¿Demasiados trastos en casa? Es momento de organizar y no acumular

El hecho de guardar todo tipo de cosas en casa no nos hará sentir mejor, sino todo lo contrario. Cometemos el error de acumular sin mantener un orden y saturamos los espacios de forma innecesaria.
¿Demasiados trastos en casa? Es momento de organizar y no acumular
Francisco Jiménez

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez.

Última actualización: 04 marzo, 2022

Al observar la situación de nuestro hogar nos damos cuenta de que muchas de las cosas que tenemos no las utilizamos y están almacenadas. Por eso, hay que plantearse lo siguiente: ¿demasiados trastos en casa? Es momento de organizar y no acumular.

El simple hecho de detenernos y analizar cuál es la circunstancia de cada habitación nos ayudará a mejorar el estado de los interiores. No debemos caer en el error de guardar sin razonamiento alguno; esto puede llevar al desorden y, por consiguiente, al caos.

Siempre pensamos que algún elemento en particular se puede volver a utilizar en el futuro. Evidentemente, esto puede ser verdad, pero la mayor parte de las veces que aplicamos este concepto, el objeto queda guardado durante años.

El paso en el comenzamos a acumular

Trasteros ordenados y limpios.

Cuando adquirimos una vivienda y formamos una familia, solemos decorar los interiores con los recursos necesarios, siendo precisos en la elección y recurriendo a aquello que realmente es útil. Sin embargo, con el paso de los años esta idea se va perdiendo.

Es inevitable que traigamos nuevos objetos, muebles, electrodomésticos, etc. Probablemente, los incorporemos al hogar sin necesidad de sustituir pero, también, cabe la posibilidad de que quitemos lo que ya no sirve y lo guardemos en un trastero u otra habitación.

En lugar de pensar coherentemente y recapacitar sobre la organización interior, tendemos a acumular. Para complacernos, recurrimos a la fórmula «es mejor guardarlo por si acaso…» Convendría pensar que nuestra propia casa puede llegar a convertirse en un almacén.

No hay que guardarlo todo; si algo queda obsoleto, conviene deshacerse de ello.

Organizar y no acumular

Cajón y armario ordenado.

El orden es el principio fundamental que debemos seguir. Si mantenemos esta idea a rajatabla, conseguiremos un paso muy importante. Eso sí, debe haber una unión con otros dos conceptos: organización y no acumulación. Veamos algunos criterios a seguir:

  1. Siempre que vayamos a incluir algún elemento de decoración en el hogar debemos saber si realmente lo necesitamos, si tendrá utilidad o si nos complace su apariencia. Si lo disponemos sin que haya un convencimiento personal, entonces estaremos cometiendo un error.
  2. En el caso del mobiliario, si queda anticuado o desgastado y deseamos cambiarlo, no es cuestión de seguir manteniéndolo en uso, sino todo lo contrario. Nos deshacemos de él, lo llevamos al punto limpio y dejamos un espacio óptimo para un nuevo mueble.
  3. Lo mismo puede ocurrir con un electrodoméstico o el menaje de la cocina. Si se encuentra en mal estado, ¿para qué vamos a seguir teniéndolo si, en el fondo, no le vamos a dar apenas utilidad?
  4. En cuanto a la ropa y otros objetos de decoración, también se pueden reciclar; no obstante, interviene aquí un factor sentimental que nos obliga a seguir teniéndolo en casa. Por tanto, juega un papel muy importante la organización que hagamos.
  5. Si tenemos hijos, es preciso que sean educados en este pensamiento. Es una manera de que ordenen los juguetes y, a largo plazo, agradeceremos el esfuerzo que hicimos al principio.

El problema del trastero

Eliminar lo que no tiene utilidad

Una solución que, en realidad, no es acertada es el traslado al trastero de todo aquello que nos sobra en casa. Esta gestión no es la adecuada, ya que no pondríamos en práctica el proceso de organizar y no acumular.

Este espacio se convierte en un almacén. Al principio puede que comencemos organizándolo pero, con el paso de los años, tratamos de ocupar cada rincón que queda libre hasta que llegamos al punto de la saturación.

Hay que tener en cuenta que, de este modo, se genera mucha más suciedad, apilamos todo tipo de elementos y el caos comienza a reinar sin que exista orden ni concierto. Por tanto, hay que hacer uso del trastero pero con mesura y sentido común.

Las ventajas de tener un hogar bien organizado

Armario ordenado por estación.

Para convertir nuestro hogar en un lugar más adecuado para la habitabilidad, debemos seguir los siguientes principios: orden, reciclaje y espacialidad. Cuando tenemos las estancias bien oxigenadas y con los elementos perfectamente organizados, alcanzamos el grado de bienestar.

El placer de sentir que estamos cómodos y sin agobios no tiene precio. Si nos dedicamos a guardar continuamento todo, caeremos en la acumulación innecesaria, mientras que si nos organizamos desde el principio, nos sentiremos orgullosos de nuestra casa.

Te podría interesar...
Un hogar ordenado es sinónimo de salud mental
Decor Tips
Leerlo en Decor Tips
Un hogar ordenado es sinónimo de salud mental

Un hogar ordenado es sinónimo de salud mental; por eso, es imprescindible que cuidemos la decoración, el mobiliario y la limpieza de forma diaria.

Foto de Curtis Adams en Pexels


  • Kondo, Marie: La magia del orden, Aguilar, 2001.