¿Por qué solemos repetir los modelos decorativos que ya conocemos?

Según nuestra propia experiencia, podemos contemplar distintos tipos de diseños que sirven como inspiración y modelos para ser aplicados en el hogar.

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 11 Agosto, 2020.

Última actualización: 11 Agosto, 2020

En el mundo del interiorismo, solemos acudir a patrones preestablecidos que nos agradan para incorporarlos en nuestro hogar; por eso, en esta ocasión vamos a resolver la siguiente pregunta: ¿por qué solemos repetir los modelos decorativos que ya conocemos?

Continuamente estamos influenciados por internet, las redes sociales, las revistas, la publicidad, la televisión, etc. Ahí, aparece todo tipo de ejemplos sobre cómo amueblar la casa, qué adornos podemos aplicar, qué colores necesitamos y cómo podemos organizar los espacios.

A lo largo de los años, estamos recibiendo información sobre los diferentes estilos de decoración; por tanto, no es de extrañar que imitemos los interiores que, de una forma u otra, ya conocemos. La experiencia queda presente en nuestra memoria permanentemente.

¿Por qué no solemos innovar?

Imagen: ikea.com/es

El concepto de innovación no se ha aprendido por la sociedad, pero ¿esto a qué se debe? Existe un factor de riesgo que, en el fondo, no nos gusta correr; por este motivo, decidimos quedarnos en aquellos modelos decorativos que ya conocemos.

Los profesionales son los que tratan de buscar nuevas fórmulas que dinamicen y cambien la estética de los interiores; sin embargo, la gente que no tiene una formación en interiorismo no tiene las cualidades como para garantizar el éxito en un nuevo diseño.

Podríamos decir que, generalmente, nos rebajamos al costumbrismo y a las ideas conservadoras; es decir, que todo aquello que ya conocemos nos sirve de base para, despúes, decorar el hogar. Esto se debe, probablemente, a la sensación de comodidad y conformismo personal.

Lo que ya conocemos nos proporciona cierta seguridad; por eso, no se arriesga.

Los modelos preexistentes nos agradan

Imagen: pinterest.es

Hemos podido señalar cómo a nivel social no se arriesga en la decoración de los hogares. Tampoco es cuestión de criticar este aspecto como si fuese un error, pero se quedan ideas originales por el camino y no se abren otros horizontes estéticos donde se puedan combinar estilos.

Los modelos decorativos que ya conocemos pueden resultar, también, atractivos. Surge el interés por intentar aplicar una imagen que ya conocemos. Veamos, entonces, algunas respuestas en torno a esta cuestión:

  1. Los salones suelen guardar unos esquemas que se repiten en las viviendas: un sofá en el centro mirando al mueble del televisor, una mesa central, una alfombra grande, etc. En realidad, esta organización proporciona un equilibrio que resulta agradable.
  2. Los dormitorios clásicos y modernos recurren, cada vez más, a la cama como eje principal unida a la pared por el cabecero. A su alrededor se encuentran una o dos mesillas de noche, un armario, un espejo y, quizás, algún otro adorno. Se depura bastante lo que es la decoración.
  3. ¿Qué ocurre con la cocina y el baño? Es aquí donde la funcionalidad juega un papel muy importante. Nadie quiere arriesgar en la disposición de elementos que no sean útiles o pasen desapercibidos. Se suele recurrir, normalmente, a aquellos que realmente ofrecen practicidad.
  4. La entrada siempre ha sido el preámbulo de lo que se pueda encontrar en el resto de la casa. Esta idea suele gustar y, por norma general, no se quiere convertir este espacio en un lugar distinto con nuevas funciones.

El modelo de casa ideal

Imagen: pinterest.es

Solemos imaginar que la casa ideal se conforma por aquellos recursos que nos agradan y que configuran un espacio interesante. Los estilos decorativos que ya han sido trabajados están al alcance de todo el mundo; por eso, son una fuente de inspiración.

No cabe duda de que, hoy en día, tenemos los medios necesarios para conocer todo lo que se ha hecho en interiorismo. Numerosos diseñadores han dejado un legado verdaderamente interesante que puede servirnos de modelo para aplicarlo en nuestra vivienda.

Por esta razón, ¿para qué se va a tratar de buscar otras fórmulas decorativas cuando podemos repetir un diseño que ya existe y que nos gusta? Es posible que todos nos hayamos identificado alguna vez con esta pregunta.

La seguridad personal es fundamental

Es importante sentirnos seguros con la elección que hagamos. Si estamos satisfechos, entonces no hay vuelta de hoja ni tampoco motivos aparentes como para cambiar de opinión. El objetivo es que consigamos un hogar alegre.

El mero hecho de que estemos a gusto con la decoración es un paso fundamental. Es así como se alcanza la felicidad; si para ello tenemos que repetir modelos decorativos que ya conocemos pues no hay lugar a debate.

Te podría interesar...
Decor TipsLeerlo en Decor Tips
3 pasos para cambiar y renovar tu hogar

Si lo que quieres es dinamizar y conseguir otra estética decorativa en tu vivienda, cambiar y renovar tu hogar será muy sencillo.



  • Iglesias, Mara: Decoración fácil y económica: secretos para renovar tu casa con poco dinero, Buenos Aire, Lea, 2013.
  • Lava Oliva, Rocío: Interiorismo, Vértice, 2008.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.