacios. Las puertas enrasadas ofrecen una gran variedad de soluciones, y todas son muy versátiles.

Estas puertas utilizan un marco invisible y coplanario con la pared para satisfacer las distintas necesidades de decoración de interiores. Estas puertas se caracterizan por ser minimalistas.

Este tipo de propuestas se combinan de manera adecuada con un estilo contemporáneo. Además, puedes encontrar variantes con una gran estética vanguardista.

Características de las puertas invisibles

Enrasadas a muro

Puertas invisibles
Imagen: pinterest.at/pin/511158626458456172

Principalmente estas puertas se distinguen porque una de sus caras queda enrasada con el paramento vertical. Con este gesto, quedan integradas estéticamente con el muro, puesto que su revestimiento decorativo es igual al de este.

Puertas invisibles minimalistas

Otra de las características de estas puertas es que están exentas de elementos constructivos que manifiesten su presencia. El único elemento que se puede distinguir en la puerta es la manilla, aunque existen manillas de diseño integrado.

Algunas puertas de este tipo tienen el marco reversible, una puerta enrasada que se monta tanto en tabiques de mampostería como en pladur. Una solución práctica, que permite cambios incluso hasta el último minuto: es posible decidir en la obra la orientación y el sentido de apertura.

La principal desventaja de las puertas invisibles es su precio. Suponen una inversión mayor, debido a que son puertas de diseño, con un toque de sofisticación.

Pueden ir de suelo a techo

Decorar con puertas invisibles
Imagen: proyectos.habitissimo.es

Uno de los aspectos que más llama la atención al ver este tipo de puertas invisibles es su gran altura. Este tipo de puertas tiene una altura mayor que las tradicionales, ya que la mayoría de modelos van, literalmente, de suelo a techo.

Uno de los principales objetivos de este tipo de sistemas es que las puertas se puedan instalar sin necesidad de carpintería. Estas puertas quedan perfectamente integradas en la pared.

No cuentan con marco

Quizás uno de los principales atributos de las puertas invisibles es que no tienen ningún marco que rodee su perímetro. Este sistema hace que encajen y se alineen perfectamente con la superficie del muro.

Con esto lograrás una estética elegante y de superficies limpias, sin elementos que alteren tus espacios a nivel visual.

Continuidad visual

Otro importante atributo de este sistema de puertas invisibles es que alcanzan una gran continuidad visual con el muro. Gracias a esto, puedes lograr crear espacios más despejados y sin ruido visual.

Esta cualidad se verá amplificada en viviendas pequeñas, ya que este sistema contribuye a dar una mayor sensación de amplitud.

Puertas correderas como alternativa

Puerta corredera
Imagen: perfectaidea.com

Una alternativa interesante para las puertas invisibles es que estas sean correderas. Al momento de abrirlas quedarán ocultas al interior del muro, en un casetón empotrado en este o por encima de la pared, si no se ha contemplado que queden ocultas en el muro.

En cualquier caso, lograrás la sensación de que tus puertas desaparecen, tanto al interior del muro o mimetizándose con el color de este.

Ocultan espacios

Una de las grandes ventajas de las puertas invisibles es que te permitirán ocultar todo tipo de espacios tras ellas en tu hogar. Puedes usar este tipo de puertas para ocultar la cocina de tu pequeño apartamento.

Con esta solución también estarás ganando espacio y limpieza visual. Cuando no sea necesario usar la cocina, podrás cerrar las puertas, como si de una persiana se tratase.

Tipos de proyectos para puertas invisibles

Puerta invisible con manillar
Imagen: mentatop.com

Este sistema de marcado corte minimalista encaja perfectamente en proyectos de decoración modernos y contemporáneos. Si al decorar tu hogar estás en una constante búsqueda del minimalismo, este será tu sistema preferido.

La puerta se integra perfectamente en tu espacio, ya que se coloca al ras del muro, sin marcos visibles ni tapetas. Este tipo de sistemas de puerta invisible está compuesto, generalmente, por un marco de aluminio resistente.

Este marco puede ser pintado de blanco, y la hoja de la puerta consta de bisagras retráctiles y cerradura magnética en la mayoría de casos. Puedes encontrar distintas alternativas entre las que puedes seleccionar laqueado, en madera (natural o sintética), o puede encontrar un acabado con una imprimación pintable.

Este tipo de acabado tiene como finalidad que puedas aplicar el mismo tipo y color de pintura que usarás en las paredes circundantes.

Como hemos visto, el sistema de puertas invisibles ofrece una amplia gama de posibilidades, ajustándose a tus requerimientos particulares. Además, muchas de estas se hacen a medida para satisfacer las necesidades de cada casa en particular.

Imagen principal: pinterest.es/pin/649433208745065807/